SANTIAGO CAFIERO, CON LA VOCACIÓN DE DON ANTONIO

domingo, 8 de diciembre de 2019


El trasvasaniento generacional del que tanto nos hablara el General Perón es una realidad efectiva en la Jefatura de Gabinete del presidente Alberto Fernández.  Lo que estamos viviendo confirma lo que supimos desde siempre, el peronismo es un movimiento social con poderosas bases culturales. El estandarte fundamental del justicialismo es la sabiduría popular con profundas raíces nacionales. Gracias a esto es que un joven peronista como lo es Santiago Cafiero,  político de tercera generación de seguidores de la doctrina peronista familiar, lleva en sí los postulados del General a la acción concreta. Así es, Santiago ocupa un lugar de emblemática importancia en el equipo de trabajo del flamante presidente de los argentinos. Llega Cafiero con sus ideales de servicio al prójimo intacto, lleno su corazón de fraternal sentimiento. Desde aquellos tempranos días de su juventud en el servicio al semejante “pateando” las zonas humildes de la mano de los curas villeros como forma de militancia fraternal. Así, en la mente de Santiago floreció la  relación de la Doctrina Social de la Iglesia con el peronismo que mamó desde su propia cuna.  

Alberto Fernández destaca el espíritu dialoguista de Cafiero, su empatía calificada con sus pares y sobre todo el compromiso militante con los más necesitados de la patria. El presidente Fernández y su Jefe de Gabinete entablan una misma identidad afectiva para con los necesitados de la Nación. La persuasión será en la gestión de Alberto un ejercicio cotidiano, esta gimnasia propia de la alta política lo reflejara Santiago en su Jefatura de Gabinete. 
Se aproxima una mirada humanista desde el Estado Nacional donde las personas de “carne y hueso” serán los destinatarios del esfuerzo gubernamental. El “dios mercado” y la pecaminosa profana timba financiera deberá ser ignoradas, para colocar el valor real en la producción nacional de la mano del trabajo honesto. 
La impronta frentista del justicialismo construyó el Frente de Todos. Se ganaron las elecciones por el esfuerzo mancomunado. Ahora ésta unidad debe solidificarse para gobernar exitosamente los destinos de la Nación Argentina. 
Para el peronismo progresar significa mejorar rotundamente la calidad de vida de la gente, sacar del hambre y la desocupación a millones de compatriotas, creando empleo digno con salarios justos. El círculo virtuoso del esfuerzo colectivo comienza a ser transitado con fe y esperanza. 
Cuando vemos al Jefe de Gabinete sentimos la presencia de Don Antonio Cafiero, evocamos su sonrisa cálida y fresca. Aquel Antonio Cafiero que supimos querer como a un miembro destacado de nuestra propia familia. Hoy Santiago encarna los valores peronistas que permitió a los trabajadores vivir sus mejores días de felicidad y respeto. En esta histórica acción permanente del peronismo de volver una y otra vez a gobernar la Nación para el beneficio de la patria y su gente, también le tocó volver a Don Antonio en la vocación de servicio de su propio nieto… 
El gabinete de Alberto Fernández está integrado por personas que provienen del universo de la gestión pública, en su mayoría funcionarios probados en la acción política. Personas que vienen a servir y no a servirse. La prueba es la conducta propia del presidente Fernández y de su Jefe de Gabinete. 
Para los que sabemos de la trascendencia del alma inmortal, nos alegra por la felicidad que Don Antonio Cafiero debe sentir apreciando a Santiago trabajar para el bien de sus semejantes con el corazón lleno de ideales peronistas que él mismo ayudó a forjar. 
La numerosa familia Cafiero conforma en sí misma un semillero de inspiración justicialista, los frutos no caen lejos del árbol que los vio madurar. 
Las dificultades de nuestra república son muchas, pero la capacidad de este gabinete nacional es enorme en su vocación de construir lo mejor para Argentina.
¡DIOS ilumine a Alberto Fernández junto a su equipo de trabajo!
          Máximo Luppino 

Leer completo...

ÉXITO, EL OBLIGADO CAMINO DE ALBERTO

viernes, 29 de noviembre de 2019


El tétrico y oscuro pozo de la desesperación popular donde estamos sumergidos,  nos obliga a mirar hacia arriba, soñar con el sol del bienestar y desear resueltamente trepar la cuesta para vivir con la dignidad que merecemos. No hay salida sin esfuerzo grupal, sin trabajo colectivo, sin consensos obligados a construir  triunfos económicos. No hay vueltas posibles, sólo nos queda el recto proceder, el camino de las acciones patrióticas y solidarias. El campo del triunfo o la gente que lamentablemente está obligada a protestar como está sucediendo en países hermanos. 

La angustiante situación económica de la Nación deja a millones de argentinos al borde de la extrema desesperación.  La clase humilde sufre por necesidades básicas, mientras que un buen número de habitantes perteneciente a la golpeada clase media se ven al borde del abismo económico.  
Macri, obstinadamente reitera que “dejó las bases para el desarrollo”. En realidad, con 50 pymes que cerraban sus puertas por día y con cientos de miles de desocupados, en el marco de un índice de situación que lacerantemente indica un 40% de pobres, las afirmaciones de Mauricio son temerarias por decir lo menos.  
Muchos piensan que el jefe de las huestes amarillas sembró sal en el árido desierto de la economía nacional; que en verdad asesinó cruelmente y por la espalda los sueños de progreso de los honestos emprendedores argentinos. 
Los juegos del cósmico destino colocaron a Alberto Fernández en el centro de la escena, lo señalaron como el artífice de un tiempo de progreso y bienestar para nuestra sociedad. Si bien es enorme la esperanza en las medidas que el flamante presidente pueda tomar a partir del 10 de diciembre, también es cierto que la paciencia que Macri agotó presiona a Alberto en forma directa y acuciante.  Estas singulares coordenadas sociales obligan al presidente Alberto Fernández a tener éxito en sus medidas de gobierno. En el seno de una Latinoamérica convulsionada  por violentas protestas, el margen de error de Alberto es muy pequeño, casi exiguo. 
Alberto comenzó a probar “la soledad del poder”. Repasa sus días de gloria junto a Néstor y evoca episodios pasados con espíritu de aprendizaje. Mucha tela para cortar obtuvo de su reunión con Eduardo Duhalde. También ensayó la camaradería con Ricardo Alfonsín, un político honesto de gran envergadura ética. El sendero del consenso está siendo transitado con firmeza y delicadez a la vez. 
La buena noticia de que Marcos Lavagna será funcionario de Alberto sigue sumando aire fresco a un gobierno que promete conjugar consensos desde el minuto cero. 
Otra señal superlativa para destacar es la loable actitud de Fernández de no fomentar “Albertismo”. Bien lo señala el señor presidente cuando afirma: “No deseo ser un gran presidente, más bien ser el presidente de un gran país”. Cuando el monstruoso ego de las personales ambiciones es subyugado por el Bien Común, las posibilidades de triunfo se potencian infinitamente. 
El éxito como único camino posible a transitar. El abismo se encuentra a nuestras espaldas. No hay margen de retroceso en el hemisferio del egoísmo y la mala praxis. Sólo aciertos son los requisitos exigidos por una población cansada de esperar, pero que aún mantiene intacta su vocación de paz y concordia. 
            Máximo Luppino

Leer completo...

FRANCISCO UNIVERSALIZA EL SENTIR ARGENTINO

domingo, 24 de noviembre de 2019


Francisco es y será el argentino más célebre de la humanidad. Francisco, el Papa que posee el espíritu de humildad y sencillez de los amados “cura de barrio”

El mundo mayoritariamente honra al Santo Padre FRANCISCO. En nuestro país es motivo de profunda inspiración. Millones de conciudadanos están orgullosos y profundamente motivados por las conductas auténticamente cristianas y humanistas del jefe del Vaticano
La dimensión superlativa de la obra ecuménica trascendente de Francisco es minimizada y no reflejada por los grandes medios de comunicación nacionales. De forma contraria, la percepción popular sí es consciente de la obra redentora y pastoral del Santo Padre. Los pueblos siempre reconocen a un hijo forjado en el sentimiento de su propio corazón. 
Algunos, en vez de elevarse en los objetivos superiores, celestiales e idealistas del Papa, han optado por intentar enlodar su acción, vulgarizar sus intenciones y politizar con burdo criterio su acción redentora como Sumo Pontífice.  
El orgullo de un Papa argentino no es aceptado por las mentes mediocres que sólo parecen valorar lo que proviene de las sombras, de personas obedientes a intereses  profanos de ajenas banderas. Genuinos apátridas de vocación. 
Existe un pensamiento nacional con poderosa proyección mundial, efecto de la generosa grandeza espiritual que encierra sus dorados pliegos de servicio y solidaridad al semejante. Prueba de esta afirmación es la propia consagración de Jorge Bergoglio en Francisco. Lo que los Cardenales del mundo valoran y reconocen, algunos miopes de espíritu no aprecian o fingen no ver y desconocen lo insoslayable.
San Martín, Rosas, Perón, Francisco es la línea histórica evolucionante del sentir argentino, del pensamiento concreto de vocación de servicio al prójimo. Francisco afirma: “El verdadero poder es el servicio”. 
El General San Martín desembarcó en otras playas sin afán de conquista, con vocación de sembrar libertad en América. Libertó pueblos sin aceptar cargo político alguno. Cumplió su misión de emancipación y marchó a continuar su cruzada de independencia y fraternidad.
La argentinidad nace con San Martín, del cual el noble Ejército Argentino se inspira y esmera en custodiar sus valores sublimes. 
El Restaurador de la Leyes, Don Juan Manuel de Rosas ordenó la Nación, la amalgamó, impidió que los planes divisionistas de los anglosajones se materializaran. La Confederación Argentina dio forma a un país que necesitaba imperiosamente ser organizado como tal. 
Del General del pueblo, del hombre del destino, él  tres veces presidente por popular mandato qué decir que ya no sepamos que no esté presente en cada calle de barrio y pueblo de nuestra patria, del jefe del movimiento más grande no marxista de occidente. Le ofreció derechos a los sumergidos, escribió con letras de soberanía la Justicia social. Gracias, General 
El Papá Francisco viajó a Roma con su viejo portafolio cargado de sueños, con sus gastados zapatos negros de tanto patear porteños adoquines, viajó dejando para siempre entre nosotros a Jorge Bergoglio. Nació así Francisco de los pobres, Francisco de los migrantes desahuciados por los poderosos, de los migrantes “fabricados” por los imperios que, en su afán de ganancias inconmensurables, hambrean y matan pueblos enteros. Pero ahí es donde se levanta la voz de Francisco clamando amor para con los dolientes del mundo. ¿Acaso no es lo que nuestro señor Jesucristo desea, igualdad y justicia para los humillados? 
San Martín, Rosas, Perón, Francisco, es el sendero de la argentinidad, es el aporte de nuestras pampas al mundo, es el perfume sublime de la flor de la concordia. 
Reflexionemos sobre Francisco, el que con su ejemplo obligó a una fracción oligárquica de la Iglesia a dejar sus caros automóviles, al que prefiere el crucifijo de noble y cálida madera de la madre tierra al lujurioso oro de la desigualdad. 
Meditemos con paz en la vocación de servicio de Francisco, el argentino de excelencia que ofrecimos  a un mundo que lo acepta con amor y gratitud. 
              Máximo Luppino

Leer completo...

MACRI: ¿UN GLADIADOR DEL FRACASO?

lunes, 18 de noviembre de 2019


Mauricio es un gladiador del fracaso, un hábil corredor de fondo en arenas movedizas, un patriota de las finanzas extranjeras. Macri, un compulsivo creador de pobreza extrema. Mauricio Macri en su última etapa de gobierno aplicó un “cepo cambiario” más drástico aún del que tanto defenestró y que empleara Cristina Fernández en su presidencia. Además, echó mano al “ahora 12”, a la eficaz tarjeta SUBE y publicitó Tecnópolis casi como una propia obra.   

Pero eso no es todo. Cuando aún gobierna el país, ya se autoerigió como el “jefe de la oposición”. Inconsulta actitud que le generó una cascada de críticas entre sus propios allegados. El orden natural indicaría que Horacio Rodríguez Larreta sería el señalado para desarrollar un rol de opositor activo. Toda vez que se consagró triunfador de la Ciudad de Buenos Aires y que mostró habilidad  para relacionarse con moderación con opositores. Sumando, además, la destacada y prolija relación que guarda con María Eugenia Vidal. 
Como frutilla del postre, Macri descubre la maravillosa magia de las populares manifestaciones. Así, Mauricio es un populista a destiempo, un reprimido admirador de la mítica liturgia justicialista. Lástima que al egresado del Newman le suelen producir urticaria aguda los humildes de la patria.
Para una sociedad nada más funesto que un “bruto voluntarioso”. La capacidad de insistir en los errores dramáticos torna a un dirigente político en un peligro comunal.
Continuando con este afán macrista de sustraer ajenas inspiraciones, los amarillos ya cantan: “¡vamos a volver!...  hecho que dependerá del resultado de las medidas de gobierno de Alberto Fernández. Lo cierto es que parece imperar una polarización de alianzas que deglutiría a los partidos pequeños, forzándolos a ser parte de una confluencia de fuerzas mayores.  De esta manera, el Peronismo y aliados por un lado y el Pro por otro serían las dos puntas en disputas. Hoy, la UCR fragmentada buscará desplazar al Pro en su centralidad y ganarles el centro del ring de la oposición. Veremos si logran este objetivo. 
Aflora con irreverente mal gusto vestirse de oposición electoral cuando aún el traje de presidente de la Nación continua ataviando el hemisferio corpóreo de Mauricio Macri.  
El peronismo con sus históricos aliados ha retornado al poder político de la República, las difamaciones de algunos multimedios de comunicación no lograron hacer olvidar en el corazón del proletariado nacional aquello de que “los mejores días de los trabajadores fueron peronistas” 
Durán Barba parece haber sido abofeteado por el tratado político del gran General: “Conducción Política”, libro de cabecera de todo dirigente que desee transitar el sendero de la política activa. 
El pueblo de la Nación posee renovadas esperanzas de progreso y bienestar. El margen de error de Alberto Fernández será nulo. Debe acertar sobre los logros. Es una etapa dura que exigirá 10 sobre 10 en el efectivo rendimiento de mejoras que deben llegar raudamente al bolsillo de los empleados. 
Mauricio debería guardar por un tiempo discreto su tan anhelado rol de opositor fatal. La gente no le perdonaría “palos en la rueda” a esta posibilidad de salir de la crisis que sufrimos. 
Alberto Fernández parece construir consensos para gobernar y compartir el poder político con aquellos dirigentes que deseen el bien común.  
La epopeya de una Argentina solidaria, creciendo y sin hambre debe ser una realidad que construyamos entre todos.  

     Máximo Luppino

Leer completo...

LÁGRIMAS DE DEMOCRACIA HERIDA

martes, 12 de noviembre de 2019


Revueltas, balas, dolor y sangre derramada entre hermanos. La tierra madre de los pueblos pobres sufre por las batallas entabladas entre gente que siente devoción por la misma bandera. En nombre de las ideas y de la patria se mata y se muere ¡Qué diabólico e infructuoso absurdo!...

En nuestra doliente Latinoamérica la democracia cruje. Hay quienes la desean romper una vez más. “A río revuelto, ganancia de opresores”.
En enfrentamiento entre individuos de una misma Nación es uno de los despropósitos más crueles que la humanidad padece. La pasión encendida precede al fanatismo ciego, entonces impera la sinrazón. Todo lo distinto a nuestro sentir se torna en un “enemigo a destruir”. ¡Un cruel proceso de ceguera intelectual y de ausencia de bondad!
Claro está que muchos disturbios son incentivados en latitudes distantes, en países que desean acumular poder y riquezas con el hambre de sus semejantes sumergidos en la desgracia. 
Chile se encuentra padeciendo una situación impensada. Día tras día la presión de los manifestantes parece reclamar un nuevo orden institucional por una más equitativa distribución de las riquezas, con educación y salud al alcance efectivo de la clase media y empleados. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, no encuentra aún la forma de pacificar su país. La reforma de la constitución es ya un proceso irreversible, a pesar de la negación de la clase privilegiada que no desea compartir parte de su extrema abundancia. 
La hermana República de Bolivia padeció claramente un golpe de estado. Basta apreciar las declaraciones de Donald Trump felicitando a las fuerzas armadas bolivianas por “cuidar la constitución” para dejar muy en claro desde donde procede esta noche negra que los bolivianos sufren. 
Evo Morales fue destituido violentamente por fuerzas ajenas a los intereses de su Nación. Ahora reclaman lo que Evo ya había determinado, nuevas elecciones libres en Bolivia. ¿El nuevo “orden” dictatorial boliviano permitirá que Evo Morales se presente a competir si así lo desea? Hoy, el legítimo presidente Boliviano se encuentra exiliado en México. 
No desean los imperialistas de siempre que nuestra Patria Grande institucionalice sus ideales de libertad y bienestar. Nuestra defensa como latinoamericanos es más democracia ante los problemas que padecemos, comprendiendo que la democracia es una forma de vida que se alimenta cuando en verdad respetamos el criterio ajeno. Sin diversidad en las ideas no hay democracia auténtica. Antes de tomar partido apresuradamente debemos reflexionar sobre la importancia de la paz, el equilibrio y el respeto irrestricto hacia las instituciones de nuestros países. 
En la República Argentina tenemos que apuntalar cada día más nuestros valores republicanos y nuestros ideales sanmartinianos de libertad y soberanía. La mentira y la difamación están al servicio de intereses que nada tienen que ver con los anhelos de nuestros mayores próceres. 
En pocas horas asumirá la presidencia de la Nación Alberto Fernández, ungido como tal en sufragios libres. Argentina tiene otra oportunidad de crecer y desarrollarse. Sepamos aprovechar esta situación. Poco importa en qué presidencia comenzamos a crecer, el meritó, en tal caso será de todos y jamás de una sola fracción. Todos los argentinos serán necesarios para gestar un país mejor. 
Basta de calles pobladas de disturbios y violencia entre conciudadanos, no más saqueos, fuego y capuchas, golpes y palos. Sólo ideas superadoras en la mente y en el corazón de cada persona. El camino es el respeto genuino del sentir de nuestros semejantes. La empatía por la verdad se transmuta en vocación por el Bien Común en el rostro de nuestros hermanos. 
Un planeta sin esclavos asomaba como una hermosa utopía hace siglos atrás, hoy es una realidad. Pensemos hoy en vigorosas y bellas utopías, así mañana serán una realidad efectiva que Latinoamérica podrá gozar. 

            Máximo Luppino

Leer completo...

“POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU”

miércoles, 6 de noviembre de 2019


La cultura es la llave de la libertad y la belleza que conduce inexorablemente a la verdad. La educación cimentada en los sublimes valores de nuestra identidad latinoamericana es el sendero de la realización de nuestros pueblos relegados. 

México y Argentina poseen un gran potencial económico, pero por sobre todo un manantial fresco de fuerza renovada para una Latinoamérica menospreciada por los imperios, que fue explotada pero jamás dominada. Los hijos de la tierra no regalan su libertad a ningún tirano de turno, ni se arrodillan ante los fusiles infames o los muros discriminativos de los torpes de la humanidad.   
El pensamiento vivo de José Vasconcelos estuvo presente en la Conferencia Magistral que ofreció Alberto Fernández en la UNAM. Vasconcelos, el célebre pensador, político y escritor mexicano fundador del ministerio de educación de México, es el autor del lema de esta gran casa de estudio americana: “Por mi raza hablará el espíritu”. Y si algo más hace falta destacar sobre éste gran estadista mexicano, sumaremos otra de sus grandes ideas fuerza: “Un pueblo que pierde la fuerza necesaria para sacudirse el yugo, acaba por venerarlo. 
  El futuro es hoy en el clamor doliente de los pueblos por su bienestar. Debemos destacar las palabras de López Obrador cuando constantemente señala que lo peor para las naciones es la guerra. Este compromiso con la paz es irrenunciable y compartido por nuestro presidente electo. El camino de la realización adecuada de los pueblos latinoamericanos será arduo, laborioso pero en paz. 
La visita de Alberto Fernández a la hermana república de México potenció no sólo las relaciones bilaterales entre nuestras naciones, sino que revitalizó un fuerte y legendario criterio de autodeterminación latinoamericana.  La armonía ideológica entre nuestro presidente, Alberto Fernández, y el primer mandatario López Obrador es de destacar. Un futuro venturoso asoma para el bienestar de nuestros pueblos.
López Obrador contrasta benignamente con el oscuro perfil ideológico y discriminativo de Jair Bolsonaro que parece no estar a la altura espiritual del noble pueblo Brasilero.  
El universalismo que señalaba el General Perón desde el nacimiento mismo del Justicialismo, allá por el año 1945, reclama interrelación e interdependencia. Claro, una interdependencia fruto de la suprema percepción espiritual de evolución, más que una especulación económica para sumar frías divisas.  Así como ninguna persona “sobra”, todas las naciones desarrollan un rol en el desarrollo completo del planeta. 
Abrazar el universalismo sólo es posible desde el reconocimiento pleno de nuestra particular identidad. Se aporta desde la conciencia plena, no desde la borreguil y cómoda sumisión para con las potencias dominantes. La mirada es de igual a igual, sin jactancias ni profana entrega cultural. En este sentido, nuestra Nación tiene mucho para aportar de la mano de nuestra floreciente argentinidad. 
Con acordes de mutua cooperación transcurrió el primer viaje de Alberto Fernández al exterior desde que las urnas lo proclamaran presidente de los argentinos. El país elegido fue México y a la luz de los resultados apreciados, la elección se manifiesta como correcta y adecuada para la presente coyuntura política.   
La patria grande reclama trabajo y compromiso con nuestras propias e irrenunciables raíces. Así todos podremos entonar con legítimo orgullo el lema de la UNAM: “Por mi raza hablará el espíritu”

       Máximo Luppino

Leer completo...

BOLSONARO DELIRA EN SU PEGASO DE CALESITA

sábado, 2 de noviembre de 2019

Desciende, Jair, desciende. Es tarde y la calesita se encuentra pronta a cerrar. Tú sólo estás prolongando la jornada, mañana volveremos al carrusel y continuarás jugando con tu hermoso blanco Pegaso. 

Jair Bolsonaro, el hombre niño, se resiste a dejar sus juegos con aire de delirios bélicos. -Tengo que combatir a los negros, los homosexuales, los comunistas y ahora también a Alberto Fernández.  La voz austera de la conciencia más profunda resuena llena de cariño: -Mañana no será  necesario luchar contra los semejantes.
El rostro de la conciencia es visitado por pesadas lágrimas de dolor mientras recuerda algunas de las frases más desafortunadas de Jair: 
“Sería incapaz de amar a un hijo homosexual, no voy a responder como un hipócrita, ante eso, prefiero que un hijo mío muera en un accidente” 
“Tengo cinco hijos, fueron cuatro hombres. Ahí en el quinto me dio una debilidad y vino una mujer”
 “No corro el riesgo de que uno de mis hijos se enamore de una mujer negra porque fueron muy bien educados”…

Jair Bolsonaro, presidente del hermano país de Brasil, posee pensamientos que atrasan varios siglos. Encerrado en ideas discriminatorias y retrógradas, observa necias diferencias entre sus semejantes. Parece no valorar la creación y está alejado de los sagrados conceptos de unidad y parentesco de la humana raza planetaria. 
El Bolsonaro que llamó a votar por Mauricio Macri se encuentra furioso por el libre albedrío del pueblo argentino que mayoritariamente eligió como primer mandatario a Alberto Fernández.  
¿Cómo el pueblo Argentino desoyó los deseos de Jair? Brasil y Argentina poseen una larga historia de fraternidad, colaboración y negocios en común. No permitamos que un delirante empañe la simpatía y paz que nuestros pueblos se profesan mutuamente. Los gobernantes se suceden unos a otros, los pueblos permanecen y continúan su derrotero hacia su bienestar y felicidad. Para muchos esto implica su comunión con DIOS. 
Señor presidente del noble pueblo brasilero, comulgue con la realidad, descienda del Pegaso de madera, usted no es Zeus, es un sublime mortal como todos nosotros. Con errores y aciertos transitamos todas las personas el sendero del aprendizaje, sin importar el color de piel, ideologías políticas o particulares creencias. 
En las últimas horas, anunció Bolsonaro que no concurrirá a la asunción presidencial de nuestro presidente Alberto Fernández. Como si su ausencia empañara la importancia institucional que este hecho democrático significa para la región. Jair pronto tomará conciencia de que la historia continúa su inexorable marcha. El destino hace caso omiso a los caprichos de los beligerantes. 
Jair, montado en su Pegaso de calesita, da vueltas y vueltas por los laberintos de sus obsesiones, sin percibir que no avanza un solo centímetro. Solo da vueltas en el mismo equivocado sitio de ignorancia en el que reside. 
Alberto Fernández no guarda rencor alguno hacia Bolsonaro, sólo prefiere una amable conversación con Lula. Alberto trabajará para un mejor entendimiento entre nuestros dos pueblos. Mientras, pareciera que Jair buscará otra batalla tonta que perder. 

           Máximo Luppino

Leer completo...

FRANCISCO CONFIRMA SU VIAJE A LA ARGENTINA

martes, 29 de octubre de 2019


El Vaticano monitoreó minuciosamente el transcurso electoral del 27 de octubre pasado en nuestro país; mostrando, puertas adentro, una profunda satisfacción por el resultado de las urnas que consagró a Alberto Fernández como primer mandatario.  Con el dictamen concreto de la voluntad popular sobre el celeste escritorio papal, rápidamente se ha revitalizado el tan aguardado plan de Francisco de visitar su amada tierra argenta. 

La luz verde al viaje de Francisco cobra dimensión concreta a partir de sintonías políticas y sociales afines entre el jefe de la cristiandad y nuestro flamante presidente electo. Se aproxima un tiempo de diálogo y colaboración fecunda entre el Vaticano y La Rosada. 
Vocación de consenso, prudencia y compromiso con los humildes son las características de Alberto Fernández que más valora el Papa, además de una doctrina social y política que los vincula en su afán de la construcción de una sociedad más justa con igualdad de derechos para todos, sin hambre estructural generada por un capitalismo voraz, brutal y salvaje. 
Creemos que con la etapa política que comienza el próximo 10 de diciembre muchas cosas cambiarán para mejor en el país. Entre ellas que cesará la campaña de difamación y arteras desconsideraciones que sufre el Papa Francisco, orquestadas desde un núcleo de poder reaccionario y conservador que guarda sanguínea afinidad con Mauricio Macri y Marcos Peña. Es ridículamente torpe no reconocer el valor que tiene para el mundo el liderazgo poderoso de Francisco en el escenario mundial. Mientras el mundo lo elogia, aquí en su tierra, lo critican sin reales fundamentos y con profana malicia. 
Alberto Fernández gobernará con mirada compasiva hacia los humildes de la patria, buscará crear empleo recostándose en las empresas nacionales, tratará que la república esté iluminada por una sensibilidad del corazón a flor de piel. Así, los “mejores días de los trabajadores” volverán a ser una realidad concreta. Fernández, gobernará bajo la armoniosa cúpula del consenso popular, junto a los gobernadores e intendentes, pensando en una patria federal como la soñaron San Martín y Juan Manuel de Rosas. Las fuerzas vivas de la Nación estarán presentes en las decisiones trascendentales de la república, viviremos días de sano poder compartido. 
El reencuentro de Francisco con su tierra será más que emotivo, es el abrazo del hombre con sus raíces, con su íntima sagrada cultura, con su historia de misionero apóstol de la igualdad. Una visita con sabor a gloria celestial que se reflejará en el alma de la patria. Un episodio postergado por los mediocres que deseaban un escándalo fabricado para socavar la grandeza del Papa argentino. 
Quizás entonces tomemos cabal conciencia de lo que significa tener un santo Padre oriundo de nuestra pampa indómita y buena. 
Francisco, Alberto y la gente conformarán una trilogía de bondad pugnando por el bien común. Un tiempo mejor se está construyendo para todos. 
La visita de Francisco se concretará exitosamente bajo la bendición de DIOS y el deseo de encuentro de la gente con su pastor mayor. 
Argentina es tierra de amor y paz, fe y trabajo fecundo. Los dirigentes deben dejar crecer la inspiración latente en corazón del pueblo. No interferir puede ser una virtud que los gobernantes deben ejercer.
¡Te aguardamos con Fe, querido padre Francisco! 

           Máximo Luppino

Leer completo...

2019: BRADEN O PERÓN

martes, 22 de octubre de 2019


En muchas ocasiones la historia parece reiterarse. En verdad sucede este fenómeno tan particular cuando las naciones no han superado adecuadamente las exigencias éticas del tiempo vivido. Entonces, las lecciones por aprender retornan ataviadas de nuevos coloridos ropajes, guardando las asignaturas pendientes hasta que podamos asimilar completamente sus concretas enseñanzas. 

Ayer fue Braden o Perón. Hoy, la disyuntiva es Macri o Fernández. En el pasado, el pueblo de la patria dijo: Perón, y así comenzó un proceso de robustez económica, soberanía política real y justicia social como nunca se había vivido en nuestra amada Argentina. Fue en ese maravilloso momento de la República cuando se acunaron máximas de profundo contenido de vida que marcaría para siempre la cultura de nuestra patria. Una de ellas fue: “Aquí, los únicos privilegiados son los niños”. Un amplio bagaje de leyes protegía con un anillo de amor a la familia y a los menores, construyendo para ellos una infancia feliz. En ese adecuado contexto nacieron los “Campeonatos Evita” donde niños y jóvenes se educaban en el marco de la sana exigencia del deporte. 
Otra sentencia que el paso del tiempo la entronó como cierta fue: “Los días más felices de los trabajadores fueron peronistas”. Claro, una batería social de normas sanas les dieron dignidad a los trabajadores. Se organizaron en sindicatos con sus obras sociales. Entonces, “el amo se convirtió en empleador” y “el esclavo se tornó en digno empleado con derechos, merecedor de un salario justo”. El General Juan Domingo Perón calificó a su movimiento como “Nacional, popular, humanista y profundamente cristiano”. De manera más popular se autocalificaba como: “Ni yanqui, ni marxista, Peronista”. Se ubicaba, de esta manera, alejado de los dos ejes dominantes en el mundo. Es que el Justicialismo mira de igual a igual a cualquier país de la tierra. Justamente por esto jamás nos pareceremos a Canadá ni a Australia, dos satélites coloniales del imperio Británico. El sangriento y cobarde golpe de estado de 1955 truncó la edificación de la Argentina grande. Pero el pueblo jamás olvidó a Perón. Un día, luego de 17 años de exilio, el General retornó a su patria, y una sonrisa postergada se volvió a dibujar en el rostro de los humildes. El peronismo, al que tantas balas pretendieron matar, se encontraba vivo y protagonista del destino argentino una vez más. 
Hoy, Macri parece encarnar aquellas foráneas intenciones del embajador norteamericano llamado Spruille Braden. Mauricio favorece a los poderosos, entierra la industria nacional y hambrea a la gente empleada. La contracara de este proyecto entreguista de Cambiemos es una vez más el movimiento del General, hoy encarnado por Alberto Fernández en el denominado Frente de Todos. 
Ayer Braden o Perón, hoy Macri o Fernández. Es el destino que a gritos nos llama a concretar aquella revolución inconclusa del amor al prójimo que profesó Eva Perón. Donde la persona estaba ocupando el centro de la escena, como protagonista indiscutida de un nuevo tiempo justo y fraternal. 
Muchos economistas nos taladraron la cabeza mencionando al hermano país de Chile como un ejemplo de economía sana y crecimiento sostenido. Hoy, ya se contabilizan casi una veintena de muertos y saqueos con revueltas violentas de gigantesca magnitud.  Parece que Chile “crecía” sometiendo al hambre a miles de trabajadores. No existe grandeza con gente viviendo en extrema necesidad sin poder educarse ni progresar adecuadamente en sus vidas.  Las cuentas bancarias abultadas sin atender a los pobres encierran un conflicto social inevitable. La perfecta doctrina peronista está hoy más vigente que nunca. El pueblo argentino así lo señala, mostrando su preferencia electoral por sobre un capitalismo salvaje y criminal. 
El General siempre vuelve. Hoy en el rostro de Alberto Fernández. Con este nuevo retorno, volverán los días más felices de los trabajadores y los humildes de la patria.
 ¡El justicialismo es la sal de la tierra argentina!
            Máximo Luppino

Leer completo...

ALBERTO Y SU DEDO ENIGMÁTICO

lunes, 14 de octubre de 2019


Por sobre los miles de desocupados, más allá de la galopante inflación diaria, más lacerante que los millones de pobres e indigentes de la patria y del abandono de nuestros abuelos, para Cambiemos se tornó una violenta blasfemia el “dedito de Alberto Fernández”. ¡Qué llamativa y superflua tabla de valores de las huestes amarillas!

El primer debate de candidatos a la presidencia de la República  transcurrió en la majestuosa y bella Universidad Nacional del Litoral en Santa Fe. Muy variadas interpretaciones de lo ocurrido afloraron en los comentarios de  politólogos y periodistas. Un debate rico en lo gestual, donde el circo y la mentira mostraron sus rostros más hipócritas. 
Mauricio Macri nos habla como si gobernara otra persona, otro funcionario ajeno y distante, casi opuesto en su totalidad a lo que promete que lograría en un supuesto segundo mandato presidencia. El problema para el señor presidente es que pareciera que la mayoría de la población sabe que él es el mismo que somete a la República en la pobreza más intensa que se recuerde en nuestra patria. La gente le cantó “Piedra libre” a Mauri detrás del antifaz de mentiras y promesas recurrentes que esbozó en 4 años de angustiosa administración. 
Algunos comunicadores sociales y periodistas se mostraron insatisfechos por el contenido del debate presidencial. Claro, todo puede mejorar. Ellos mismos fueron los que manifestaron un exagerado horror por el reflejo gestual del docente Alberto Fernández con respecto a su dedo, ya a esta altura más que célebre.  Para dar un ejemplo, el candidato del Frente de Todos le dijo a viva voz y sin tapujos “mentiroso” al presidente de la República. Esto parece no llamarles la atención, o por ignorarlo o aceptarlo ellos mismos, pero sí tildaron casi de asesino y vehemente el dedito del candidato peronista.  Para algunos resultó el “dedo de Fernández” más peligroso que un 44 mágnum, cosas de periodistas comprometidos con la amarilla causa política.
Se dilapidan un promedio de 100 millones de dólares diarios para “mantener” un dólar que constantemente trepa la cuesta de su propia cotización.  ¿Rendirán algún día cuentas de esta irresponsabilidad mayúscula?
La poderosa empresa alimenticia ARCOR adelanta las vacaciones a partir del 4 de noviembre a 2500 empleados. Más aún, madura la posibilidad de cerrar definitivamente algunas de sus terminales. La población nacional consume mucho menos alimentos que la consumición histórica anual. Es un indicio tremendo de la pobreza  preocupante que crece día a día. En este marco de hambre imperante, con jubilados abandonados, sin capacidad de adquirir sus remedios, Macri busca su reelección ofendido por el dedito de Alberto. 
Importantes dirigentes radicales, que hasta no hace mucho acompañaban a Cambiemos, hoy dialogan en forma fecunda con Fernández. Es bueno que esto ocurra, la patria debe encontrar su horizonte de grandeza. La salida es entre todos los hombres de buena voluntad. 
30 ciudades, 30 propuestas, con inconsistente atuendo, manotazos de ahogados en la correntada feroz del río de la historia en las que parecen sus aguas canturriar: ¡BASTA MACRI!...
Quizás, el dedo agitado de Alberto encierre la impotencia de millones de argentinos defraudados con la política cruel de Macri. Tal vez, ese dedo no es más que una señal indicadora de que un tiempo más justo y humanista se avecina de la mano de un justicialismo amplio y patriótico, preocupado, como siempre, por los humildes de la patria.
El fin de algo horroroso y oscuro se aproxima, junto al amanecer de una nueva esperanza que nace con una impronta federal y solidaria, donde todo argentino debe ser protagonista, sin importar su creencia o pertenencia partidaria.
 Argentina es nuestro hogar, así lo entiende Alberto Fernández. Más allá de todo debate y creencias, la salida es con trabajo, responsabilidad y patriotismo sobre todo. 
                          Máximo Luppino

Leer completo...