CABALLO CRIOLLO

viernes, 31 de julio de 2020



¿Qué puedo decir sobre vos?, ¡gladiador de las pampas, sumiso por devoción, compañero por convicción! La patria se consagró como Nación libre sobre tu lomo sacrificado y generoso. Argentina te debe sus mejores medallas de lealtad y Amor. 

Caballito criollo
, galopaste todos los sueños de la patria. Desde los pueblos a las fronteras, en los carros o en el arado, en la volanta o en la huella. Tu sudor generoso regó de lealtad nuestro sagrado suelo.

Caballito criollo fuerte y constante, “parejito de andar” “al trote, no más”, te asomaste sonriente en las páginas doradas de la Argentina naciente.

Caballito criollo, primer juguete de nuestros gurises, que en tu lomo fornido mamaron los primeros cuentos, las tempranas historias, el asombro por los consejos camperos llenos de leyendas.

Caballito criollo, la Pampa no es Pampa sin tu andar certero o tu relincho soberano. El paisanaje en rueda de mate, junto al fuego, despunta una tras otra sus historias de coraje y soledad, de bravura y amistad, de cantos profundos o de silbidos solitarios en caminos polvorientos o en medio de verdes pastizales rebeldes. 

Caballito criollo, tu recado, el palenque, las herraduras chuecas, el freno y los lazos, las jineteadas, las fiestas domingueras, el corral y la yerra, los días de jornadas largas, de trabajo interminable, todos los momentos, todos los días en la huella, cinchando sin parar. 

Caballito criollo, te veo en la sombra de los eucaliptos, o rascándote el cuello en la tranquera, también corcoveando en el potrero, o bajo la lluvia tirando patadas al viento.

Caballito criollo, si la noche llega para vos, será una noche llena de estrellas gloriosas. Si el invierno se asoma para vos, será un invierno templado por las nostalgias y los juegos de los niños.

Caballito criollo, siempre camino hacia al potrero, y te busco insistente y esperanzado, y cuando te veo atento y dispuesto mi corazón se alegra retozando junto con vos.

Caballito criollo, el que nunca se jubiló, el que nunca se mancó, el que firme en la adversidad peleó sin tregua para seguir en la senda.

Caballito criollo, alazán, tobiano, lobuno, pintado o bayo, tordillo y zaino…
¡Todos guapos! ¡Todos valientes sin parangón!... Todos hermanos del paisano. Todos centauros de las Pampas Argentinas. Todos centinelas invencibles de las nobles traiciones camperas.   
           
El cielo de los paisanos no sería paraíso de felicidad celestial sin tu galope juvenil, sin tu aroma a pastizales verdes, sin tu alegría de galopar los sueños criollos que supiste forjar. 

Caballito Criollo, te voy a estar debiendo la última oración. ¡Es esa que jamás vamos a escribir! Son esas palabras que por importantes, son íntimas. Son las palabras que se escriben con el corazón en los vientos del destino. ¡Son esos sentimientos que, sin hablar, son en fin la vida gloriosa en un galope divino. Es tu relincho inmortal, que llega a los oídos del GRAN TATA MISMO…

     Máximo Luppino

Leer completo...

CIELO AZUL EN EL CORAZÓN

martes, 28 de julio de 2020




Sobre el inmenso telón azul de nuestro cielo profundo se yerguen poderosos los siempre verdes follajes de augustos pinos. Ordenadamente dispuestos en doble fila lineal, se asemejan a una noble guardia pretoriana que guarda silenciosos secretos.

 El viento sacude ceremoniosamente sus altas ramas, como si hamacara dulcemente a los duendes que reposan en su fresco continente. Todo es mucho más de lo que parece ser. La esencia crea las formas para su manifestación. Pero a la vez el espíritu, que todo lo abarca, esboza consciencia despierta por doquier. Vemos al cielo azul, pero sabemos que no es azul, sólo se trata de una “travesura” visual; pero si el cielo tendría tonalidades, seguramente estarían presentes todos los colores con matices deslumbrantes capaces de ser apreciados por miradas más agudas que las humanas. 

La ciencia y el arte no se contraponen, más bien, se complementan. Son dos senderos que conducen al mismo puerto. La ciencia guarda la poesía de lo aún no descubierto, mientras la prosa acaricia la métrica de la dulzura sin fin.  En el preciso momento que creemos en la lealtad comenzamos a transformarnos en leales. Cuando CREEMOS en una idea la estamos cualificando. Es decir, le damos vida en nuestra mente. Un gran académico puede comprender el proceso por el cual las plantas crecen y nos brindan el tan precioso oxígeno para vivir. Pero es un hombre casi asfixiado el que valora en su inmensa totalidad el maravilloso hálito de vida que retorna revitalizador a sus pulmones. 

Permitamos que nuestra mente cabalgue los sueños de ideales “utópicos”. Lo que hoy parece imposible seguro mañana será una realidad cotidiana. Existieron en el pasado los días donde a los individuos les parecía imposible volar, pero los intrépidos de siempre soñaron, desearon y remaron sin pausa hasta que el hombre pudo volar, La “utopía” se tornaba en realidad palpable. ¿Cuántos “imposibles” de hoy serán realidades del mañana? Sueña, sueña con esperanza, jamás dejes de soñar…
El cielo de la realización espiritual plena reposa en ese jazmín blanco que en las mañanas nos saluda con su embriagante fragancia de ternura sin fin. 

¡El cielo de la felicidad se encuentra en el corazón de todos! 

                    Máximo Luppino

Leer completo...

POLITIZAR, LA CIÉNAGA DE LA VERDAD

viernes, 24 de julio de 2020


Politizar nuestros conceptos sobre personas, hechos y circunstancias de la vida cotidiana significa negarnos a considerar la realidad. Esto es darle la espalda a la verdad. Cuando politizamos un suceso nos colocamos las anteojeras de nuestra pertenencia política por delante de la autenticidad. Es una blasfemia para la equidad intelectual. Sin equidad no puede nacer ningún análisis justo ni correcto. Es un despropósito del pensamiento que siempre debe ser genuino y auténtico.   

Un ejemplo de nefasta politización manifiesta son las posturas y comentarios que se exteriorizan sobre el lamentable episodio que sufrió el jubilado Jorge Ríos quien ultimó a un malviviente luego de ser violentado en su propio domicilio por tres delincuentes o más. 
La defensa propia es un derecho inalienable que las personas tenemos en protección de la integridad de familiares, personas inocentes y nuestra propia vida, inclusive de nuestra propiedad. El caso concreto del jubilado Ríos sufre la politización extrema e inadecuada, como sucedió con el caso Chocobar y tantos otros que son “juzgados” por los prejuicios sociales, desconociendo las circunstancias concretas de los hechos en sí.  
Consideremos que la falta primera reside en el que delinque, en el que ingresa a una propiedad por la fuerza violentando el domicilio de las personas. Sitio que por su dimensión familiar e íntima posee ribetes de “lugar sagrado” para sus residentes. La primera víctima fue Jorge Ríos, quien luego de una vida de trabajo continuaba en su herrería ganándose la vida con su trabajo fecundo. Quien a los 71 años fue atacado por jóvenes delincuentes que lo golpearon brutalmente. 
Claro que estamos de acuerdo con que se esclarezcan con justicia los hechos. Pero no con que cierta “justicia” pretenda que las familias argentinas tengan preparado en su mesa un delicioso refrigerio por si los “señores usurpadores” deciden ultrajar a nuestros seres queridos y, mientras proceden a ultimarnos, les da sed o hambre.  
Pertenecer a un partido político y comulgar con una doctrina determinada no debe jamás “obligarnos” a desconocer razones y verdades que pueden alojarse en hemisferios ideológicos diferentes al nuestro. Mucho menos a descalificar y menospreciar los criterios esgrimidos por individuos seguidores de ideologías distintas a las nuestras. 
En el distrito de San Miguel, el programa “Ojos en alerta” de participación ciudadana es una herramienta que funciona para limitar a la delincuencia en su accionar. El sistema de alerta es aceptado por los vecinos más allá de sus simpatías políticas. Lo correcto debe ser honrado provenga del lugar ideológico que sea. 
Las doctrinas son criterios con los cuales comulgamos para interpretar y afrontar los desafíos de la existencia, pero jamás deben ser limitantes para aceptar la realidad del prójimo. Creemos en las doctrinas y dogmas siempre y cuando nos formen en valores éticos de servicio al semejante y bondad. Rechazamos los fanatismos que esclavizan nuestra creatividad. Entre el negro y el blanco reina el arco iris de la diversidad motivadora. Sin respeto al pensamiento ajeno no habrá democracia efectiva. 
Continuemos aprendiendo. Realicemos el ejercicio de colocarnos en el lugar del otro. De esta manera, comprenderemos mucho más y seguro la tolerancia inteligente aflorará en nuestra conducta. 
Abracemos determinadamente nuestra pertenencia política manteniendo la libertad de diferenciarnos en aquello que por propio criterio no deseamos abalar o compartir. 
Aceptar verdades esgrimidas por otros nos fortalece y promueve nuestra libertad creativa de propio criterio. 

                     Máximo Luppino     

Leer completo...

REPUBLICANOS CON VOCACIÓN MONÁRQUICA

lunes, 20 de julio de 2020


La calesita de la política está destinada a girar en perpetuidad, sin jamás detenerse. Vuelta tras vuelta parece que nos encontramos siempre ante una nueva partida, que termina dejándonos con renovadas esperanzas en un “reiterado” gastado comienzo. 

Será quizás la perpetuidad en los cargos políticos una desviación ambiciosa de la inmortalidad del alma. Una genuina verdad espiritual distorsionada y aquerenciada en un protagonismo que nos empuja a “ser” “permanentes” en la función pública.  
En realidad, nos definimos como republicanos e individuos demócratas cuando actuamos como “monarcas absolutistas” cuando en verdad de cargos se trata. 
Los actuales análisis muestran cómo nuestros políticos buscan permanecer. En Cambiemos los candidatos para la próxima elección intermedia serian María Eugenia Vidal por la inmensa provincia de Buenos Aires y el rey sin corona ni cortesanos de Mauricio Macri encabezaría la oferta legislativa en la Ciudad Autónoma. Un tanto cuesta que afloren nuevos dirigentes y otro poco los “leones viejos” jamás entregan gratuitamente su territorio sin antes ofrecer una cruda y maravillosa pelea. 
El tan mentado Orden Natural nos marca que los lugares se ganan luego de extenuantes batallas y largas penurias de tenaz insistencia. Así que, jóvenes, no esperen que los llamen a ser parte. Los jóvenes deben batallar para llegar e imponerse por imperio de sus propias capacidades e inteligencia. 
En cuanto al peronismo, la permanencia en el poder es casi una cuestión de principios profundos. No aflojamos ni “abajo del agua”. El ADN justicialista está constituido por vocación de poder, más protagonismo absoluto con una dosis de servicio al prójimo. El desafío es aminorar el protagonismo del EGO y acrecentar la solidaridad patriótica en todo nuestro accionar concreto. 
La pandemia que el mundo padece nos obligó a estar unidos como pocas veces logramos estarlo. Los gobernadores junto al presidente Alberto Fernández salvaron miles de vidas de habitantes de nuestra amada patria. 
La evolución continúa su derrotero de expansión y libertad. Así es que la bondad ganará atención y compromiso en la conciencia de la humanidad, políticos inclusive.   
Pensar en las elecciones legislativas del año próximo es un verdadero despropósito en medio de estas coordenadas de infección y muerte que afecta al planeta. La pandemia no sólo no fue vencida sino que amenaza al globo con un virulento rebrote más cruel aún del que padecemos. 
Los niveles de críticas malsanas llegan al oscuro punto de enjuiciar los cuidados que el Estado aplica para salvar vidas argentinas. Se pretende una economía floreciente en un mundo arrasado por la peste. 
Primero son las personas, luego todo lo correcto es posible implementar. Sin vida y con enfermedad extrema todo parece estéril e impropio. 
La responsabilidad de evitar contagios recae en la responsabilidad individual, en nuestra conducta de cuidados y austera disciplina. Pensemos en padres, abuelos, y sobre todo en nuestros niños. Construyamos un mundo mejor. 
Es correcto recordar que si nuestra conducta se torna altruista todo va a mejorar, hasta las enfermedades menguarán su daño a los pueblos. 
Ser republicano es actuar como un individuo que concibe el bien general antes que el propio. 
Pluralidad en la capacidad de concebir ideas integradoras, “es con todos”, esta es la señal que los tiempos nos manda a seguir. 

           Máximo Luppino 

Leer completo...

ALBERTO,VICENTIN Y LA ARGENTINA PENDULAR

martes, 14 de julio de 2020


Está claro que el gran cuco de los argentinos es la Venezuela de Nicolás Maduro. Basta con nombrar la tierra natal de Bolívar para que las controversias estallen virulentamente en el ánimo político nacional.  “Argentina va rumbo a ser Venezuela” es el “mantra” que repite con vehemencia Cambiemos cuando quiere lastimar al poder central. Es la punta de lanza hiriente de la oposición política al gobierno de Alberto Fernández. Debemos reconocer que el cuento del “hombre de la bolsa” resulta bastante eficaz para los tenaces opositores al presidente de la Nación y a todo aquello que huela a peronismo. 

Alberto Fernández aplicó el freno de mano en la intención de expropiar Vicentin. ¿Sabiduría política o debilidad de liderazgo la del presidente? Los inmediatos tiempos que raudamente se avecinan descifrarán claramente la incógnita expresada. Cuando una persona poderosa muestra capacidad de reconsiderar sus decisiones nos encontramos ante un individuo con capacidad de análisis y autocontrol, que rinde tributo a la inteligencia creativa. 
Para los que tomaron a Vicentin como bandera de lucha les recordamos que la empresa adeuda 20.000 millones de pesos al Banco Nación, dinero perteneciente a los argentinos y que la empresa debe devolver. Si Vicentin fue elegida como bandera de lucha, los anoticiamos a sus seguidores que es un estandarte manchado de corrupción, que tiene más que ver con las macro estafas que con el bienestar del pueblo de la república.  
Las personas vivimos entre emociones pendulares. La acción y reacción es casi instantánea en nuestras latitudes. Argentina se encuentra entre las naciones que más cuidaron a su población, protegiendo a los desamparados y reforzando un sistema de salud que estaba abandonado. 
Además, ciertos comunicadores sociales nos cuentan numerosas fábulas inciertas, donde siempre en el exterior se “vive” mejor que en nuestra argenta tierra; cuando en verdad en muchos de estos paraísos inventados por los cipayos de siempre se cuentan los muertos de a centenares de miles. Naciones tan grandes que arrojan a sus ciudadanos a las voraces fauces de la mortal infección.
Un destacado laboratorio alemán eligió a nuestro país y a sus profesionales para monitorear una posible vacuna contra el coronavirus. La seriedad y capacidad profesional de nuestros científicos es reconocida mundialmente. El laboratorio Pfizer depositó gran confianza y reconocimiento para con el sistema de salud nacional. 
La Argentina pendular parece sorprendernos cada día con sentimientos encontrados. Mauricio Macri viajó a la hermana república de Paraguay para reunirse con importantes personalidades políticas. Mientras los presidentes manejan naciones por videoconferencias e internet, Mauricio Macri fue en persona al Paraguay ¿Cuál sería la magnitud del tema a tratar que reclamara la presencia física del expresidente? ¿O quizás sólo fue un acto de provocación más para con la cuarentena que nuestro país vive? 
Las naciones del planeta están implementando sus planes económicos para hacer frente a la crisis mundial. 
Argentina llama a sumar esfuerzos para que juntos podamos edificar la ventura que nuestra gente bien merece. Debemos aminorar el oscilar irrespetuoso del péndulo de la inestabilidad emocional, actuando con equilibrio y firmeza. 
El Estado apuesta a la responsabilidad ciudadana de higiene y distanciamiento social responsable para luchar contra el contagio del coronavirus. Así la apertura de actividades ciudadanas será más rápida y eficiente. De nosotros dependerá.
Tenemos un presidente con capacidad de recalcular políticas de gobierno. Acudamos a la madurez cívica como verdadero instrumento de nuestras sagradas libertades individuales. 

               Máximo Luppino

Leer completo...

EL BANDERAZO DEL RENCOR

viernes, 10 de julio de 2020


¡Desde el rencor es difícil pensar que algo bueno surja!
El 2020 va a ser recordado como el año del coronavirus y su epidemia lacerante, por el tedioso lapso de tiempo de aislamientos y de sueños paralizados por el reguardo de contagios y posibles muertes. Conjunto de largos meses esperando una vacuna que aún no llega, aguardando que el sol de la salud mundial plena retorne a iluminar el rostro de la humanidad doliente. 

La economía del planeta está destrozada y la situación de las cuentas familiares acusa un escenario desastroso. La pobreza y el hambre flagelan al planeta todo, dibujando preocupación extrema en el rostro de nuestros semejantes. 
Nuestra Argentina no escapa al dolor reinante y el desconcierto de no saber cómo y cuándo podremos emerger de esta crisis sin antecedentes. Llegamos a conmemorar el día de nuestra independencia entre protestas, desencuentros y un grado preocupante de irritabilidad social creciente. Un sector de la comunidad se manifestó en protestas y reclamos al gobierno central en lo que se denominó el “banderazo 9J”. 
Toda manifestación social debe ser profundamente respetada y atendido su reclamo, más allá de si concordamos o no con los criterios enunciados por los reclamantes. La pasada protesta estuvo profundamente ensombrecida por la oposición política al gobierno de Alberto Fernández. Así es que las consignas se enmarcaban en un terreno de legitimidad propia entremezclándose con consignas partidarias y, en una medida, se hacía presente el retrógrado anti-peronismo necio, históricamente enraizado en un sector de nuestra población. 
La intemperancia de un sector de los manifestantes emergió crudamente cuando agredieron al móvil periodístico de C5N impidiendo la labor periodística propia de la democracia que suelen reclamar y que reina floreciente en nuestra patria. Por si algo faltara en la triste tarde de este singular 9 de Julio, algunos conciudadanos se manifestaban a favor de Vicentin, olvidando la millonaria cantidad de dólares que utilizaron para propio beneficio en vez de sanear las cuentas de la empresa. 
El 9 de julio, en que se conmemora la gesta independentista de nuestra joven Nación ante las potencias extranjeras reinantes, algunos vitoreaban a Vicentin en vez de a los patriotas que dieron origen a nuestra sagrada patria. Algo para reflexionar sobre la tan mentada “dependencia cultural”. Los anti-cuarentena sumaron sus desopilantes ingredientes a esta “ensalada rusa” que ya nadie sabía con que se comía. Así y todo, bienvenida toda manifestación libre de personas, que no hace otra cosa que evidenciar el estado de derecho que vivimos en nuestra democrática república. 
Claro que si el rencor está presente, la acción positiva, justa e inclusiva corre despavorida de las mentes obtusas. Las naciones se nutren del altruismo patriótico glorioso y profundamente generoso para con nuestros hermanos. Nos cuesta pensar en un San Martín empuñando su espada al grito de guerra: “Viva Vicentin” o “Liberen el Dólar”… La patria se nutre de consignas espirituales benéficas para todos. Manuel Belgrano fallece en la pobreza absoluta, todo lo dio a nuestra patria. Nos cuesta pensar que apoyaría una condonación de millones para con Vicentin y negarles el derecho a poseer celulares o a viajar a las clases populares según pretendía Gonzales Fraga. 
La verdad se evidencia con la evolución, la patria está vigente, la Nación Argentina florecerá cada día más a pesar de los “ciudadanos de Vicentin”. 
Por un próximo 9 de julio con desfile militar, fiesta popular en las calles y UNIDAD TOTAL en los valores de nuestra sagrada ARGENTINIDAD. DIOS así lo quiera.
                 Máximo Luppino

Leer completo...

CORNEJO, TRAIDOR A LA PATRIA

jueves, 2 de julio de 2020


Alfredo Cornejo, actual diputado Nacional y ex gobernador de la querida provincia de Mendoza dijo: “Mendoza posee todo para ser un país independiente”. Como si fuera poco, afirmó el temerario personaje: “Debemos pensar seriamente la posibilidad de independencia de Mendoza”.

Cornejo preside un histórico y prestigioso partido político nacional como lo es La Unión Cívica Radical. La UCR cimentó su causa en la unidad de la República y sus valores patrióticos de solidaridad y ética cívica. Alfredo Cornejo desentona, por decir lo menos, con los ideales nacionales del espacio político que representa. 
La mayoría de los dirigentes nacionales y de la propia provincia de Mendoza le restaron seriedad a esta “idea” apátrida del ex gobernador. Creemos que es un grave error tomar los ingratos comentarios de Cornejo como un mero exabrupto, o un discurso mediático para llamar la atención sobre sus personales ambiciones políticas. 
Hay “pensamientos” que por su índole miserable jamás deben ser esbozados. Cornejo jamás debió abrir las puertas de una posible disgregación nacional. Este es un criterio demasiado mezquino. 
¿Las afirmaciones de Alfredo Cornejo no deberían ser tratadas como un delito de sedición nacional? ¿Es un chiste pretender que una provincia Argentina se separe del glorioso concierto nacional, máxime aún cuando el protagonista es un diputado de la Nación y ex gobernador? 
Nos llama mucho la atención ver que notables comunicadores sociales se rasgan las vestiduras cuando una protesta social corta calles y rutas, tienen razón en parte, y nos recitan la Constitución Nacional. Alfredo Cornejo, presidente de la UCR, ex gobernador, y actual diputado nacional aboga por la independencia de Mendoza de la República y parece nada decirse ante tal barbaridad democrática. 
Quizás algún país vecino se alegre por las “ideas” obtusas de Cornejo. 
Cuando recordamos con el corazón la gloriosa Gesta de Malvinas y agradecemos con el ALMA la actitud heroica de nuestros soldados para recuperar nuestro territorio invadido por una cruel potencia extranjera… ¿sentirá Cornejo que las Malvinas son Argentinas? 
Pedimos que las autoridades judiciales actúen ante el ilícito del diputado y también las autoridades de la UCR deben fijar su posición ante la barbarie traidora del triste dirigente. 
Alfredo Cornejo juró por la constitución Nacional en reiteradas oportunidades. Mendoza conforma nuestra Nación. El pretender el desmembramiento nacional hace que Cornejo no cumpla con su juramento. 
Sin solidaridad no hay patriotismo, sin patriotismo no existe una Nación grande. Rogamos que Alfredo Cornejo honre su trayectoria y revea sus desafortunadas afirmaciones. 
Amamos a todas las provincias y todas conforman nuestra gloriosa Nación Argentina. 
¡Argentina es nuestro hogar!
¡DIOS proteja nuestra patria en su digna y total soberana integridad!

             Máximo Luppino

Leer completo...

ENTUSIASMO POR LA VIDA

martes, 30 de junio de 2020


¡La VIDA trasciende siempre a la muerte!
El coronavirus con su prolongada cuarentena tiende a paralizarnos, a congelarnos, a hacernos sentir presa del miedo y los contagios. Este estado anímico es tan funesto como el virus mismo. 

Entusiasmo es un concepto poderosamente liberador, es una palabra que es bandera de lucha y superación. Entusiasmo deriva del griego y significa “Tener a Dios dentro de sí” o “soplo interior de Dios”.
Actúa, acciona, construye y crea siempre con pujanza honrando la infinita vida que nos contiene. El arte sin el BIEN como horizonte supremo no es bella maestría, es una vulgaridad mancillada por un Ego apenado.  
En estos tiempos de pandemia y cuarentena, de busca de vacunas y antídotos que le permitan a la humanidad hacer frente al lúgubre COVID-19, debemos recurrir a nuestra fuerza interior, a nuestra esencia de seres espirituales llamados a conquistar el infinito cosmos de la felicidad total.  
Existe mucho más por descubrir que lo ya descubierto. Actuemos como pioneros del universo insondable que nos llama a vivir en su realidad sublime. 
La alegría genera antídotos poderosos contra la depresión que pretende guiarnos a los pantanos del estancamiento. Pensar en los semejantes implica sentir la vida en términos de libertad y dicha universal. Todo lo maravilloso acude a nosotros si le permitimos a la belleza del compartir ingresar en nuestro corazón. 
El coronavirus amenaza al mundo con un inesperado y cruel rebrote. Parece golpear fuertemente sobre la ya lastimada población del planeta. Mientras esta inusitada pandemia continua vigente, otra amenaza monstruosa se insinúa en el futuro próximo. Según científicos chinos, en ese país-continente, aflora otro virus tan letal como el COVID-19. Lo denominan el G4. Proviene de la carne de los cerdos y se propaga en primera instancia por su consumo. Luego, expendería su presencia, al igual que el coronavirus, el aire que respiramos. La realidad parece obstinarse en darles fundamentales rezones y argumentos a los vegetarianos y veganos en su lucha por no sacrificar animales para el consumo humano. “Dime lo que comes, te diré quién eres” sostienen los devotos protectores de los inocentes animales. 
Sin dudas alimentación, depredación del medio ambiente, conductas egoístas para con el planeta y nuestros semejantes están produciendo consecuencias nefastas. Es hora de reconsiderar nuestras conductas. La ley de Causa y Efecto jamás deja de imperar. Conductas destructivas generan consecuencias oscuras. 
Si izamos en nuestras vidas la bandera del entusiasmo por lo correcto, por lo fraternal y desinteresado, estaremos sembrando nuevos frutos dulces para el devenir de la humanidad. Todo comienza por un paso en la dirección correcta. Los pueblos aman la libertad. Para ser libres debemos poseer una ética solidaria, sin amor al prójimo no hay dicha posible. 
Creemos en la verdad, hermana de la belleza hija de la rectitud de acción, que deriva del pensamiento límpido y sincero. 
“Piensa bien, seguro actuarás correctamente”
¡La luz del entusiasmo por la vida iluminará las oscuras cavernas de los virus maléficos! Las ganas de vivir ofician como medicamentos del ALMA. Cuando el ánimo es excelso el cuerpo sana rápidamente. 
Coloca entusiasmo resuelto en tus horas de vida, así tus días estarán llenos de la luz de la felicidad. 

                 Máximo Luppino

Leer completo...

PLAN SAN MARTÍN

martes, 23 de junio de 2020


De las grandes crisis mundiales se emerge con solidaridad profunda, trabajo constante detrás de una pacífica revolución humanitaria y generosa.  El régimen superador del capitalismo homicida y totalitario en Argentina se llama “Plan San Martín”. 

El plan San Martín tiene como uno de sus más loables propósitos la urbanización de todas las comúnmente llamadas villas miserias, ya sean de Capital Federal como las de todas las regiones de la república, comenzando por la populosa provincia de Buenos Aires.  Significa darle un golpe rotundo al hacinamiento social, pasar del amontonamiento indeseado a viviendas dignas que permitirán un desarrollo integral de niños y jóvenes. 
Este necesario plan ocasionaría empleo abundante a la construcción y a sus muchas actividades relacionadas, generaría por sí mismo una genuina reactivación económica para el país. Se trata de que nuestros semejantes puedan salir de la marginalidad e ingresar a un circuito cultural donde su integración comunal sería por propia presencia sin violencia alguna, como un natural nacimiento a una nueva y merecida forma de vida ciudadana. 
El Plan San Martín es impulsado por Juan Grabois, entre otros, junto a un amplio abanico de dirigentes sociales y políticos. El mismísimo presidente de la Nación se encuentra sumamente interesado en la aplicación concreta del proyecto. Sería la marca distintiva de una obra magna de Alberto Fernández. Lo alentador de este sensible plan es que gobernantes como Rodríguez Larreta, Axel Kicillof y otros gobernadores se encuentran sanamente alineados en este progresista proyecto. Podemos afirmar que muchas voluntades están ya comprometidas a concretar esta iniciativa generadora de empleo y bienestar. 
Es sabido que el Plan San Martín cuenta con un poderoso padrino de lujo, de renombre planetario. Nos referimos a nuestro Papa Francisco, quien sueña con aplicar un sistema análogo en todo el planeta. Siempre las utopías motorizan a los hombres de buena voluntad, quienes trabajan para que los ideales se tornen en efectiva realidad palpable. 
Sabemos que en nuestro municipio de San Miguel los funcionarios locales ven con buenos ojos un plan fraternal de esta característica. El mismo Intendente Jaime Méndez se encuentra estudiando el plan en cuestión. 
Es alentador que desde toda la geografía política dispar, en términos partidarios, se unifiquen criterios en aras del tan mentado bien común.  
Desde Máximo Kirchner a Elisa Carrió mostraron sumo interés en el proyecto de urbanización de barrios de emergencia. Si logramos superar las rencillas personales en pos de una causa por el bien común, nuestro pueblo tendrá pronto el bienestar que merece. 
Claro que el Pan San Martín es muy amplio. Nos habla de la creación de consorcios comunitarios para la producción comunal, sistema ampliamente superador del individualismo financiero. Los futuros consorcio comunitarios son inspirados en lo mejor del sistema cooperativista actual que trabaja por una sociedad más justa. 
El plan San Martín es integral y pluralista, abierto a las modificaciones que lo puedan tornar más viable en términos de sumar adherentes sinceros. El proyecto nace con el nombre del Padre de la Patria y en este sencillo gesto visualiza cristalizarse en hechos que trasciendan para bien las parcialidades partidarias. 
Sumamos nuestro entusiasmo decidido en bien de la labor comunitaria. Hoy, la cruel pandemia tiene al proyecto madurando en las mentes de los funcionarios de bien. 
Estudiemos el Plan San Martín en profundidad y más allá de todo prejuicio. El espíritu de servicio es mucho más grande que cualquier ideología reinante. 
Una vez superado el mal del coronavirus, los funcionarios deben aplicar el fraternal plan que trasciende por mucho la profana ley del insensible mercado 
            Máximo Luppino

Leer completo...

MIL Y UN DÍAS DE CUARENTENA

miércoles, 17 de junio de 2020


Casi tan agobiante como la epidemia misma, la extensa y necesaria cuarentena golpea el ánimo y el bolsillo de la gente. Un manto gris de lacerante incertidumbre se despliega sobre las esperanzas de las familias que añoran volver a una rutina de trabajo, estudio y relaciones sociales tan entrañables para nuestra naturaleza interdependiente. 

Oficialismo y oposición, con responsabilidad de gobierno, comparten los trazos gruesos de una cuarentena ineludible para resguardarnos de un virus sumamente contagioso y maligno. No es apropiado ni posible un congelamiento extremo de la actividad laboral de un país. Las personas deben alimentarse, vestirse, consumir electricidad, gas, y por qué no recordar que nuestra psiquis reclama fervientemente por su hemisferio de expansión y aprendizaje junto a sus semejantes. 
Los funcionarios de todo nivel bien comprenden esta situación, así que la flexibilización de la cuarentena ya está en marcha indetenible. Además, la gente por propia impronta quebró resueltamente los precintos de sujeción que los inmovilizaban. 
Comprensible es mantener la distancia social para no contagiarnos y extremar todas las medidas de prevención para cuidar a nuestros semejantes y cuidarnos, pero debemos rápidamente superar la inmovilidad productiva que nos pretende sumergir en los pantanos de la desesperación colectiva. 
Una excelente medida de gobierno que se proyecta indefinidamente en el tiempo suele transmutarse de buena o correcta en un inconveniente comunal que puede desesperarnos y originar un fuerte malestar popular. Aún estamos a tiempo de recrear y reorientar las medidas de cuarentena en aspectos sumamente necesario para la población. 
Entre otros aspectos debemos fijar las modalidades inteligentes del retorno a clases presenciales en escuelas y universidades, de a grupos y por etapas tal vez, pero hay que definir el tan importante retorno.
 ¡La apatía profunda puede ser más dañina que la mismísima epidemia! 
También es verdad que lo peor está llegando a nuestra patria, y que los loables esfuerzos del gobierno por cubrir las necesidades populares resultan escasos. La clase media requiere retornar a sus desafíos de progreso y producción que le da fundamento a su estirpe de pioneros de la Nación. La clase media precisa volver a sus desafíos, esto es mucho más que brindarles gratuitamente arroz y fideos. 
Días y noches interminables de inacción forzada deprimen a los duendes de la creatividad. Las calles reclaman el tránsito de voluntades que le dan color y propósito a las gigantesca urbes humanas. 
Coronavirus, cuarentena, contagio de políticos, Vicentin, pago de deuda y producción conforman un ramillete de problemas a superar. El que se distrae pierde y la “tortuga voluntariosa sobrepasa a la liebre displicente”
Alberto Fernández piensa en recrear su gobierno más allá de la cuarentena y la oportuna asistencia alimentaria a los más humildes.
 Es tiempo de atrevidas medidas de gobierno de cara a fomentar drásticamente la producción. Sacarle los grilletes impositivos a las pequeñas y medianas industrias para que puedan proyectar sus aspiraciones. 
Nuestras PYMES probaron de sobra que saben cómo subsistir. Es tiempo de permitirles crecer.  
                 Máximo Luppino

Leer completo...