LÁGRIMAS DE DEMOCRACIA HERIDA

martes, 12 de noviembre de 2019


Revueltas, balas, dolor y sangre derramada entre hermanos. La tierra madre de los pueblos pobres sufre por las batallas entabladas entre gente que siente devoción por la misma bandera. En nombre de las ideas y de la patria se mata y se muere ¡Qué diabólico e infructuoso absurdo!...

En nuestra doliente Latinoamérica la democracia cruje. Hay quienes la desean romper una vez más. “A río revuelto, ganancia de opresores”.
En enfrentamiento entre individuos de una misma Nación es uno de los despropósitos más crueles que la humanidad padece. La pasión encendida precede al fanatismo ciego, entonces impera la sinrazón. Todo lo distinto a nuestro sentir se torna en un “enemigo a destruir”. ¡Un cruel proceso de ceguera intelectual y de ausencia de bondad!
Claro está que muchos disturbios son incentivados en latitudes distantes, en países que desean acumular poder y riquezas con el hambre de sus semejantes sumergidos en la desgracia. 
Chile se encuentra padeciendo una situación impensada. Día tras día la presión de los manifestantes parece reclamar un nuevo orden institucional por una más equitativa distribución de las riquezas, con educación y salud al alcance efectivo de la clase media y empleados. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, no encuentra aún la forma de pacificar su país. La reforma de la constitución es ya un proceso irreversible, a pesar de la negación de la clase privilegiada que no desea compartir parte de su extrema abundancia. 
La hermana República de Bolivia padeció claramente un golpe de estado. Basta apreciar las declaraciones de Donald Trump felicitando a las fuerzas armadas bolivianas por “cuidar la constitución” para dejar muy en claro desde donde procede esta noche negra que los bolivianos sufren. 
Evo Morales fue destituido violentamente por fuerzas ajenas a los intereses de su Nación. Ahora reclaman lo que Evo ya había determinado, nuevas elecciones libres en Bolivia. ¿El nuevo “orden” dictatorial boliviano permitirá que Evo Morales se presente a competir si así lo desea? Hoy, el legítimo presidente Boliviano se encuentra exiliado en México. 
No desean los imperialistas de siempre que nuestra Patria Grande institucionalice sus ideales de libertad y bienestar. Nuestra defensa como latinoamericanos es más democracia ante los problemas que padecemos, comprendiendo que la democracia es una forma de vida que se alimenta cuando en verdad respetamos el criterio ajeno. Sin diversidad en las ideas no hay democracia auténtica. Antes de tomar partido apresuradamente debemos reflexionar sobre la importancia de la paz, el equilibrio y el respeto irrestricto hacia las instituciones de nuestros países. 
En la República Argentina tenemos que apuntalar cada día más nuestros valores republicanos y nuestros ideales sanmartinianos de libertad y soberanía. La mentira y la difamación están al servicio de intereses que nada tienen que ver con los anhelos de nuestros mayores próceres. 
En pocas horas asumirá la presidencia de la Nación Alberto Fernández, ungido como tal en sufragios libres. Argentina tiene otra oportunidad de crecer y desarrollarse. Sepamos aprovechar esta situación. Poco importa en qué presidencia comenzamos a crecer, el meritó, en tal caso será de todos y jamás de una sola fracción. Todos los argentinos serán necesarios para gestar un país mejor. 
Basta de calles pobladas de disturbios y violencia entre conciudadanos, no más saqueos, fuego y capuchas, golpes y palos. Sólo ideas superadoras en la mente y en el corazón de cada persona. El camino es el respeto genuino del sentir de nuestros semejantes. La empatía por la verdad se transmuta en vocación por el Bien Común en el rostro de nuestros hermanos. 
Un planeta sin esclavos asomaba como una hermosa utopía hace siglos atrás, hoy es una realidad. Pensemos hoy en vigorosas y bellas utopías, así mañana serán una realidad efectiva que Latinoamérica podrá gozar. 

            Máximo Luppino

Leer completo...

“POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU”

miércoles, 6 de noviembre de 2019


La cultura es la llave de la libertad y la belleza que conduce inexorablemente a la verdad. La educación cimentada en los sublimes valores de nuestra identidad latinoamericana es el sendero de la realización de nuestros pueblos relegados. 

México y Argentina poseen un gran potencial económico, pero por sobre todo un manantial fresco de fuerza renovada para una Latinoamérica menospreciada por los imperios, que fue explotada pero jamás dominada. Los hijos de la tierra no regalan su libertad a ningún tirano de turno, ni se arrodillan ante los fusiles infames o los muros discriminativos de los torpes de la humanidad.   
El pensamiento vivo de José Vasconcelos estuvo presente en la Conferencia Magistral que ofreció Alberto Fernández en la UNAM. Vasconcelos, el célebre pensador, político y escritor mexicano fundador del ministerio de educación de México, es el autor del lema de esta gran casa de estudio americana: “Por mi raza hablará el espíritu”. Y si algo más hace falta destacar sobre éste gran estadista mexicano, sumaremos otra de sus grandes ideas fuerza: “Un pueblo que pierde la fuerza necesaria para sacudirse el yugo, acaba por venerarlo. 
  El futuro es hoy en el clamor doliente de los pueblos por su bienestar. Debemos destacar las palabras de López Obrador cuando constantemente señala que lo peor para las naciones es la guerra. Este compromiso con la paz es irrenunciable y compartido por nuestro presidente electo. El camino de la realización adecuada de los pueblos latinoamericanos será arduo, laborioso pero en paz. 
La visita de Alberto Fernández a la hermana república de México potenció no sólo las relaciones bilaterales entre nuestras naciones, sino que revitalizó un fuerte y legendario criterio de autodeterminación latinoamericana.  La armonía ideológica entre nuestro presidente, Alberto Fernández, y el primer mandatario López Obrador es de destacar. Un futuro venturoso asoma para el bienestar de nuestros pueblos.
López Obrador contrasta benignamente con el oscuro perfil ideológico y discriminativo de Jair Bolsonaro que parece no estar a la altura espiritual del noble pueblo Brasilero.  
El universalismo que señalaba el General Perón desde el nacimiento mismo del Justicialismo, allá por el año 1945, reclama interrelación e interdependencia. Claro, una interdependencia fruto de la suprema percepción espiritual de evolución, más que una especulación económica para sumar frías divisas.  Así como ninguna persona “sobra”, todas las naciones desarrollan un rol en el desarrollo completo del planeta. 
Abrazar el universalismo sólo es posible desde el reconocimiento pleno de nuestra particular identidad. Se aporta desde la conciencia plena, no desde la borreguil y cómoda sumisión para con las potencias dominantes. La mirada es de igual a igual, sin jactancias ni profana entrega cultural. En este sentido, nuestra Nación tiene mucho para aportar de la mano de nuestra floreciente argentinidad. 
Con acordes de mutua cooperación transcurrió el primer viaje de Alberto Fernández al exterior desde que las urnas lo proclamaran presidente de los argentinos. El país elegido fue México y a la luz de los resultados apreciados, la elección se manifiesta como correcta y adecuada para la presente coyuntura política.   
La patria grande reclama trabajo y compromiso con nuestras propias e irrenunciables raíces. Así todos podremos entonar con legítimo orgullo el lema de la UNAM: “Por mi raza hablará el espíritu”

       Máximo Luppino

Leer completo...

BOLSONARO DELIRA EN SU PEGASO DE CALESITA

sábado, 2 de noviembre de 2019

Desciende, Jair, desciende. Es tarde y la calesita se encuentra pronta a cerrar. Tú sólo estás prolongando la jornada, mañana volveremos al carrusel y continuarás jugando con tu hermoso blanco Pegaso. 

Jair Bolsonaro, el hombre niño, se resiste a dejar sus juegos con aire de delirios bélicos. -Tengo que combatir a los negros, los homosexuales, los comunistas y ahora también a Alberto Fernández.  La voz austera de la conciencia más profunda resuena llena de cariño: -Mañana no será  necesario luchar contra los semejantes.
El rostro de la conciencia es visitado por pesadas lágrimas de dolor mientras recuerda algunas de las frases más desafortunadas de Jair: 
“Sería incapaz de amar a un hijo homosexual, no voy a responder como un hipócrita, ante eso, prefiero que un hijo mío muera en un accidente” 
“Tengo cinco hijos, fueron cuatro hombres. Ahí en el quinto me dio una debilidad y vino una mujer”
 “No corro el riesgo de que uno de mis hijos se enamore de una mujer negra porque fueron muy bien educados”…

Jair Bolsonaro, presidente del hermano país de Brasil, posee pensamientos que atrasan varios siglos. Encerrado en ideas discriminatorias y retrógradas, observa necias diferencias entre sus semejantes. Parece no valorar la creación y está alejado de los sagrados conceptos de unidad y parentesco de la humana raza planetaria. 
El Bolsonaro que llamó a votar por Mauricio Macri se encuentra furioso por el libre albedrío del pueblo argentino que mayoritariamente eligió como primer mandatario a Alberto Fernández.  
¿Cómo el pueblo Argentino desoyó los deseos de Jair? Brasil y Argentina poseen una larga historia de fraternidad, colaboración y negocios en común. No permitamos que un delirante empañe la simpatía y paz que nuestros pueblos se profesan mutuamente. Los gobernantes se suceden unos a otros, los pueblos permanecen y continúan su derrotero hacia su bienestar y felicidad. Para muchos esto implica su comunión con DIOS. 
Señor presidente del noble pueblo brasilero, comulgue con la realidad, descienda del Pegaso de madera, usted no es Zeus, es un sublime mortal como todos nosotros. Con errores y aciertos transitamos todas las personas el sendero del aprendizaje, sin importar el color de piel, ideologías políticas o particulares creencias. 
En las últimas horas, anunció Bolsonaro que no concurrirá a la asunción presidencial de nuestro presidente Alberto Fernández. Como si su ausencia empañara la importancia institucional que este hecho democrático significa para la región. Jair pronto tomará conciencia de que la historia continúa su inexorable marcha. El destino hace caso omiso a los caprichos de los beligerantes. 
Jair, montado en su Pegaso de calesita, da vueltas y vueltas por los laberintos de sus obsesiones, sin percibir que no avanza un solo centímetro. Solo da vueltas en el mismo equivocado sitio de ignorancia en el que reside. 
Alberto Fernández no guarda rencor alguno hacia Bolsonaro, sólo prefiere una amable conversación con Lula. Alberto trabajará para un mejor entendimiento entre nuestros dos pueblos. Mientras, pareciera que Jair buscará otra batalla tonta que perder. 

           Máximo Luppino

Leer completo...

FRANCISCO CONFIRMA SU VIAJE A LA ARGENTINA

martes, 29 de octubre de 2019


El Vaticano monitoreó minuciosamente el transcurso electoral del 27 de octubre pasado en nuestro país; mostrando, puertas adentro, una profunda satisfacción por el resultado de las urnas que consagró a Alberto Fernández como primer mandatario.  Con el dictamen concreto de la voluntad popular sobre el celeste escritorio papal, rápidamente se ha revitalizado el tan aguardado plan de Francisco de visitar su amada tierra argenta. 

La luz verde al viaje de Francisco cobra dimensión concreta a partir de sintonías políticas y sociales afines entre el jefe de la cristiandad y nuestro flamante presidente electo. Se aproxima un tiempo de diálogo y colaboración fecunda entre el Vaticano y La Rosada. 
Vocación de consenso, prudencia y compromiso con los humildes son las características de Alberto Fernández que más valora el Papa, además de una doctrina social y política que los vincula en su afán de la construcción de una sociedad más justa con igualdad de derechos para todos, sin hambre estructural generada por un capitalismo voraz, brutal y salvaje. 
Creemos que con la etapa política que comienza el próximo 10 de diciembre muchas cosas cambiarán para mejor en el país. Entre ellas que cesará la campaña de difamación y arteras desconsideraciones que sufre el Papa Francisco, orquestadas desde un núcleo de poder reaccionario y conservador que guarda sanguínea afinidad con Mauricio Macri y Marcos Peña. Es ridículamente torpe no reconocer el valor que tiene para el mundo el liderazgo poderoso de Francisco en el escenario mundial. Mientras el mundo lo elogia, aquí en su tierra, lo critican sin reales fundamentos y con profana malicia. 
Alberto Fernández gobernará con mirada compasiva hacia los humildes de la patria, buscará crear empleo recostándose en las empresas nacionales, tratará que la república esté iluminada por una sensibilidad del corazón a flor de piel. Así, los “mejores días de los trabajadores” volverán a ser una realidad concreta. Fernández, gobernará bajo la armoniosa cúpula del consenso popular, junto a los gobernadores e intendentes, pensando en una patria federal como la soñaron San Martín y Juan Manuel de Rosas. Las fuerzas vivas de la Nación estarán presentes en las decisiones trascendentales de la república, viviremos días de sano poder compartido. 
El reencuentro de Francisco con su tierra será más que emotivo, es el abrazo del hombre con sus raíces, con su íntima sagrada cultura, con su historia de misionero apóstol de la igualdad. Una visita con sabor a gloria celestial que se reflejará en el alma de la patria. Un episodio postergado por los mediocres que deseaban un escándalo fabricado para socavar la grandeza del Papa argentino. 
Quizás entonces tomemos cabal conciencia de lo que significa tener un santo Padre oriundo de nuestra pampa indómita y buena. 
Francisco, Alberto y la gente conformarán una trilogía de bondad pugnando por el bien común. Un tiempo mejor se está construyendo para todos. 
La visita de Francisco se concretará exitosamente bajo la bendición de DIOS y el deseo de encuentro de la gente con su pastor mayor. 
Argentina es tierra de amor y paz, fe y trabajo fecundo. Los dirigentes deben dejar crecer la inspiración latente en corazón del pueblo. No interferir puede ser una virtud que los gobernantes deben ejercer.
¡Te aguardamos con Fe, querido padre Francisco! 

           Máximo Luppino

Leer completo...

2019: BRADEN O PERÓN

martes, 22 de octubre de 2019


En muchas ocasiones la historia parece reiterarse. En verdad sucede este fenómeno tan particular cuando las naciones no han superado adecuadamente las exigencias éticas del tiempo vivido. Entonces, las lecciones por aprender retornan ataviadas de nuevos coloridos ropajes, guardando las asignaturas pendientes hasta que podamos asimilar completamente sus concretas enseñanzas. 

Ayer fue Braden o Perón. Hoy, la disyuntiva es Macri o Fernández. En el pasado, el pueblo de la patria dijo: Perón, y así comenzó un proceso de robustez económica, soberanía política real y justicia social como nunca se había vivido en nuestra amada Argentina. Fue en ese maravilloso momento de la República cuando se acunaron máximas de profundo contenido de vida que marcaría para siempre la cultura de nuestra patria. Una de ellas fue: “Aquí, los únicos privilegiados son los niños”. Un amplio bagaje de leyes protegía con un anillo de amor a la familia y a los menores, construyendo para ellos una infancia feliz. En ese adecuado contexto nacieron los “Campeonatos Evita” donde niños y jóvenes se educaban en el marco de la sana exigencia del deporte. 
Otra sentencia que el paso del tiempo la entronó como cierta fue: “Los días más felices de los trabajadores fueron peronistas”. Claro, una batería social de normas sanas les dieron dignidad a los trabajadores. Se organizaron en sindicatos con sus obras sociales. Entonces, “el amo se convirtió en empleador” y “el esclavo se tornó en digno empleado con derechos, merecedor de un salario justo”. El General Juan Domingo Perón calificó a su movimiento como “Nacional, popular, humanista y profundamente cristiano”. De manera más popular se autocalificaba como: “Ni yanqui, ni marxista, Peronista”. Se ubicaba, de esta manera, alejado de los dos ejes dominantes en el mundo. Es que el Justicialismo mira de igual a igual a cualquier país de la tierra. Justamente por esto jamás nos pareceremos a Canadá ni a Australia, dos satélites coloniales del imperio Británico. El sangriento y cobarde golpe de estado de 1955 truncó la edificación de la Argentina grande. Pero el pueblo jamás olvidó a Perón. Un día, luego de 17 años de exilio, el General retornó a su patria, y una sonrisa postergada se volvió a dibujar en el rostro de los humildes. El peronismo, al que tantas balas pretendieron matar, se encontraba vivo y protagonista del destino argentino una vez más. 
Hoy, Macri parece encarnar aquellas foráneas intenciones del embajador norteamericano llamado Spruille Braden. Mauricio favorece a los poderosos, entierra la industria nacional y hambrea a la gente empleada. La contracara de este proyecto entreguista de Cambiemos es una vez más el movimiento del General, hoy encarnado por Alberto Fernández en el denominado Frente de Todos. 
Ayer Braden o Perón, hoy Macri o Fernández. Es el destino que a gritos nos llama a concretar aquella revolución inconclusa del amor al prójimo que profesó Eva Perón. Donde la persona estaba ocupando el centro de la escena, como protagonista indiscutida de un nuevo tiempo justo y fraternal. 
Muchos economistas nos taladraron la cabeza mencionando al hermano país de Chile como un ejemplo de economía sana y crecimiento sostenido. Hoy, ya se contabilizan casi una veintena de muertos y saqueos con revueltas violentas de gigantesca magnitud.  Parece que Chile “crecía” sometiendo al hambre a miles de trabajadores. No existe grandeza con gente viviendo en extrema necesidad sin poder educarse ni progresar adecuadamente en sus vidas.  Las cuentas bancarias abultadas sin atender a los pobres encierran un conflicto social inevitable. La perfecta doctrina peronista está hoy más vigente que nunca. El pueblo argentino así lo señala, mostrando su preferencia electoral por sobre un capitalismo salvaje y criminal. 
El General siempre vuelve. Hoy en el rostro de Alberto Fernández. Con este nuevo retorno, volverán los días más felices de los trabajadores y los humildes de la patria.
 ¡El justicialismo es la sal de la tierra argentina!
            Máximo Luppino

Leer completo...

ALBERTO Y SU DEDO ENIGMÁTICO

lunes, 14 de octubre de 2019


Por sobre los miles de desocupados, más allá de la galopante inflación diaria, más lacerante que los millones de pobres e indigentes de la patria y del abandono de nuestros abuelos, para Cambiemos se tornó una violenta blasfemia el “dedito de Alberto Fernández”. ¡Qué llamativa y superflua tabla de valores de las huestes amarillas!

El primer debate de candidatos a la presidencia de la República  transcurrió en la majestuosa y bella Universidad Nacional del Litoral en Santa Fe. Muy variadas interpretaciones de lo ocurrido afloraron en los comentarios de  politólogos y periodistas. Un debate rico en lo gestual, donde el circo y la mentira mostraron sus rostros más hipócritas. 
Mauricio Macri nos habla como si gobernara otra persona, otro funcionario ajeno y distante, casi opuesto en su totalidad a lo que promete que lograría en un supuesto segundo mandato presidencia. El problema para el señor presidente es que pareciera que la mayoría de la población sabe que él es el mismo que somete a la República en la pobreza más intensa que se recuerde en nuestra patria. La gente le cantó “Piedra libre” a Mauri detrás del antifaz de mentiras y promesas recurrentes que esbozó en 4 años de angustiosa administración. 
Algunos comunicadores sociales y periodistas se mostraron insatisfechos por el contenido del debate presidencial. Claro, todo puede mejorar. Ellos mismos fueron los que manifestaron un exagerado horror por el reflejo gestual del docente Alberto Fernández con respecto a su dedo, ya a esta altura más que célebre.  Para dar un ejemplo, el candidato del Frente de Todos le dijo a viva voz y sin tapujos “mentiroso” al presidente de la República. Esto parece no llamarles la atención, o por ignorarlo o aceptarlo ellos mismos, pero sí tildaron casi de asesino y vehemente el dedito del candidato peronista.  Para algunos resultó el “dedo de Fernández” más peligroso que un 44 mágnum, cosas de periodistas comprometidos con la amarilla causa política.
Se dilapidan un promedio de 100 millones de dólares diarios para “mantener” un dólar que constantemente trepa la cuesta de su propia cotización.  ¿Rendirán algún día cuentas de esta irresponsabilidad mayúscula?
La poderosa empresa alimenticia ARCOR adelanta las vacaciones a partir del 4 de noviembre a 2500 empleados. Más aún, madura la posibilidad de cerrar definitivamente algunas de sus terminales. La población nacional consume mucho menos alimentos que la consumición histórica anual. Es un indicio tremendo de la pobreza  preocupante que crece día a día. En este marco de hambre imperante, con jubilados abandonados, sin capacidad de adquirir sus remedios, Macri busca su reelección ofendido por el dedito de Alberto. 
Importantes dirigentes radicales, que hasta no hace mucho acompañaban a Cambiemos, hoy dialogan en forma fecunda con Fernández. Es bueno que esto ocurra, la patria debe encontrar su horizonte de grandeza. La salida es entre todos los hombres de buena voluntad. 
30 ciudades, 30 propuestas, con inconsistente atuendo, manotazos de ahogados en la correntada feroz del río de la historia en las que parecen sus aguas canturriar: ¡BASTA MACRI!...
Quizás, el dedo agitado de Alberto encierre la impotencia de millones de argentinos defraudados con la política cruel de Macri. Tal vez, ese dedo no es más que una señal indicadora de que un tiempo más justo y humanista se avecina de la mano de un justicialismo amplio y patriótico, preocupado, como siempre, por los humildes de la patria.
El fin de algo horroroso y oscuro se aproxima, junto al amanecer de una nueva esperanza que nace con una impronta federal y solidaria, donde todo argentino debe ser protagonista, sin importar su creencia o pertenencia partidaria.
 Argentina es nuestro hogar, así lo entiende Alberto Fernández. Más allá de todo debate y creencias, la salida es con trabajo, responsabilidad y patriotismo sobre todo. 
                          Máximo Luppino

Leer completo...

ABSURDAS MANIOBRAS DE RESURRECCIÓN

lunes, 7 de octubre de 2019


Mauricio maquilla laboriosamente la degradada momia de la economía nacional para que parezca viva y rozagante, Pero el cadáver financiero está putrefacto siendo ya devorado por los gusanos de la hambruna reinante.

Macri cometió “homicidio premeditado” con los salarios de los empleados. Atentó con feroz crueldad contra las pequeñas y medianas industrias nacionales, ahogando a miles de familias emprendedoras que son portadoras de trabajo y progreso argentino. 
Hoy, nuestra economía se asemeja a tierra desértica, arrasada por la indiferencia de los que gobiernan. La apuesta de Cambiemos fue a fortalecer a los grandes grupos transnacionales en contra del sano empeño de nuestros pioneros de la industria y el comercio. 
Estamos a pocos días de las elecciones generales y el presidente de la Nación descarga toneladas de promesas huecas de toda posibilidad de efectiva concreción, ocupando un lugar público que orilla la insana ridiculez. Este nuevo manantial dialéctico parece perjudicarlo electoralmente más aún que sus propios reiterados fracasos. 
Claro, Macri recurre a lo que mejor sabe hacer, es decir: mentir, embaucar aprovechándose de la buena fe de muchos conciudadanos. 
Los índices de pobreza se encumbran en un despiadado 40%. En las oficinas de análisis político son observados estos guarismo con seria preocupación, pero en los barrios de nuestra provincia, donde las estadísticas poseen rostro concreto de dolor, familia y nombre, la cotidianidad del sufrimiento se torna desesperante. El hambre nunca supo esperar. La falta de casi todo, la miseria en las miradas perdidas de los más pequeños nos produce una inmensa impotencia. ¿Por qué tanta saña contra los humildes de la patria?
Es tarde para Mauricio, que vuelve a prometer lo que en 4 años no deseó realizar. No es “algo” que salió mal, es un sistema que azotó con malignidad a los obreros y clase media de la Nación. ¿Por qué Mauricio?  
El barrio derramó demasiadas lágrimas de dolor ya. Ahora sólo queda la frialdad que Cambiemos sembró en los corazones buenos de los mansos de la patria. ¿Por qué, Mauricio, tanto odio? 
Nuestro pueblo como expresión inmortal de lo sublime no se detiene encallado en sus penurias provocadas por los sin bandera. Sigue su derrotero hacia la libertad, depositando sus esperanzas en aquellos que lo consideren y respeten en su profunda y completa dignidad. 
Dejen a la momia descansar en paz, ya falleció, está en otro plano. Es difícil resucitar lo que uno mismo mató.
Las calles murmuran con sano anhelo la Fórmula Fernández-Fernández. Otro tiempo cargado de fe nace en la república. La patria pide a gritos ser escuchada y cuidada. 
Alberto Fernández presentó en sociedad su plan “Argentina contra el hambre”, enmarcado como una causa nacional, justa y fraternal que nos va a potenciar como una Nación solidaria. Un esfuerzo justo que trasciende todo partidismo y fracción política. Es un compromiso del corazón para con nuestros hermanos más necesitados. Una gran causa común que todo individuo de buena voluntad abrazará. Socorrer y construir con empleo merecido a familias orgullosas de sus talentos y labor, sintiendo útil a sus semejantes. 
¡DIOS inspire a las nuevas autoridades para que impere la justicia de que toda persona tenga un trabajo honesto y pueda construir un futuro glorioso para sus hijos!
           Máximo Luppino

Leer completo...

MACRI REITERA PROMESAS INCUMPLIDAS

miércoles, 2 de octubre de 2019


El presidente de la Nación, en campaña, muestra una asombrosa capacidad de erguirse orgulloso sobre las ruinas que él mismo ocasionó y promete, para su eventual reelección, los objetivos que en 4 años no cumplió. O más bien nunca deseó concretar.   En verdad, más que impericia y torpezas en grado superlativo, el plan de los acólitos del Newman es dejar a nuestro país como satélite dependiente en grado extremo de las potencias imperantes. El concepto “patria soberana” le es ajeno a su arquitectura intelectual saturada de devoción por la cultura anglófila. Lejos de los humildes de la patria y de la clase media que lucha históricamente para brindarles una mejor calidad de vida a sus hijos, el horizonte del pro es beneficiar a las multinacionales que buscan pagar salarios de hambre y quitar derechos a los empleados. Prueba de esto es que a pesar de estar en campaña y de “mostrar su cara más sensible”, Mauricio Macri lanzó un DNU en el que recortó las indemnizaciones por accidentes laborales. Es decir, aquellos trabajadores que sufrieran lesiones o heridas, percibirán un costo mucho menor en carácter de indemnización por accidente y aquellos que fallecieran, sus familias obtendrán menores montos de dinero por la tragedia padecida. Una vez más, Mauricio mostró su rostro indiferente y cruel para con aquellos que sufren la pérdida de un ser querido en cumplimiento de su trabajo. 

En la Argentina de Macri cierran unas 40 empresas nacionales por día, talleres que surgieron del esfuerzo familiar constante. Algunas de estas industrias nacionales se mantienen de pie trabajando a pérdida, el orgullo por su labor los mantiene aún resistiendo. Estas empresas nacionales están más cerca de la epopeya heroica que de la especulación financiera usuraria, son emprendedores de sueños de construcción patriótica. Sus fábricas y talleres son cuna de la mejor cultura del esfuerzo argento. A estos hombres de bien, generadores de empleo digno, Mauricio también los dejó abandonados a merced de las garras de emporios transnacionales. 
Con esta realidad, más un índice de pobreza del 36% que amenaza con superar el 40% a fin del presente año, donde el 52% de los menores de 14 años pasan hambre, Mauricio organiza caravanas partidarias en busca de una temeraria reelección presidencial. El “Sí, se puede” es una burla política, infame y cruel para con nuestros jubilados y 16 millones de individuos que la están pasando muy mal. 
La flagelante inflación será del 54% anual,  un pasaje sin retorno para muchos, a las sombras de la despiadada indigencia lacerante. Mauricio promete bonanza para su hipotético segundo mandato. Habla como si fuera un opositor, no asumiendo la responsabilidad de la desocupación, inflación y penurias que lo tienen a él como autor insoslayable. 
Mauri, aparece como un romántico adolescente paseando despreocupado por el perfumado rosedal de su propia irresponsable e irreal fantasía.  Mientras, la República padece arrasada por el dolor de la hambruna creciente. 
Macri es gobierno, promete mejorar la condición de vida como si otro tuviera las riendas de la administración. Mauricio, un oficialista irresponsable con vocación de mitómano crónico. 
“Si, se puede”. Se puede estar peor si Cambiemos continua por 4 años más al frente del ejecutivo nacional. Obstinado como pocos, el primer mandatario no comprende que el efecto de sus arbitrarios actos le traen demasiados sufrimientos a los habitantes de nuestro bendecido suelo. 
Macri y sus funcionarios, mayoritariamente hablando, miembros de una clase social acomodada, herederos de fortunas añejas, abrevan en la “ley del merecimiento”, sin saber que esta noble ley depende del espíritu del soberano principio de la compasión y el perdón. Sin la presencia de la compasión la meritocracia se asemeja a crueles principios nazis ajenos de humanismo y amor al prójimo. Tal es la indiferencia por el necesitado de la que el gobierno del frio ingeniero parece enorgullecerse. 
Aguardemos a que los poderosos de la Nación sepan crear empleo, permitir que la gente se desarrolle y pueda mejorar y progresar fruto de su propio esfuerzo. 
Octubre es un mes histórico en términos de proclamas populares. Octubre ya trae vientos de renovación, aire de esperanzas, sueños de igualdad de argentinos hermanados en el trabajo y en el sentir soberano de nuestra magnífica patria. 
        Máximo Luppino 

Leer completo...

MIGRANTES, RUMBO AL BIENESTAR

martes, 24 de septiembre de 2019


Oleadas de almas laceradas por las guerras, el hambre y las injusticias reinantes en sus países de origen, se ven tristemente forzadas a buscar un destino próspero para sí y sus familias en otras naciones. Desde atrás los empuja el sufrimiento y el horror, por delante sueñan con el bienestar. La fuerza del corazón los conduce a surcar mares y desiertos en pos de un lugar para desarrollarse. Sólo eso piden, una oportunidad para ser útiles a los suyos y a su nueva comunidad de adopción. ¿Quién con sentido cristiano y humanista puede negar este inalienable derecho a vivir?

Algunos datos nos hablan de que más de dos millones de personas ingresaron a la Unión Europea (U.E) sólo en el 2017. Cerca de 800.000 de ellos adquirieron la ciudadanía europea, otros miles lamentablemente fallecieron ahogados en el Mediterráneo. La hospitalidad europea se ve condicionada por el desequilibrio laboral que en estos tiempos difíciles puede ocasionar involuntariamente un flujo tan cuantioso de personas en repúblicas donde existe fuerte demanda de empleos. 
El fantasma horroroso hacia el extranjero que “viene a sacarnos” trabajo y recursos propios es diariamente alimentado por individuos de carácter mediocre, y en algunos casos de mentalidad irracionalmente oscura. Claro que comprendemos la sana mesura que los gobiernos deben ejercer para cuidar la prosperidad de sus propios ciudadanos.
Los migrantes afrontan el tremendo dolor del desarraigo, abandonan sus sueños, sus ilusiones y proyectos, dejan atrás a sus abuelos, a sus padres. Renuncian a su lengua, su idioma, sus tonadas, dejan su música, poesías y colores, dejan todo para poder sobrevivir, para edificar su familia en armonía. Los migrantes viajan rumbo a un lógico bienestar, que a nadie se le debería negar. 
Muchos mexicanos y latinos desean ingresar a los Estados Unidos de Norte América, para encontrar el trabajo honesto que escasea en sus naciones. La pobreza de Latinoamérica, como la de África y otras latitudes no sólo se debe en ocasiones a malos gobernantes, existe una razón de fondo que tiene que ver con imperios que, fusil en mano, saquearon continentes enteros. 
Queremos decir solamente con bondad y firmeza que se “fabricaron guerras”, que países poderosos edificaron sus riquezas matando y robando a otras naciones. En estos momentos viene a mi mente la sencilla pregunta: ¿Qué tiene que hacer Inglaterra ocupando nuestras Malvinas? En la respuesta a esta pregunta radica el mal del abuso y la criminal actitud del hombre hacia sus semejantes. 
En nuestra querida Argentina siguen siendo bienvenidos nuestros hermanos bolivianos, paraguayos, peruanos y demás. Sí, que estudien en nuestras universidades estatales gratuitas, Argentina será un día una potencia mundial gracias a la bondad que refleja a todo el continente. No se trata de recibir criminales con  frondosos prontuarios, se trata de contener familias que adoptan a la Argentina como su nuevo hogar y nos consta ver a muchos hermanos latinoamericanos cómo aman nuestra inmaculada bandera. Del egoísmo y el sectarismo nada bueno surge. Del dar y compartir todos los bienes florecen. 
Discrepamos de la vanidad obtusa y racista de Donald Trump y de las actitudes misóginas de Bolsonaro, creemos en gobernantes con sensibilidad a flor de piel e inteligencia generosa. Si D. Trump cree que un muro, por gigantesco que sea, detendrá los designios de los tiempos nuevos, está más que equivocado. Desde siempre una idea es más duradera y poderosa que un adoquín. 
Debo decir que mis padres italianos me enseñaron a amar a esta sagrada tierra argentina, y entre cansonetas italianas y recuerdos de sus infancias aprendí qué generosa es nuestra patria. En nuestras realizaciones se encuentra el laborioso sacrificio de una cultura del esfuerzo constante que intentamos enseñar a nuestros hijos. 
¿Acaso el General Don José de San Martín no soñó con una patria grande y solidaria? Sus ejércitos desembarcaron en otras playas para liberar y no para conquistar. 
Un abrazo de compasión para los que se ven forzados a buscar otra latitud más allá de la propia para construir sus vidas. 
¡DIOS bendiga a los migrantes de todo el mundo!

           Máximo Luppino

Leer completo...

MAURICIO, OBSTINADO EN ESTROLARSE

martes, 17 de septiembre de 2019


Cuando Mauricio Macri dio comienzo a su mandato presidencial la hazaña era posible, parecía avecinarse a pasos agigantados a días dorados de infinita gloria amarilla. Al desafiante grito de: “Hambre 0”, “La inflación es fácil de dominar” y “Basta de impuesto a las ganancias” hasta los desahuciados, económicamente hablando, sonreían esperanzados en “La lluvia de inversiones”.

Desde la tribuna, todos los partidos parecen fáciles de ganar, otro cantar es cuando se sale a la cancha y hay que transpirar la camiseta, cuando desde el gobierno se enfrenta la realidad con sus mil matices de dificultades residuales, cuando el “mejor equipo de los últimos 50 años” jamás tiró un pase gol, cuando nunca pelotearon en la canchita del barrio. Los ministros de Mauricio parecería que apostaban al rival de Argentina. Dicho más concretamente, las fortunas de los más altos funcionarios del ejecutivo nacional se encuentran depositadas en el exterior, dinamizando economías ajenas a nuestro criollo sentir. 
¿Cómo ganar un partido si nuestros deportistas apuestan por los contrincantes? ¡La historia dirá si existió demasiada negligencia o traición a la Nación que los vio crecer!
El choque con la verdad fue tremendo: una legión de conciudadanos pasan hambre, la clase media está agonizando, jubilados abandonados con remuneraciones indignas e insuficientes,  jóvenes sin perspectivas laborales abandonados por un sistema arbitrario y utilitarista. La industria nacional fue asfixiada por la insensible torpeza económica que habilitó importaciones arteras contrarias a los intereses de nuestros fabricantes. 
Es incomprensible que con las restricciones para la compra de moneda extranjera, llamada “cepo” por algunos, se vendan, aún así, reservas para mantener el valor del dólar en renglones aceptables para la dramática coyuntura reinante. ¿Las reservas serán suficientes para aguantar la presión imperante? ¿Llegará Mauricio con cierta dignidad al fin de su mandato? Todo indica que una cierta obstinación suicida se apoderó de los residentes de Balcarce 50, empeñados en acelerar el rumbo del Titanic de cara a las inmensas montañas de hielo que amenazan con un inminente naufragio.
El descrédito de Cambiemos es de tal magnitud que la puja que los ocupa es develar quién será “jefe de la oposición” en un eventual gobierno peronista de Alberto Fernández. La terna tiene al mismísimo Macri peleando este incómodo renglón de premio consuelo. María E. Vidal, Rodríguez Larreta, Martín Lousteau son referentes insoslayables en el futuro panorama político nacional. Además de la firme insistencia de Miguel Pichetto que no se resigna a colgar los guantes de combate en un rincón de nuestro hermoso sur patagónico.  
Las semanas que se aproximan prometen fuertes tormentas política y económicas que sacudirán la frágil estabilidad emocional de los habitantes de nuestro suelo. Algo distinto tendrá que realizar Macri para que aflore una estabilidad medianamente soportable para su fin de mandato. 
El desbande económico es inmenso, proporcional a la angustia e incertidumbre poblacional. Demasiada necesidades para ver al 10 de diciembre como cercano. Hoy, fin de año se erige como un continente nuevo e inexplorado. 
Cambiemos aún no despertó, le cuesta asumir la luz de un nuevo amanecer de la Nación. Ellos sólo aguardan a la sombra de la historia que estos días sean lo más benignos posible con sus desprestigiadas acciones políticas. 
Alberto aguarda su momento. Su protagonismo crece exponencialmente según las horas transcurren, viendo una vez más al peronismo volver al centro del ring, un lugar que le es muy grato a los seguidores del General.   

          Máximo Luppino

Leer completo...