¿SOLEDAD ACUÑA, FRACASO POLÍTICO?

miércoles, 18 de noviembre de 2020

Soledad Acuña, sepa usted que en las aulas argentinas hay amor y solidaridad en suma abundancia en vez del fracaso que usted parece señalar. Nuestros docentes ejercen una de las más nobles y selectas vocaciones; esto es, compartir conocimientos, sueños y anhelos para una sociedad más justa y fraternal. 



Conocemos profundamente el mundo de las aulas. Crecimos respirando las alegrías de los niños y jóvenes junto con la blanca sutil niebla de las tizas flotar sobre pupitres cargados de esperanzas.  

La maestra es la incuestionable “segunda mamá”. Si la necesidad se hace presente preparan alimentos, si hay frio comparten mantas calientes y si asoma las tristezas lacerantes, devoran lágrimas para transmutarlas en alegrías nuevas y sonrisas florecientes. El corazón de un docente suele ser enorme en bondad y realización, ya que el compartir es un poderoso ejercicio espiritual, ignorado por los que ven las aulas detrás de los distantes escritorios burócratas saturados de indiferencia crónica. 

Los profesores son alfareros del destino común de una comunidad que progresa a pesar de la infamia de los mediocres de siempre. 

Soledad Acuña dijo: "La mayoría elige la carrera docente luego de haber fracasado en otras”.  Luego de esta cruel e infundada afirmación de la ministra de educación porteña, ¿cómo continúa la relación institucional del gobierno de la ciudad con los docentes? Ya que está claro que la ministra Soledad Acuña piensa que los docentes son fracasados en su mayoría: ¿sin respeto puede haber un diálogo fecundo? ¿Si reina la subestimación tan extrema como la de Acuña podrán existir acuerdos genuinos? 

Además, los años suman experiencia, prudencia, mesura y buen gusto respetuoso por el semejante, cualidades que la ministra parece carecer. Los años no suelen sumar decrepitud, suman valor en conocimiento comprensivo de las personas que viven bajo la luz de un noble propósito, como suele ser el universo de los docentes. 

Horacio Rodríguez Larreta, un potencial candidato a la presidencia de la Nación Argentina, se encuentra ante una drástica disyuntiva: ¿avala los dichos de su ministra o los desautoriza?  Sea cual fuere la decisión de Larreta marcará una señal inequívoca para su futuro político.   

Llevamos 35 años trabajando junto a docentes y podemos dar FE de la abnegada vocación de los trabajadores de las aulas. Son personas ejemplares en su mayoría y encuentran dicha compartiendo sus días con niños y adolescentes a los cuales guían.  

Las familias confían sus hijos al corazón desinteresado de los maestros y maestras, de los profesores y profesoras. Los desafortunados dichos de Soledad Acuñas son irrespetuosos en un grado superlativo. 

La humildad económica no es sinónimo de fracaso individual, así como una fortuna bancaria no es garantía alguna de honestidad y éxito personal. 

En estas humildes líneas queremos rechazar enfáticamente el sentir clasista e infame de la ministra Acuña. A la vez que reivindicar la actividad docente, verdaderos artífices de la sociedad con conocimiento y generosidad para el servicio del pueblo de la patria. 


                Máximo Luppino


Leer completo...

MILITANTE, VOCACIÓN DE SERVICIO

lunes, 16 de noviembre de 2020

Abrazar la causa peronista implica comulgar a diario con una filosofía de vida que nos obliga a tener una conducta de servicio incondicional con nuestros semejantes. Ser útiles al desarrollo material, intelectual y, por sobre todo, alentar la evolución espiritual. Esto implica ampliar nuestra conciencia y saber que nuestra realización como personas está íntimamente ligada al bienestar del prójimo. 



“Nadie se realiza en una sociedad que no se realiza en conjunto”. Es decir, la humanidad conforma una sola entidad celestial. 

Cuando ejercemos conductas de solidaridad real, de compañerismo y servicio sentimos una profunda alegría. Ésta es la dicha de servir a una causa que trasciende al tosco ego individual. Priorizar lo colectivo por sobre el egoísta y erróneo bienestar personal. 

“Primero la patria, luego el movimiento, por último los hombres” - diría el General Juan Domingo Perón. En esta máxima Justicialista se ordenan las prioridades del hombre de bien que busca su realización en el felicidad del prójimo. 

Amar a la patria Argentina es una realidad implícita en el ser de un peronista íntegro en los valores éticos de nuestra doctrina. La argentinidad como existencia cultural viva nos llama a ser servidores de las causas humanistas de bien. Esto es no ser sirvientes borreguiles de imperios prepotentes con sangre de inocentes que manchan criminalmente sus tesoros mal adquiridos. 

El militante peronista debe nutrir su conducta en los principios sanmartinianos, en el desinterés idealista de Manuel Belgrano, en el sentido de soberanía de Don Juan Manuel de Rosas y de todos los patriotas de nuestra Nación. La doctrina que nos legó el General Perón encarna los valores de nuestra amada Nación Argentina. Eva Perón concretó con amoroso frenesí el servicio a los más humildes y necesitados de la sociedad. “Dar hasta que duela”, nos diría la Santa Madre Teresa de Calcuta. Tenemos la impresión de que es la conducta que ejerció la “Abanderada de los humildes”, quien entregó su vida al compartir el bienestar con sus “grasitas”…

Sentimos hoy que nuestra poderosa doctrina humanista y cristiana se encuentra nutrida y relanzada al infinito mismo por el Santo Padre Francisco, el más grande de los argentinos. 

Ser un militante Peronista es una gracia de DIOS y nos sentimos afortunados en sentir este llamado del ALMA a ser útiles a un propósito que nos trasciende como individuos para darnos sentido espiritual en un YO colectivo y grupal.  

El Papa Francisco nos motiva recordándonos que “el poder es servicio”. En esta divina sintonía debemos actuar siempre. Si somos útiles al semejante no tendremos lugar para los sentimientos bajos y lúgubres. El AMOR que todo lo abarca nos guiará por el sendero de luz diamantina en el servicio honesto. 

¡Feliz día del militante peronista para todos los argentinos de Bien que aman a nuestra patria y buscan la felicidad del pueblo!  

En Perón y Evita los militantes nos abrazamos en un sentimiento que nos emociona más allá de todo límite imaginable. 

En la doctrina del General viven eternamente todos los militantes de la Gran Causa Argentina.  


                   Máximo Luppino


Leer completo...

EVO VOLVIÓ, TRUMP PERDIÓ

jueves, 12 de noviembre de 2020

La rueda del tiempo no cesa de girar y teje episodios deslumbrantes en el telar insondable del destino. Los hilos son nuestras acciones y nuestros pensamientos que guardan una intencionalidad determinada. 



Hace un año, Evo Morales era víctima de un golpe institucional. Fue expulsado del poder político que el pueblo de Bolivia le confió. La vida del entonces presidente corrió peligro, al igual que la de sus familiares y colaboradores cercanos. Detrás del artero atropello a la democracia se encontraban los Estados Unidos de Norte América con Donald Trump como presidente “todopoderoso” del capitalista estado del norte. Así fue que Trump reconoció a Jeanine Añez como primer mandataria de la Nación boliviana. Nuestra Nación Argentina jamás reconoció a Añez como presidente de Bolivia. Alberto Fernández mantuvo coherencia republicana y conservó relación estrecha con Morales a quien le otorgó asilo y cuidado en nuestro país. 

Hoy, Evo Morales volvió a su amada Bolivia triunfante, reconocido por todo un pueblo bondadoso y sufriente que busca sin cesar su destino de libertad y gloria. Una multitud lo aguardaba a Evo en su patria y lo recibió con los más altos honores que un pueblo le otorga a sus fieles gobernantes. Le brindó confianza, afecto, fidelidad y reconocimiento. El candidato de Evo, Luis Arce, actual presidente, triunfa en las urnas por más de 55% de los sufragios. La democracia popular retorna a Bolivia. 

Mientras Evo volvió a su patria. Donald Trump debe, a desgano, partir de la Casa Blanca. El “invencible” fanfarrón fue derrotado por la mesura de Joe Biden. Los pueblos escapan de las locuras belicistas. 

Mucho no esperamos del nuevo presidente de EEUU. Con que mantenga un poco de equilibrio mundial nos conformamos. 

Hoy Trump se niega a aceptar el dictamen de las urnas, cual caprichoso “niño rico” exhibe berrinches de inconmensurable inmadurez. El mundo corrió serio peligro en la presidencia de Donald Trump. El fantasma de una guerra acosaba la paz mundial. 

Trump, atrincherado en sus arcaicos criterios, cree torcer la realidad de su propia situación.  Mientras el mundo saluda a Joe Biden como nuevo presidente electo, amenaza Donald con continuar desconociendo la voluntad de las mayorías de su Nación. Trump está transitando las desoladas calles de la ridiculez. La sombra de la falta de poder proyecta su oscuridad profunda para los días próximos del ya perdedor candidato a su reelección. 

Evo reina en Bolivia rodeado del afecto popular, Donald amenaza con acciones judiciales y movilizaciones violentas de sus seguidores para continuar en un poder que ya le dio la espalda. 

La realidad debe aceptarse como tal, con la humildad y sentido de ubicación que las situaciones requieren. Los “indómitos” de las redes sociales posen muy poco valor. El anonimato siempre fue el lúgubre rincón de los cobardes. Cuando el insulto y la descalificación pretenden substituir a las ideas, el alma de la humanidad sufre. 

La mentira surge de la frustración, la verdad emana de los actos límpidos y claros. El nuevo tiempo le agradece a Evo Morales su compromiso con los más humildes de su patria y aborrece la necia violencia de los malos perdedores. 

Evo en su nación de amor es feliz, Trump continúa transitando su laberinto de machista prepotencia irresponsable. 

En nuestro interior establecemos el más duro infierno de frustraciones propias o el reino del cielo profundo de paz interior fruto de ser útiles al prójimo. 

Ya lo dijo nuestro Papa Francisco: “¡El verdadero poder es el servicio!”


                Máximo Luppino


Leer completo...

ABSURDA PANDEMIA IDEOLÓGICA

viernes, 6 de noviembre de 2020

La posible llegada a nuestras pampas de la Sputnik V, más conocida como “la vacuna rusa”, agitó los retrógrados fantasmas de arcaicos prejuicios ideológicos, vigorosamente enraizados en un sector pacato de nuestra sociedad.  



¿Pensarán algunos comunicadores sociales que si a los argentinos nos inmunizan con la Sputnik V comenzaremos a hablar repentinamente el idioma ruso o bailaremos compulsivamente la Chechotka, y además nos tornaremos devotos, por química reacción, al régimen de Vladímir Putin?   

La sobredosis de criterios prehistóricos azota nuestra sociedad a través de algunos medios de difusión. 

Nada más peligroso que un fanático portador de escasa luces intelectuales. El individuo en cuestión se siente constantemente impelido a exhibir públicamente a viva voz sus particulares creencias. Lo peligroso es si esta persona posee un micrófono o sale en televisión trasmitiendo prejuicios propios a toda una sociedad.

Si eventualmente los argentinos nos aplicáramos la vacuna procedente de Oxford, ¿dejaríamos de saber que las Malvinas son argentinas? Seguramente continuaríamos fieles a nuestras creencias y conocimientos. 

En muchas ocasiones se nos ocurre pensar que la obsesión en las ideas obtusas y discriminatorias establece una pandemia mental que mutila la creatividad propia del género humano.  Sin creatividad los individuos nos tornamos en grises transeúntes de la historia del planeta que nos tiene que tener como agentes de pujanza y alegría. O sea, forjadores de una sociedad más justa e inspirada en valores celestiales. 

En concreto, Argentina y el mundo no saben a ciencia cierta cuál o cuáles serán las vacunas elegidas para combatir el COVID-19. Todo hace pensar que sería más de una inoculación la que la humanidad adoptaría para superar esta lacerante pandemia. A pesar de esto, entramos a establecer ilógicas competencias inadecuadas y totalmente absurdas. 

El universo científico vibra en una frecuencia que trasciende por mucho los estériles fanatismos. Así es que cuando una vacuna sea aceptada por la comunidad médica internacional será porque se reconocen las cualidades de prevención inherente en el medicamento establecido, provenga éste de donde sea. 

El Coronavirus, como enfermedad, será superado; pero la estupidez y la avaricia que eventualmente nos condujeron a esta pandemia en la forma de conductas destructivas, para con el planeta y el género humano, requerirá de esfuerzos espirituales que modifiquen nuestro pensamiento en la dirección del bien común y la generosidad colectiva. 

Si creemos en la capacidad del prójimo de evolucionar y reflejar bondad, estaremos creyendo efectivamente en nosotros mismos. 

Mientras los científicos piensan y prueban soluciones químicas a la pandemia, algunos “periodistas” continúan divorciándose de su vínculo con la verdad. Sería adecuado darnos una oportunidad de creer y ver más allá de nuestras narices ideológicas. Los poetas sienten que todo va a mejorar y perciben el perfume dulce de las flores por nacer.  

El pueblo sabe que el bien existe y que se está, paulatinamente, imponiendo en el corazón infinito de una humanidad evolucionante. 

               Máximo Luppino 


Leer completo...

¿USTED ROMPE BILLETES?

viernes, 30 de octubre de 2020

Seguramente usted, estimado lector, no rompe billetes de 1000$ por devaluada que este nuestro papel moneda. A todos nos cuesta ganar nuestro sustento. Pero hay quien desgarra billetes para mostrar su descontento hacia un gobierno. Quizás manifestar malestar para con su propia Nación. 



Claro, nos referimos al hermano de Susana Giménez, Patricio Giménez, quien desde la estancia La Mary en Punta del Este, Uruguay, realizó un manifiesto descalificador para con nuestra amada Argentina y en esa grabación rompe un billete de 1000.  ¿Sabrá el “gladiador” patricio cuánto esfuerzo lleva ganar 1000$? ¿Comprenderá el señor Giménez que hay compatriotas que comprarían algo de alimento para mitigar sus necesidades con el valor moneda que él desprecia y subestima? 

En su dilatada y sacrificada carrera de posible aprendiz de parasito social le es difícil al “guerrero” Patricio valorar los dones que la vida divinamente le ha otorgado. Quizás, al hermano de Susana, le cueste comprender la dimensión insondable de la vida humana. Inclusive, obviamente, la suya propia. 

Cuando opinamos, “juzgamos” y vertimos nuestros pensamientos y sentires, no hacemos otra cosa que exhibir el estado espiritual en que nos encontramos. Lo que apreciamos en el exterior es un reflejo de nuestra propia interioridad. 

Deseamos de buena fe que Patricio Giménez coloque su sentir a los pies de una noble causa, que produzca fortaleza genuina en sus días. En síntesis, que sea algo más que “el hermano de”...

Lo que sucede, como nos recuerda un viejo amigo, es que: “¡Era tan, pero tan pobre, que sólo tenía dinero! Parece ser el caso de Patricio. Con el agravante de que el dinero que gasta, rompe o quema parce pertenecer a su célebre hermana. Divisas que la actriz y conductora ganó con su trabajo en el país que él aborrece. 

El problema no es Patricio Giménez. El tema es preocupante por el sector minúsculo social que él representa.  

Imaginamos el rostro sufrido del trabajador que junta monedas para alimentar a sus hijos y ve a un “personaje” que acaricia la fama por portación de familiar romper un billete de 1000$... desde Punta del Este, autoexiliado por su falta de comprensión democrática. 

Argentina, cual una madre afectuosa infinita en calidez y generosidad, ama a todos sus hijos. Hasta a los blasfemos que maldicen sus sagradas raíces. 

Según el proceder del señor Giménez, parecería darle razón a la histórica mucama de Susana Giménez, Tomasa, quien lo acusó de malos tratos.

Qué bueno sería que Patricio, en vez de romper billetes, los ganara honestamente. Así honraría ese maravillosos precepto que dice: “cada hombre debe producir al menos lo que consume”...

Abrazamos a los hermanos uruguayos y nos disculpamos por algunos compatriotas que parecen no estar capacitados para convivir en comunidad. 

¡Patricio, no rompas billetes, más bien produce con esfuerzo propio tus propios bienes y de paso edifica con esfuerzo tu propia identidad!


   Máximo Luppino


Leer completo...

ESPAÑA, FRANCIA E ITALIA CON TOQUE DE QUEDA

domingo, 25 de octubre de 2020

El poderosamente infame Coronavirus colocó a la próspera Unión Europea en estado de alerta máxima, obligando a sus gobernantes a decretar el toque de queda para frenar la ya tristemente célebre segunda oleada de infección. 



Pedro Sánchez estableció un estado de alarma general en todo el país y toque de queda a partir del 25 de octubre por al menos 15 días, con la posibilidad cierta de que con la aprobación del congreso español la drástica medida se pueda proyectar por meses. 

En Italia, desde el lunes 26 de octubre se ordena el cierre de un gran número de lugares públicos. Violentas manifestaciones en Nápoles y en el centro de Roma sacudieron la opinión pública italiana. Sucede que el rebrote del COVID-19 es avasallador. El sábado 24 de octubre se registraron 19.644 en las últimas 24 horas y 151 fallecidos.

Ángela Merkel llamó a sus conciudadanos a comprometerse para frenar la aceleración de los contagios de coronavirus. Por cuarto día consecutivo superó los 10.000 casos diarios, algo inédito en el país. La canciller de Alemania se reunió con los referentes políticos de todas las regiones de su país para alertarlos de posible medidas extremas que se aplicarán en el país de continuar esta luctuosa realidad. Francia, con una militarización del espacio público, es un reflejo exacto de la pandemia que azota al Viejo Mundo. 

El mundo se debate en un brutal dilema que oscila entre el deseo de volver a las libertades reinantes antes de la pandemia y la imperiosa necesidad de mantener cuidados disciplinados y constantes para frenar el Coronavirus. Teniendo en cuenta que hay vastos sectores que están cayendo en la pobreza extrema por no poder trabajar. 

En el vecino hermano país de Uruguay se especula con mantener cerradas las fronteras, con el duro resultado de no recaudar fuertes dividendos que el turismo internacional le otorga a la Nación. 

En nuestra Argentina, la “ensalada rusa” siempre parece estar más condimentada que las de otras latitudes. Así es que entre los terraplanistas, los libertarios, los que profesan el culto al rechazo de toda vacuna (inclusive las que aún no existen) más los “anti todo” de siempre, los manifestantes terminan más confundidos luego de sus afirmaciones públicas que al principio de las mismas. 

El gobierno nacional teme una Segunda Oleada de contagios prematura cuando aún la presencia de la primogénita marea de COVID-19 está castigando impiadosamente a nuestra población. 

Las consecuencias del Coronavirus presente en el mundo serán mucho más duras y tenebrosas de lo que se esperaba. Lejos de retirarse, la infección hace estragos en el tejido social mundial. 

Sólo disciplina, ciencia y la siempre necesaria FE son el refugio de esperanza que no podemos permitirnos perder. Es una obligación espiritual para con nuestros hijos y con las generaciones futuras. 

Luego nos quedará un gigantesco ¿por qué nos pasó esto? Las respuestas sin lugar a dudas nos conducirán al insondable hemisferio de la ética comunal que como sociedad hemos mantenido. Priorizando depredar y matar antes que comprender y evolucionar. 

Pero estas reflexiones decantarán tiempo después de que hayamos vencido al maligno virus. Ahora es tiempo de resistir con suma templanza. 


            Máximo Luppino


Leer completo...

EVO, TRIUNFO Y ALEGRÍA PARA ALBERTO

martes, 20 de octubre de 2020


El triunfo de Evo Morales le regaló una sonrisa internacional a Alberto Fernández. 
Los vientos Peronistas indómitos de un octubre mítico luego de la celebración del Día de la Lealtad en nuestra patria llegaron al altiplano y Latinoamérica recuperó una importante democracia para su historia de sufrimiento y lucha. 


En los momentos oscuros para la democracia boliviana, cuando Evo morales fue destituido por la barbarie autoritaria, nuestro presidente Alberto Fernández no dudó en dar apoyo y cobertura política a su amigo de siempre. Fruto del sentimiento y la convicción ética, Alberto apostó fuerte al destino democrático del pueblo boliviano.  
La gente le dijo sí a Evo eligiendo a Luis Arce como presidente, el candidato de Morales como postulante a la primera magistratura luego del golpe institucional que sufriera la hermana república. 
La vida de Evo corrió peligro, al igual que la de sus familiares cercanos y funcionarios de gobierno. De no ser por la activa participación del presidente de México, López Obrador y de nuestro presidente Alberto Fernández, otra habría sido la suerte del célebre político boliviano.   
Argentina jamás reconoció el gobierno de facto de Jeanine Añez. Esta fuerte postura diplomática de nuestra cancillería fue el primer paso para el retorno de Evo al poder de Bolivia, mostrándole a la dictadura que representaba Añez que no sería fácil imponerse por el cruel designio de los fusiles.  
La actitud de Evo Morales fue de profundo agradecimiento hacia el Papa Francisco, una de las primeras y relevantes solidaridades internacionales (quizás la más poderosa) que recibió Evo. La gratitud de Morales fue extensiva a López Obrador y a Alberto Fernández, de quien dijo: “¡Me salvó la vida!”. 
 El jefe del Vaticano siempre mantuvo contacto directo y estrecho con el presidente destituido a quien lo considera su amigo y un hombre de bien.  
Las mayorías vieron como Evo Morales no sólo es un hombre de la democracia sino que demostró una vez más que goza de la profunda simpatía popular de las masas de su Nación. Para unos pocos triunfó el “populismo”, vocablo distorsionado caprichosamente utilizado para restarle legitimidad al sentir del pueblo. Los generadores de confusión enredan y ensucian la belleza de las frases mitigando el perfume de las letras dulcemente asociadas. Es que los mediocres se ofenden soberanamente apreciando la dicha de sus semejantes. Los cultores del odio no toleran la felicidad popular, por esto atacan a Evo Morales y a todo lo que posea atributos de barrio y patria, de Nación y nobleza solidaria.  
En Bolivia triunfó la gente que eligió según su legítimo sentir. 
Los pueblos del mundo exigen un capitalismo humanitario, no un sistema bursátil de sojuzgamiento del individuo viéndolo sólo como un “objeto de producción”. 
Triunfó Evo, Lula cosechó una buena señal y Alberto Fernández atesoró una victoria éticamente trabajada.  
Producir para vivir, crear y progresar en la vocación del alma,  significa evolucionar en la solidaridad para con el prójimo edificando sin pretextos el bien común. 

                      Máximo Luppino 

Leer completo...

DÍA DE LA MADRE, DÍA DE PURO AMOR

miércoles, 14 de octubre de 2020

Los seres humanos reflejamos las omnipotentes cualidades de DIOS en nuestra vida. Lo evidenciamos en la medida de nuestras capacidades y nivel evolutivo espiritual. Somos canales de la virtud del todopoderoso. 



El amor de madre se encuentra entre los más dilectos sentimientos de cariño y ternura, de abnegación y sacrificio dirigido incansablemente en favor de los hijos. 

En el océano de sentimientos guardados en nuestro corazón aflora majestuoso y distintivo el amor de mamá. Entrega absoluta y desinteresada para la felicidad de sus hijos. Protagonista de miles de inmolaciones con tal de arrancar sonrisas de dicha a sus retoños.   

Cuando una madre cuida a su hijo, DIOS sonríe con infinita complacencia y su legión de ángeles festeja la gracia de dar AMOR. 

Las cadenas tiranas del egoísmo quedan deshechas a la sola caricia de mamá, fuerza de protección incomparable, cuna de ideales sublimes en la construcción de una humanidad feliz y realizada en la bondad. 

¡Feliz día, mamá! Gracias por todos los días de cariño y contención, gracias por mostrarnos el camino dichoso del compartir. 

Mamá, siempre en el corazón. Su sonrisa es eterna y su presencia infinita. Por más grandes que nos volvamos, ante tu mirada siempre seremos aquel niño pequeño que sólo es feliz cuando recibe tu gentil aprobación. 

¡Gracias, mamá, por tanto AMOR!


            Máximo Luppino 


Leer completo...

MADURO, INFORTUNIO PARA VENEZUELA

sábado, 10 de octubre de 2020

Nicolás Maduro no supo encontrar el camino de bienestar que el digno pueblo hermano de Venezuela merece. La miseria, el dolor y la falta de horizontes prósperos son realidades de un régimen político agotado que se resiste a asumir el costo de sus políticas equivocadas. La suerte oscura y drástica del régimen de Nicolás Maduro ya está echada, sólo se empecina en prolongar la tortuosa agonía de un proyecto que se encaminó a un callejón sin salida. 



Gobernar es construir bienestar concreto para el pueblo. No se trata de discursos altisonantes y de promesas que se escurren en la realidad cotidiana de los obreros y empleados que sólo palpan desocupación y hambre en su cotidiano vivir. 

Si el común de la gente sufre necesidades y el gobierno es impotente para lograr prosperidad podemos afirmar que la administración es mala, más allá de las ideologías y las proclamas propagandistas que digan representar.  

Claro que la Nación venezolana es gloriosa por imperio de su pueblo magnífico. El desastre repudiable es la mala praxis torpe e insensible de un gobierno que reprime a los que dice representar. Las libertades de las personas deben estar siempre garantizadas, siendo los gobiernos los que deben abonar que el espíritu de las leyes fundacionales de las naciones se cumpla irrestrictamente.    

Para liberar a las naciones de la opresión exterior y de los mercaderes internos se les debe facilitar la educación popular masiva, haciendo hincapié profunda en la propia raíz cultural del ser nacional. La verdad es liberadora y el altruismo enaltece a los que la ejercen.  Esto no es posible si la gente padece hambre y necesidades básicas insatisfechas. El estómago vacío da una perspectiva muy distinta al que posee un pasar de plena disponibilidad material. 

Coincidimos plenamente con la postura que Argentina fijó ante las Naciones Unidas votando favorablemente el informe presentado por Michelle Bachelet sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela. Argentina volvió a condenar los bloqueos y las sanciones económicas impuestas al país gobernado por Nicolás Maduro, que "agreden especialmente al pueblo venezolano.

“Mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar” dijo el General tres veces presidente de la República Argentina. Los hechos concretos definen la direccionalidad de un gobierno y la condición de progreso de su población determinan si una administración es buena o mala. 

En la historia del planeta abundaron gobernantes que con un discurso liberador se tornaron en verdad en crueles tiranos. 

Cuando los sanos ideales son contaminados por el ego monstruoso de la propia vanidad es muy fácil perder la cordura. 

“El PODER es servicio” sentencia el Papa Francisco. Vemos en nórticas latitudes cómo Donald Trump califica de “resfrío fuerte” al COVID-19 con tal de justificar sus temerarias acciones que han producido más de 200.000 víctimas fatales en los Estados Unidos. Un país rico que podría haber tratado con humanismo pleno a sus enfermos. 

Tanto Nicolás Maduro como Donald Trump parecen estar encantados por los sonidos sórdidos de sus propias proclamas. Mientras, la realidad de los necesitados marcha por carriles muy distintos que los de sus vanidosas políticas. 

“¡La única verdad es la realidad!”


                 Máximo Luppino


Leer completo...

OCTUBRE PERONISTA

sábado, 3 de octubre de 2020

¡Aquí estamos y estaremos los peronistas!

Mientras se pretende imponer desde algunas oscuras cavernas de pura difamación la falacia de que la mayoría de las personas desean abandonar nuestro país, nosotros, los del bombo y los redoblantes, los de “luche y vuelve” los “ni yanquis, ni marxistas” los “marginados” por los señores de la cultura, permanecemos firmes a nuestras íntimas convicciones y a la azul y blanca que tanto amamos. 



Desde siempre estuvimos enamoramos de los paisajes Peronista, de sus modismos, de su genial simpleza, de su espíritu indomable y aguerrido, con esa pizca de rebeldía adolecente que nos hace abrazar con firme resolución todas las utopías humanitarias imaginables.  El peronismo es la patria de los sueños justos, el gran hogar de TODOS. En especial de los que poco poseen, de los sin techo, pero con un corazón llenos de sueños de dignidad… Pero por sobre todo sentimos que somos lo mismo que ese vecino bueno y rudo que desde el interior de la patria llegaba a Buenos Aires desbordado de chacareras, ilusiones y esperanzas. La casa propia, el trabajo estable, la lucha para que los hijos estudien y superen las fronteras de sus padres y abuelos. Un futuro mejor de la mano de un justicialismo que los tendría como esencia de su propio historia.  

Recordamos nuestra Juventud de compromiso social, militancia temprana con más pasión que razón. Días tempranos y joviales en un barrio Trujui salpicado por baldíos con sus calles polvorientas de tierra cansada. Desequilibrio párvulo que el tiempo sabio con su dulce e implacable garrote de terciopelo se encargó de corregir y mesurar.

Indómito anhelo de no decirles una ye servil a los yanquis. Sabedores de que la lucha siempre es cultural abrazábamos cariñosamente a esa guitarra criolla generadora de incontables delicias de regocijos sin fronteras entremezcladas con algunas lágrimas concentradas de inconmensurable emoción.  Deseábamos ser pueblo, ser solidarios y útiles a nuestro barrio. Queríamos ser nobles soldados de Perón, envueltos en la gloria diáfana de una bandera Argentina con su refulgente amarillo sol en nuestro pecho…

Recordamos alegremente aquellos días primaverales donde no teníamos miedo a imaginar, a soñar, a no colocarnos limites cuando nos lanzábamos hacia adelante e quiméricas proyecciones que nos permitían beber un poco del elixir espiritualmente embriagante de la libertad. Fue en esos años donde la relación con el justicialismo comenzó como un romance épico sin fin. Pasaron ya muchos días de la lealtad, y este 2020 amenazados por una pandemia criminal no dejaremos de recordar aquel 17 de octubre de 1945 donde el pueblo de la Nación le dijo SÍ a Juan Domingo Perón iniciando un compromiso de espíritu que el tiempo no pudo destruir.

Cantaremos la marcha con más amor que nunca, con emoción y recuerdo sentido por todos los compañeros que nos acompañan desde el cielo. 

No tenemos odio ni rencor en nuestro ser. Sólo gratitud a DIOS por todo lo que nos regaló y por reflotar con infinita energía nuestra pertenencia cultural al movimiento no marxista más grande del mundo occidental. 

Hoy igual que ayer decimos: ¡Presente mi General, aquí estamos y estaremos firmes a nuestras consignas de patria grande con un pueblo feliz.  

¡Feliz día de la lealtad peronista para todos! 

            Máximos Luppino


Leer completo...