CORONAVIRUS, AMENAZA MUNDIAL

martes, 25 de febrero de 2020


Los grandes episodios y sentimientos hermanan al género humano. Sufrimiento, enfermedad, alegría, nacimiento y muerte nos emparentan rotundamente, nos recuerdan que procedemos de un mismo lugar y hacia esa misma esfera  retornaremos. 

Hoy, el planeta padece el flagelo del coronavirus, padecimiento que un principio parecía confinarse en China; pero ya son más de 30 países los que están azotados por esta enfermedad que avanza vertiginosamente.  La posibilidad de una pandemia se insinúa con mayor dramatismo y desconsuelo. El singular virus salta de nación en nación mostrando un altísimo índice de contagio con exponencial expansión. Sin vacuna ni medicamento eficaz para detenerlo, ¿hasta dónde llegará su funesta marcha?
Cuando el coronavirus llegó a Italia, las luces rojas de peligro se encendieron no sólo en Europa, sino en todo el hemisferio occidental.  China confirma que ya el coronavirus produjo 2500 muertos y más de 80.000 contagiados. En Italia, 7 muertos y 250 afectados. Se registran casos en España, Australia, Corea del Sur y la lista se extiende. 
¿Cuánto faltará para que esta sombra negra llegue a Latinoamérica? ¿Qué tanto daño podría hacer en nuestro sufrido continente que se encuentra sumido en tan dolorosa pobreza? ¿Nuestra Nación está extremando medidas preventivas para protección de nuestra gente?
Confiamos plenamente en el criterio profesional de Ginés González García, pero el mal a enfrentar es enorme. Combatir al coronavirus debe ser una empresa que a todos nos comprometa. 
Los vuelos de Italia son confinados a distintas plataformas en Ezeiza para requerimiento sanitario preventivo. Esto se aplica a los 12 vuelos directos que llegan a la Argentina. 
El daño del virus en cuestión es tremendo. En primer lugar, por la enfermedad por sí misma; pero además, asistimos a unas parálisis económicas de singular características. El gigante de oriente se encuentra parcialmente estancado y el norte de Italia, con la pujante Milán, está inmovilizada. Eventos deportivos, culturales, sociales en general, están suspendidos. Ciudades que parecen ser invadidas por un fantasmagórico letargo de miedos y cuidados. 
¿Cómo la humanidad detendrá a este voraz monstruo de infame ropaje de dolor y muerte?
Estos luctuosos momentos nos recuerdan la vigencia de las leyes de Interacción e Interdependencia de los individuos, naciones y la creación toda. Más eficazmente comprendamos los profundos alcances de estos imperativos del ser universal, mejor será nuestra conducta para con el prójimo y el planeta como nuestro hogar. 
Las conductas rectas y armónicas están siendo desoídas desde hace ya mucho tiempo. El desequilibrio y el egoísmo fomentan el malestar hasta llegar a la enfermedad misma. Por el contrario, la bondad, el altruismo y la compasión generan salud y armonía. 
La humanidad deberá replantear sus objetivos. 
El coronavirus debe ser vencido con medicamentos y con una conducta fraternal de la raza humana. 
¡DIOS nos guíe en estos difíciles momentos!

                          Máximo Luppino

Leer completo...

MONEDA FUERTE, NACIÓN SOBERANA

domingo, 23 de febrero de 2020


Sin una economía pujante y equilibrada que genere bienestar en la población, un país es endeble y dependiente. No sólo de los países desarrollados y poderosos, sino que depende dramáticamente del inestable humor social, producto de la desocupación y la pobreza creciente. Ciudadanos que, con justa razón, culpan a la clase dirigente que conduce a la sociedad a una bancarrota crónica mientras la comunidad siempre trabajó y aportó múltiples sacrificios cotidianos para que la Nación prosperara junto a las lógicas aspiraciones familiares de sus habitantes. 

Argentina tiene una deuda inconmensurable de millones de dólares, reconocida como “impagable” a mediano plazo por el mismísimo FMI. Debemos miles de millones y la toma de esa deuda no significó ninguna mejora para la Nación. Hemos financiado a los que robaban y saqueaban nuestro país amparados en la hipócrita y apátrida actitud del gobierno de Mauricio Macri. Contrajo deuda, Macri, para que se fugue impunemente el capital de la República mientras aumentaban tarifas, crecía el desempleo y las pequeñas y medianas empresas nacionales cerraban de a decenas diariamente.   
 Muchos empleados sienten que trabajan para que “cuatro vivos”, mejor dicho, corruptos indecentes se enriquezcan con el esfuerzo de todo un país, mientras los trabajadores, cumpliendo días enteros de labor, no pueden hacer frente ni a los gastos de alimentos mensuales de su grupo familiar. Ni hablar de adquirir una casa o departamento, comprar un terreno y edificar. Sin casa propia, con alquileres que consumen una gran parte del sueldo, les quedan migajas para apenas subsistir con oscuras penurias. La industria automotriz está parada. Es más fácil tomar sopa con escarbadientes que vender un 0km. Esto equivale a que en algún momento no lejano la olla a presión del sentir popular explotará con reclamos lógicos de pretender una vida normal con sanas aspiraciones. 
Las devaluaciones constantes de nuestra unidad monetaria produjeron que los pocos que pueden ahorran algo se refugiaran en el dólar, más allá de los que desde siempre pensaron en otros países como su patria, descorazonados crónicos de criterios carentes de argentinidad. Ellos sólo ponderan lo “de afuera”, ven el verde billete como su moneda. Fue la realidad de casi todos los funcionarios de nivel nacional del gobierno de Cambiemos que guardaron sus fortunas en el exterior en dólares. Los “zorros cuidaban el gallinero”. Cada devaluación del peso potenciaba su fortuna personal. El patriotismo de estos funcionarios brillaba por su ausencia.
 No es la realidad de las grandes masas populares que muy pocas veces, o nunca, tuvieron dólares en sus manos, ni les interesa tenerlos. Sólo desean poseer dignidad de empleo y capacidad de elevación social dentro de nuestra amada Argentina. 
La Argentina profunda con su cultura de trabajo y esfuerzo fue, una vez más, pisoteada por los entreguistas de la Nación, los que desde el puerto miraron siempre hacia afuera, sin querer ver el espíritu sublime de nuestra patria que se encuentra dentro de los pueblos del interior. 
Hay esperanza en el gobierno de Alberto Fernández, pero el margen de tolerancia social es demasiado estrecho. No existe espacio para errores, ni tiempo que perder en quimeras de “revolucionarios de café”. ¡Hay que hacer crecer al país! 
El problema económico denota falencias humanas. Todo problema comunal se origina en la corrupción de las personas, ignorancia o torpezas en el mejor de los casos. Si el país produce riquezas, el Peso argentino será una divisa respetada y así la recuperación nacional comenzará a transitar días luminosos de prosperidad. 
La causa reside en los valores culturales. Si amamos nuestra Nación nos encontraremos prontos a empeñar más esfuerzo y compromiso para que nuestra República brille en la constelación de naciones poderosas del planeta. La historia nos señala que nos aguardan días de espanto o de prosperidad. La elección de estos destinos contrapuestos esta en cada voluntad de los habitantes del país. 
El pueblo humilde y sencillo realizó todos los deberes solicitados. La pelota pica temblorosa y esquiva en la casi fracasada clase dirigente, que debe abandonar la estupidez de sombrías batallas personales para librar la batalla épica de forjar una Argentina floreciente. 
¿Qué Argentina deseas para tus hijos? ¿Para cuál realidad vas a trabajar? El esfuerzo de todos es sumamente necesario. 

                         Máximo Luppino

Leer completo...

GRUPOS DE PODER

domingo, 16 de febrero de 2020


Los poderosos defienden sus privilegios, ya sea con bombarderos y misiles o con trompadas y patadas, depende de la envergadura de su poderío. Cuando la diplomacia fracasa o los encontrados intereses crujen, se asoman en un triste horizonte los cañones, en un trágico empalidecer de la inteligencia humana.  

Lamentablemente, existe el “placer” sórdido de lastimar y someter. Sólo por el abuso de poder y la oscura pasión inferior de “sentirse fuerte” flagelando a un semejante. Es el caso de los rugbiers que mataron en siniestra acción y en cobarde patota a un joven que poseía todo el derecho a vivir y ser feliz. El alcohol y las drogas son aliados incondicional de la insensatez y el mal. Jóvenes hermanados por un noble deporte, como lo es el rugby, bajo la influencia de monstruosos desvíos, finalizan asociados para lastimar y matar. ¡Que trágico episodio que nos enluta como sociedad! 
En una escala macroeconómica, aparece el FMI realizando usura internacional avalada por un capitalismo imperialista que se resiste a abandonar su lúgubre reino de opresión y dolor para con los pueblos pobres del planeta. Al igual que una “manada” de hienas somete a un semejante, en franco abuso de superioridad numérica y de “capacidad” de ejercer violencia, el Fondo Monetario Internacional, con guantes blancos y perfumados de falsedad, mandan al cadalso agónico del hambre y la enfermedad a millones de personas a diario. Un genocidio moderno y cruel que se sostiene con el rugir de los fusiles ¡Sin lugar a dudas, la “patota criminal” del mundo es el FMI! 
Nos aterra el luctuoso episodio de Villa Gesell, y es muy bueno que despierte en nosotros sensibilidad e indignación y compromiso cívico. Pero a la par de esta sana preocupación, no debemos olvidar que detrás del cruel escaparate propagandístico se encuentran los sicarios de la gente de a pie, de los empleados, jubilados y necesitados del mundo. Los que desean condenar por décadas al hambre a países enteros. Sí, hablamos del FMI, los verdugos de las masas populares sojuzgadas en moderna esclavitud. 
Desde que el ser humano pisó torpemente el planeta por vez primera, buscó asociarse con sus semejantes para obtener mejores resultados en sus propósitos. Ya sea para cazar su necesario alimento para subsistir o  unir sus esfuerzos para establecer complejas e intrincadas interrelaciones entre países y corporaciones que marcan el ritmo del desarrollo económico mundial. 
“La unión hace la fuerza”. Esta gran verdad no honrada adecuadamente aún por nuestra querida Nación, posee dos caras contrapuestas. Esto sería: ¿Para qué usamos la fuerza adquirida?  El poder para el abuso es funesto y lacerante. Debemos recordar al Papa Francisco cuando nos recuerda cuál es el destino benigno del poder. Nos dice Francisco: “¡El poder es servicio!...
Al formar asociaciones deportivas, comerciales, de producción o políticas, como de cualquier otra índole, deben estar ancladas en el espíritu de ser útiles a una sociedad que necesita del BIEN como del oxígeno que respiramos continuamente. Las élites siempre fueron peligrosas, ya que encierran un poderío propio que deviene de la suma de voluntades. Sólo lo que el “Bien Supremo” ilumina y rige es digno de seguirse y continuarse. 
Realicemos un despierto culto a la expansión de nuestra conciencia. Con mayor compasión e inteligencia podremos discernir nuestras decisiones con lógica recta. 
Una vez más nos exhortamos a honrar la cultura y la educación en valores éticos trascendentes. Obrando de esta suerte no aparecerán patotas abusadoras criminales, ni organismos internacionales que establecen un “discurso” de ayuda y desarrollo para el mundo, cuando en verdad destruyen el futuro de generaciones ilusionadas con un mañana mejor. 
¡El poder es servicio!
                     Máximo Luppino

Leer completo...

ALFONSÍN EMBAJADOR, UNA SABÍA DECISIÓN

viernes, 7 de febrero de 2020


Ricardo Alfonsín como embajador es un fuerte gesto de convivencia democrática hacia un mundo que cada vez mira más atentamente a la Argentina. Además la designación de Don Ricardo encierra un fuerte gesto interno que obliga a la UCR a replantearse sus recientes alianzas políticas y a reconsiderar delicadamente su futuro horizonte. Este nombramiento al Peronismo le indica que Fernández desea dirigirnos a tierras de acuerdos, consensos y generosidad grupal más allá de las fracciones políticas reinantes. “Primero la Patria”.

Alberto Fernández no cesa de construir aprobaciones de dirigentes populares. A mayor base de sustentación política, mejor proyección y auténtica legitimidad de acción acumula un gobierno. Es decir, mayor poder real. 
Alfonsín ostenta un reconocimiento social amplio. No sólo dentro de su partido, sino más allá de las accidentadas fronteras del radicalismo, Ricardo es considerado un hombre honesto. Esto no es poca cosa, es el requisito fundamental para ejercer la función pública.  Virtud olvidada por los corruptos de todas las latitudes partidarias. 
El presidente de la Nación desea un vínculo cercano y dinámico con Europa, en especial con España. Para este sabio objetivo, Ricardo Alfonsín, un gran componedor, parece el hombre adecuado.  Máxime aún cuando Alberto imagina a Don Ricardo tejiendo contactos políticos comerciales con todo el Viejo Continente.  Alfonsín es conocido y valorada su ética política en las tierras de la Unión Europea. 
Fernández y Alfonsín comparten una similar mirada de los problemas del mundo actual y consideran, cada uno con su doctrina, que la salida es el humanismo y una mirada práctica solidaria en la acción cotidiana. Ven la política desde la vocación de servicio y no desean ser peones serviles de un capitalismo salvaje que de ninguna manera aprueban.  
Ricardo Alfonsín continuará siendo radical. La raíz cultural histórica de la UCR popular y republicana descansa en el ADN del hijo dilecto de Chascomus. Desde ya, pensamos que su gestión será positiva para el bien de nuestra Nación. 
La concordia entre el presidente y Alfonsín, se nos ocurre, es un fruto sembrado en aquel icónico abrazo de Balbín con Perón que muchos aún no comprenden o no quieren comprender. Los cavernícolas siempre añoraran sus lúgubres y primitivas cuevas saturadas de oscuro arcaico egoísmo. Los retrógrados sólo ponderan los arteros garrotazos de violencia inadecuada. La política es crear consensos de la mano de la respetuosa persuasión.  
Alfonsín, más que embajador, será un puerto de esperanza para una Argentina que necesita desesperadamente del esfuerzo colectivo de todos sus hijos. 
Alberto Fernández llamó a Ricardo desde Alemania para reiterar su ofrecimiento y pedido de ayuda al histórico dirigente radical. La petición fue de tal magnitud que las patrióticas fibras de Alfonsín se movilizaron y aceptó el singular desafío de llevar la voz nacional a Europa. Además, les recordó a miembros de su partido que su padre tenía embajadores justicialistas en su gobierno y que no dejaron de ser peronistas por aceptar colaborar con la Nación, cumpliendo una aceptable responsabilidad. 
Alberto desea trabajar en equipo respetando la impronta e identidad propia de cada persona de su gobierno. Ricardo es un idealista que siente que una Argentina más justa y equitativa es posible de construir. 
Entre los fundamentalistas de la grieta suicida y los constructores del sano consenso se debate con angustia la patria que debemos edificar. 
DIOS ilumine el corazón de nuestros dirigentes. Por nuestra parte, nos alegramos del fraternal diálogo de Alberto con Ricardo. La historia con su infalible perspectiva sabrá juzgar con ecuanimidad las decisiones de nuestros dirigentes.  

          Máximo Luppino

Leer completo...

MACRI ENSAYA SU RETORNO


Para Mauricio Macri, fútbol, política y poder son eslabones de su dilecta cadena de personales objetivos y ambiciones. Esta situación explica su reciente e inesperado desembarco en la FIFA como presidente de la fundación de la tan desprestigiada como poderosa entidad futbolística mundial. 

Mauricio tendrá acceso a una millonaria cifra en dólares para manejar a su discreta decisión. ¿A quiénes “ayudará y estimulará”? ¿Será una vez más el fútbol un trampolín político para sus planes de retorno al poder?
Las casualidades no existen. Sí imperan las causalidades. Así que ya que Mauricio protagonizó una gestión presidencial llena de gambetas y caños, con jueguitos para la tribuna, con escasos goles y muchos pelotazos a cualquier parte, no es extraño que se entremezcle con la institución, para muchos, tildada como la más mafiosa por excelencia.  
Macri prometió en campaña un “Cambio” profundo y llamativo. Pero como en el popular deporte, pasión de multitudes, encaró para delante para, en realidad, jugar una intrépida “chilena” pateando los intereses de la Nación para atrás, desconcertando a propios como a extraños. La carrera del ex primer mandatorio de la Nación comienza con la presidencia del club Boca Juniors, luego la Jefatura del Gobierno de la Ciudad con su frondoso y envidiable presupuesto y la singular laboriosidad de Rodríguez Larreta. Así se proyecta Macri a la presidencia de la Nación. 
El éxito que le sonrió a Mauricio en Boca y en la Jefatura de la Ciudad le fue más que esquivo en la presidencia nacional,  con casi la mitad de la población sumida en la extrema pobreza, una inflación que colocó a los habitantes  en un estado de angustia permanente, dibujando una oscura noche en la esperanza de los argentinos. Así fue que pierde la posibilidad de su reelección a la primera magistratura, siendo vencido por la dupla de los Fernández.   
Macri demuestra ser el político  más audaz del arco opositor, capaz de culpar a sus socios predilectos como los autores de sus propios yerros. Así lo expresó en una reunión llevada a cabo en la Provincia de Rio Negro, donde sus ministros y la UCR eran los responsables, según sus dichos, del desastre que él lideró. 
En el PRO no se avizora al día de la fecha una persona capaz de arrebatarle su poderoso caudillismo, cimentado en un fervoroso antiperonismo ancestral al que le rinde profundo y devoto culto. 
El destino de las fuerzas opositoras está en mano de las acciones de gobierno del presidente Alberto Fernández. Una gestión aceptable que controle parcialmente la inflación y proyecte empleo genuino destrozará toda maniobra opositora por ingeniosa que sea. 
Alguien dijo que se practica deporte con la impronta con la cual se vive. Así hay jugadores impetuosos, habilidosos y retraídos. Mauricio, se nos ocurre, juega si él es el dueño de la pelota y cuando tiene en sus pies la esférica mira del reloj para especular con el tiempo que es, en definitiva, el gran tirano de las grandes jugadas de las personas. 
¿Se tirará de cabeza Macri en el área de penal? ¿Especulará con los desencuentros del equipo rival? ¿Buscará “seducir” algún réferi distraído para que consagre sus tiros al arco?
El poder del dinero es asombroso y sorprendente, sólo empalidece con los designios sagrados del solemne protagonista de todas las canchas, el que marca y determina el comienzo y fin de las puerilidades mundanas. 
El soberano del todo tiene en sus manos el silbato magistral de la durabilidad de las jugadas. 

        Máximo Luppino

Leer completo...

PARTIÓ SARAVIA, EL QUE SIEMPRE CANTARÁ

viernes, 24 de enero de 2020


El 17 de enero del 2020 partió el sublime zorzal criollo, el romántico trovador salteño que con su trino argentino conmovía a toda nuestra Nación. 

Juan Carlos Saravia, el músico de su terruño amado, el cantor que desafiaba las oscuras enigmáticas noches con sus dulces versos, apurando la llegada del amanecer con sus rítmicas melodías. Tantas personas gastaron sus palmas aplaudiendo al cantor salteño dentro y fuera del país que su partida es tomada como una promesa de perpetuidad, un juramento de permanencia eterna para con nuestra patria ávida de la hermosura sonora del que canta para abrazar a sus hermanos. 
Esa ya legendaria guitarra criolla supo armonizar verdades en tonos campesinos de profunda provincianía. Es que cuando Los Chalchaleros se plantaban en los escenarios, las almas se regocijaban de profunda dicha Argentina. 
Saravia partió para jamás dejarnos.  Se refugió sólo un rato para jugar con el pentagrama de las canciones del pueblo. Develará más melodías de su sagrada tierra. Juan Carlos estará presente en cada zamba, canción y chacarera que surja bajo la luz del nacional pabellón.  
Cuando un artista es amado por tantos millones se confunde su ser con el espíritu de las multitudes, como las olas del mar rompe su impronta de pura fuerza en las doradas arenas del tiempo sin fin. Cada estrofa es una semilla inmortal de esperanza celeste, cada canción un pedazo de Argentina hecha sonido que muestra al mundo su sublime y bella identidad indómita. 
Mientras Argentina posea cantores de la valía de Juan Carlos Saravia, las bendiciones del Altísimo continuarán llegando a la gente en cada escenario, en todas las peñas de todos los rincones de la patria. Sólo hace falta una guitarra. Quizás, también algún bombo y todas las ganas de cantar con gratitud a la vida. 
Burlona paradoja de la muerte, que las personas que más amamos son aquellas a las que  ella se empeña en arrebatar. Hoy queremos a Juan Carlos más que ayer, más que siempre. 
¡Gracias, Chalchaleros, por tanto amor! ¡Gracias, Juan Carlos Saravia!

    Máximo Luppino

Leer completo...

DENTRO DE LA LEY, EL ORDEN - FUERA DE LA LEY, EL ABISMO

viernes, 17 de enero de 2020


Las leyes y normas deben cumplirse si pretendemos vivir en una sociedad con valores éticos. Es decir, con garantías elementales que nos permitan expresarnos, producir y desarrollarnos con claras reglas de indispensable convivencia social. 

Valoramos el esfuerzo del presidente Alberto Fernández  de conducir la República con el respeto adecuado a los demás poderes de la democracia. El considerado trato con las fuerzas políticas de la oposición es fundamental para lograr objetivos que superen las mezquindades frecuentes de las fracciones políticas en pugna. 
¿Es necesario que Sergio Berni y Oscar Parrilli cuestionen airosamente en público los criterios presidenciales? Ya sea en materia de seguridad o en el delicadísimo tema de los supuestos “presos políticos”.  En una Argentina que desea superar la pobreza extrema de inmensas capas populares y el imperante desafío de producir para generar empleo digno y desarrollarnos con determinación y dignidad, ciertos comentarios de funcionarios asoman, por decir lo menos, como desubicados e improcedentes. ¿Torpeza, vedetismo o fuego amigo? Esa es la pregunta en danza.
Hay que trascender la nefasta idea de: “Los nuestros, libres; los opositores, presos”. Sólo la justicia atenta, honesta y aceitada debe determinar quiénes quedarán libres y quienes procesados, acorde a los hechos objetivos que llevaron a cabo. 
La crisis de la República no admite acciones de “lobos solitarios”, de supuestos miembros de la misma manada política. El fuego amigo es el más doloroso, a la vez que es el más lacerante. 
Señalamos estos hechos por la preocupación que genera en los que ya vivimos la Argentina del desencuentro y los enfrentamientos entre hermanos. Mejor es “curarnos en salud” que lamentarnos después. Existen carroñeros merodeando que sólo pretenden personales ganancias. 
El General tan amado por generaciones dijo: “Dentro de la ley, todo; fuera de la ley, nada”.  Es un tiempo adecuado para recordarlo. Los atajos nos conducen al laberinto de lo incorrecto. Cierto grupo del poder judicial debe perfeccionarse y transparentar su proceder. Esta evolución debe generarse desde dentro del mencionado poder, de la mano de la mayoría de individuos de bien que trabajan en este pilar fundamental del país. 
El presidente de la República emprenderá un fundamental viaje a Israel. Ir a Jerusalén el 23 de enero, cuando se conmemora el 75 aniversario del descubrimiento del campo de concentración de Auschwitz, es de suma importancia para luego, el 31 de enero, visitar al Papa Francisco. Allí, entre otras cosas, se decidirá la posible visita de Francisco a la Argentina y se acordará el nombre del embajador nacional ante el estado Vaticano.  Israel y el Vaticano, dos necesarios extremos que Argentina necesita conciliar para mostrar una convivencia responsable y ordenada en el marco de nuestros intereses internacionales.  
La política mundial es la matriz que forja un claro destino de Nación. Mientras esto sucede, los que arrojan cohetes en los velorios deben guardar la pirotecnia verbal y actuar en la forma más constructiva que imaginen para el bienestar de la gente. 
El orden no es represión ni castración de la individualidad. El orden es el majestuoso e indispensable factor que nos permitirá desarrollarnos en justa ecuanimidad.  
Casi todo puede esperar un poco, menos los remedios para los jubilados, los alimentos para los que padecen hambre y el empleo para los desocupados. Este es el desafío que debe enfrentar no sólo el señor presidente, sino los funcionarios, políticos y dirigentes de la República. 
Honrar el trabajo político es construir soluciones. Significa servir al prójimo con el respeto adecuado. Mucho es lo que está en juego como para tolerar conductas incorrectas de adolescentes de la función pública. 
Construir, cimentar, armonizar orden en función del semejante es el irrenunciable objetivo a cumplir con suma celeridad. 

                 Máximo Luppino

Leer completo...

LAS IDEOLOGÍAS, UN ESCOLLO A SALVAR

domingo, 12 de enero de 2020


Desde que las personas comenzaron a pensar se hizo presente el ordenamiento de las ideas. Es decir, conformar un sistema en el que el criterio y la intencionalidad establezcan lo que llamamos ideologías. 
Los partidos políticos exhiben una particular doctrina de acción fruto de su ideología, de su filosófico juicio de operación. Este proceder es correcto, más aún, juzgamos apropiada la existencia de diversas ideologías, siempre y cuando no se conviertan en una cárcel del pensamiento libre e inspirador. 
La razón de la presencia de las ideologías es poseer un marco de referencia para el pensamiento y la acción concreta, pero de ninguna manera que se conforme en un “todo” que limite el explorar ideas nuevas y que niegue la expansión de la conciencia.  Las ideologías florecen para luego de un tiempo prudencial, acorde a la evolución de las personas, sus necesidades intelectuales y espirituales, dar paso a nuevas formas de pensar. O sea, a una nueva y más adecuada ideología para el presente del ser humano.  
Hoy presenciamos una crisis singular en Medio Oriente, donde los Estados Unidos de Norte América, a punta de misiles, mantiene un frágil “orden” que es desafiado constantemente por gran parte del Mundo Árabe. En tanto, China y Rusia desean ser protagonistas, y en una gran medida ya lo son, de un mundo que está vertiginosamente mutando hacia un nuevo orden planetario. Otra lamentable situación de crisis política sufre el hermano país de Venezuela, donde Nicolás Maduro atropella derechos propios de una oposición que merece ser escuchada  y tenida en cuenta. 
Claro está que lo que más nos preocupa es el estado crítico de suma pobreza e inflación que angustia a la población toda. Es en este esquema nacional angustiante donde decimos que debemos trascender los límites ideológicos. El gobierno de Alberto Fernández debe pensar solamente en sacar a la Argentina adelante, sin importar con quien comercie, hable o intercambie intereses mientras el fin económico represente un bienestar para nuestra Nación y el pueblo que la habita.
China, EEUU, Rusia, Europa o el Mundo Árabe no nos deben importar. Es tiempo de salir del pozo con la escalera que más a mano se presente. Luego de superada la crisis y con economía estable y una población sin hambre y progresando, entonces ahí y no antes, abramos el debate ideológico. Ahora sólo importa el progreso Argentino.    
Japón y EEUU se asociaron luego de las atrocidades de la segunda guerra mundial. El beneficio fue y es enorme para ambos países. Alemania y Francia renunciaron a continuar enfrentados y a vengar viejas ofensas, también se asociaron y ambas naciones conforman la poderosa Unión Europea (UE). 
El mensaje es claro: primero el sano interés de progreso y evolución, la superación de la miseria; luego, si cuadra, vendrán las superadoras ideologías con sus frescas fragancias de bienestar, libertad y justicia. 
Que ningún talibán criollo pretenda embarcar a nuestro país en una cruzada suicida o tomar absurdo partido por lejanas rencillas, mientras nuestros hermanos más humildes  no tienen qué comer. La primera obligación de los dirigentes es atender a nuestros semejantes dolientes y sumergidos en la criminal  pobreza. 
¡Primero Argentina!
 ¡DIOS nos ilumine en este ineludible y primordial propósito!  

                    Máximo Luppino

Leer completo...

ALBERTO, UN MES A TODO VIRAJE


En poco más de un mes de ejercicio en el gobierno, las acciones del presidente Alberto Fernández fueron minuciosamente analizadas y sopesadas renglón por renglón. Hasta el popular y simpático Dylan, la persona no humana miembro de la familia presidencial, fue motivo de los más diversos e imaginativos comentarios.  

Esta actitud de profunda observación del gobierno de Alberto, por la población toda,  era de esperarse y su origen se encuentra en la profunda inquietud emocional social imperante teniendo en cuenta la gravísima crisis en que dejó a la Nación el gobierno de Mauricio Macri, para muchos el peor gobierno de la democracia Argentina. 
Si bien un mes de gestión es insuficiente para describir un profundo diagnóstico político, sí podemos afirmar que “las peores profecías” difundidas por los devotos del liberal mercado y los “anti” de siempre no sucedieron. Todo lo contrario, Fernández en pocos días dibujó una media sonrisa contenida en los rostros más sufridos de la República. La atención de los hermanos con hambre es motivo de ocupación de los más altos funcionarios de la Nación y de la provincia de Buenos Aires. El dolor de los que menos tienen se encuentra en verdad presente en la agenda presidencial. En poco más de 30 días Alberto aplicó un drástico y firme viraje en la acción gubernamental. Los seres humanos son considerados mucho más que una desalmada estadista en un programa informático. El hambre comenzó a ser combatida como lo que es: El enemigo más cruel de un país con valores humanistas y cristianos. 
Macri miraba hacia el norte del continente Americano, de rodillas con devoción temerosa y resignada por los dueños del látigo con que el imperio flagela pueblos en todo el planeta. El Frente de Todos se anima a mirar de igual a igual al matón más prepotente del globo. Es que el Peronismo nació con la sublime impronta de una Nación de verdad y no como un vulgar y deprimente país satélite de los opresores de turno. ¡Somos Argentina, una Nación de indómitos criollos!
¡Con respetuoso orgullo sentimos que el peronismo está presente! Claro que falta todo por hacer. Un mes, sólo fue un golpe de timón en la dirección correcta. No hay doble comando ni monjes negros en la corte de la Rosada. Sí, claro, hay disidencias y una pluralidad de opiniones y criterios propios de hombres libres viviendo en democracia. 
Están los hijos de las sombras anímicas, los cipayos de siempre, los que su sueño más excelso es limpiar las botas de los que los pisan. Miserables crónicos, “refutadores de leyendas”, merodeadores furtivos de ideales que no se animan a sentir por suma ignorancia con una abundante dosis de cobardía, a ellos hay que ayudarlos a sentir el espíritu indomable y soberano de nuestro sagrado pabellón nacional. 
Lo que está en juego no es el futuro político de Alberto Fernández, lo que ponemos en valor es el futuro de la patria, el bienestar de más de 40 millones de argentinos y de todos los mortales que deseen con honestidad vivir bajo el suelo da la República.  
¡Las personas somos dulces almas inmortales pasajeras en la sublime gloria inmensa de nuestra amada Argentina!

                Máximo Luppino 

Leer completo...

¡NADIE SOBRA!

domingo, 22 de diciembre de 2019


La inclusión es la consigna a seguir. 
La inclusión social del semejante, del otro, del vecino, del familiar es el mandato ético insoslayable que la vida nos dicta aplicar en este tiempo donde el cemento y la bárbara indiferencia por nuestros pares parecen reinar en paralelo. La atroz actitud del descarte humano es aplicada por las mentes escasas de luz, por el capitalismo materialista salvaje que “venera” una moneda de cobre despreciando irreverentemente la diamantina belleza del alma celestial. 

El insecto más pequeño y en apariencia “sin importancia” posee una razón de ser. Esto se comprende cabalmente cuando la conciencia se amplia y se ve con la sabiduría del alma. Si esta criatura diminuta es importante, imagínate cuánto más aún lo es un ser humano pensante y capaz de reflejar profundos sentimientos. 
El que descarta a los demás en verdad se autoexcluye a sí mismo del bienestar espiritual de saber que lo que “damos es lo que recibiremos”. Reflejar solidaridad y compasión significa un acto de armonía con la generosa y universal creación. 
En la persona que se traslada en silla de ruedas está germinando el próximo maratonista, en el mudo subyace el inspirado orador que conmoverá a grandiosos auditorios con su aterciopelado y dulce verbo. Los dañados ojos físicos en muchas ocasiones despiertan el tercer ojo etérico capaz de apreciar paisajes ocultos tras las sombras de las humanas distracciones.  Ojalá no exista dolencia alguna de ningún tipo ni forma, pero es correcto saber que detrás de cada inconveniente impera una oportunidad de superarnos. 
El flamante presidente de los argentinos, Alberto Fernández, nos recordó que: “¡Nadie sobre en la Argentina que debemos construir entre todos!”. Esto es verdad, el individualista “YO” tiene que transmutarse en el nosotros. Si lo creemos lo lograremos, si pensamos que es posible mejorar, seguro mejoraremos. El escepticismo decreta infortunios personales y sociales. El sano optimismo laborioso y constante construye maravillas majestuosas. Decretemos bondad y prosperidad y actuemos en consecuencia, de esta forma todo logro es posible alcanzar. 
El desconfiado ve obstáculos en la más brillante y despejada avenida, su amargura personal no le permite disfrutar de las mieles de la realización grupal. 
La navidad perfuma nuestras horas de vigilia. El 2020 está llegando con nuevos esperanzadores susurros de deseados progresos. Nosotros somos los “Artífices de nuestro destino” decía el Gran General, y es una verdad incuestionable. Piensa bien, imagina bien y las oportunidades correctas aparecerán delante de nosotros. 
¡Nadie sobra! Todos tenemos voluntad, pensamientos y sentimientos que aportar, pequeñas y cotidianas acciones correctas logran despertar al heroico gladiador que en nosotros reside.  
Pobres, ricos, altos y bajos, creyentes y agnósticos, unitarios y federales, todos despleguemos un manto de comprensión sobre los que nos rodean y veamos el corazón hermano en cada persona. La Argentina próspera y justa se desarrollará con trabajo y sentimientos nobles. La violencia es una muy dolorosa pérdida de tiempo. La belleza aflora en la armonía de nuestras ideas. 
¡Para un argentino no hay nada mejor que otro argentino! J.D. Perón
En esas luces coloridas e intermitentes de tu árbol de Navidad junto al milenario pesebre de vida impera una infinita promesa divina de bienestar divino. Aceptemos con gratitud el bien que apare a nuestro rededor. 
Incluye en tus deseos de progreso buena ventura a todos. Esto será el principio del fin de nuestras penurias.
 ¡El árbol navideño ilumina a todos los corazones por igual. Felicidades para los que sufren y pasan necesidades o enfermedades. “Todo mejorará en el futuro si hacemos un esfuerzo espiritual en el presente”
¡Feliz Navidad!
                                                                        Máximo Luppino 

Leer completo...