CORNEJO, TRAIDOR A LA PATRIA

jueves, 2 de julio de 2020


Alfredo Cornejo, actual diputado Nacional y ex gobernador de la querida provincia de Mendoza dijo: “Mendoza posee todo para ser un país independiente”. Como si fuera poco, afirmó el temerario personaje: “Debemos pensar seriamente la posibilidad de independencia de Mendoza”.

Cornejo preside un histórico y prestigioso partido político nacional como lo es La Unión Cívica Radical. La UCR cimentó su causa en la unidad de la República y sus valores patrióticos de solidaridad y ética cívica. Alfredo Cornejo desentona, por decir lo menos, con los ideales nacionales del espacio político que representa. 
La mayoría de los dirigentes nacionales y de la propia provincia de Mendoza le restaron seriedad a esta “idea” apátrida del ex gobernador. Creemos que es un grave error tomar los ingratos comentarios de Cornejo como un mero exabrupto, o un discurso mediático para llamar la atención sobre sus personales ambiciones políticas. 
Hay “pensamientos” que por su índole miserable jamás deben ser esbozados. Cornejo jamás debió abrir las puertas de una posible disgregación nacional. Este es un criterio demasiado mezquino. 
¿Las afirmaciones de Alfredo Cornejo no deberían ser tratadas como un delito de sedición nacional? ¿Es un chiste pretender que una provincia Argentina se separe del glorioso concierto nacional, máxime aún cuando el protagonista es un diputado de la Nación y ex gobernador? 
Nos llama mucho la atención ver que notables comunicadores sociales se rasgan las vestiduras cuando una protesta social corta calles y rutas, tienen razón en parte, y nos recitan la Constitución Nacional. Alfredo Cornejo, presidente de la UCR, ex gobernador, y actual diputado nacional aboga por la independencia de Mendoza de la República y parece nada decirse ante tal barbaridad democrática. 
Quizás algún país vecino se alegre por las “ideas” obtusas de Cornejo. 
Cuando recordamos con el corazón la gloriosa Gesta de Malvinas y agradecemos con el ALMA la actitud heroica de nuestros soldados para recuperar nuestro territorio invadido por una cruel potencia extranjera… ¿sentirá Cornejo que las Malvinas son Argentinas? 
Pedimos que las autoridades judiciales actúen ante el ilícito del diputado y también las autoridades de la UCR deben fijar su posición ante la barbarie traidora del triste dirigente. 
Alfredo Cornejo juró por la constitución Nacional en reiteradas oportunidades. Mendoza conforma nuestra Nación. El pretender el desmembramiento nacional hace que Cornejo no cumpla con su juramento. 
Sin solidaridad no hay patriotismo, sin patriotismo no existe una Nación grande. Rogamos que Alfredo Cornejo honre su trayectoria y revea sus desafortunadas afirmaciones. 
Amamos a todas las provincias y todas conforman nuestra gloriosa Nación Argentina. 
¡Argentina es nuestro hogar!
¡DIOS proteja nuestra patria en su digna y total soberana integridad!

             Máximo Luppino

Leer completo...

ENTUSIASMO POR LA VIDA

martes, 30 de junio de 2020


¡La VIDA trasciende siempre a la muerte!
El coronavirus con su prolongada cuarentena tiende a paralizarnos, a congelarnos, a hacernos sentir presa del miedo y los contagios. Este estado anímico es tan funesto como el virus mismo. 

Entusiasmo es un concepto poderosamente liberador, es una palabra que es bandera de lucha y superación. Entusiasmo deriva del griego y significa “Tener a Dios dentro de sí” o “soplo interior de Dios”.
Actúa, acciona, construye y crea siempre con pujanza honrando la infinita vida que nos contiene. El arte sin el BIEN como horizonte supremo no es bella maestría, es una vulgaridad mancillada por un Ego apenado.  
En estos tiempos de pandemia y cuarentena, de busca de vacunas y antídotos que le permitan a la humanidad hacer frente al lúgubre COVID-19, debemos recurrir a nuestra fuerza interior, a nuestra esencia de seres espirituales llamados a conquistar el infinito cosmos de la felicidad total.  
Existe mucho más por descubrir que lo ya descubierto. Actuemos como pioneros del universo insondable que nos llama a vivir en su realidad sublime. 
La alegría genera antídotos poderosos contra la depresión que pretende guiarnos a los pantanos del estancamiento. Pensar en los semejantes implica sentir la vida en términos de libertad y dicha universal. Todo lo maravilloso acude a nosotros si le permitimos a la belleza del compartir ingresar en nuestro corazón. 
El coronavirus amenaza al mundo con un inesperado y cruel rebrote. Parece golpear fuertemente sobre la ya lastimada población del planeta. Mientras esta inusitada pandemia continua vigente, otra amenaza monstruosa se insinúa en el futuro próximo. Según científicos chinos, en ese país-continente, aflora otro virus tan letal como el COVID-19. Lo denominan el G4. Proviene de la carne de los cerdos y se propaga en primera instancia por su consumo. Luego, expendería su presencia, al igual que el coronavirus, el aire que respiramos. La realidad parece obstinarse en darles fundamentales rezones y argumentos a los vegetarianos y veganos en su lucha por no sacrificar animales para el consumo humano. “Dime lo que comes, te diré quién eres” sostienen los devotos protectores de los inocentes animales. 
Sin dudas alimentación, depredación del medio ambiente, conductas egoístas para con el planeta y nuestros semejantes están produciendo consecuencias nefastas. Es hora de reconsiderar nuestras conductas. La ley de Causa y Efecto jamás deja de imperar. Conductas destructivas generan consecuencias oscuras. 
Si izamos en nuestras vidas la bandera del entusiasmo por lo correcto, por lo fraternal y desinteresado, estaremos sembrando nuevos frutos dulces para el devenir de la humanidad. Todo comienza por un paso en la dirección correcta. Los pueblos aman la libertad. Para ser libres debemos poseer una ética solidaria, sin amor al prójimo no hay dicha posible. 
Creemos en la verdad, hermana de la belleza hija de la rectitud de acción, que deriva del pensamiento límpido y sincero. 
“Piensa bien, seguro actuarás correctamente”
¡La luz del entusiasmo por la vida iluminará las oscuras cavernas de los virus maléficos! Las ganas de vivir ofician como medicamentos del ALMA. Cuando el ánimo es excelso el cuerpo sana rápidamente. 
Coloca entusiasmo resuelto en tus horas de vida, así tus días estarán llenos de la luz de la felicidad. 

                 Máximo Luppino

Leer completo...

PLAN SAN MARTÍN

martes, 23 de junio de 2020


De las grandes crisis mundiales se emerge con solidaridad profunda, trabajo constante detrás de una pacífica revolución humanitaria y generosa.  El régimen superador del capitalismo homicida y totalitario en Argentina se llama “Plan San Martín”. 

El plan San Martín tiene como uno de sus más loables propósitos la urbanización de todas las comúnmente llamadas villas miserias, ya sean de Capital Federal como las de todas las regiones de la república, comenzando por la populosa provincia de Buenos Aires.  Significa darle un golpe rotundo al hacinamiento social, pasar del amontonamiento indeseado a viviendas dignas que permitirán un desarrollo integral de niños y jóvenes. 
Este necesario plan ocasionaría empleo abundante a la construcción y a sus muchas actividades relacionadas, generaría por sí mismo una genuina reactivación económica para el país. Se trata de que nuestros semejantes puedan salir de la marginalidad e ingresar a un circuito cultural donde su integración comunal sería por propia presencia sin violencia alguna, como un natural nacimiento a una nueva y merecida forma de vida ciudadana. 
El Plan San Martín es impulsado por Juan Grabois, entre otros, junto a un amplio abanico de dirigentes sociales y políticos. El mismísimo presidente de la Nación se encuentra sumamente interesado en la aplicación concreta del proyecto. Sería la marca distintiva de una obra magna de Alberto Fernández. Lo alentador de este sensible plan es que gobernantes como Rodríguez Larreta, Axel Kicillof y otros gobernadores se encuentran sanamente alineados en este progresista proyecto. Podemos afirmar que muchas voluntades están ya comprometidas a concretar esta iniciativa generadora de empleo y bienestar. 
Es sabido que el Plan San Martín cuenta con un poderoso padrino de lujo, de renombre planetario. Nos referimos a nuestro Papa Francisco, quien sueña con aplicar un sistema análogo en todo el planeta. Siempre las utopías motorizan a los hombres de buena voluntad, quienes trabajan para que los ideales se tornen en efectiva realidad palpable. 
Sabemos que en nuestro municipio de San Miguel los funcionarios locales ven con buenos ojos un plan fraternal de esta característica. El mismo Intendente Jaime Méndez se encuentra estudiando el plan en cuestión. 
Es alentador que desde toda la geografía política dispar, en términos partidarios, se unifiquen criterios en aras del tan mentado bien común.  
Desde Máximo Kirchner a Elisa Carrió mostraron sumo interés en el proyecto de urbanización de barrios de emergencia. Si logramos superar las rencillas personales en pos de una causa por el bien común, nuestro pueblo tendrá pronto el bienestar que merece. 
Claro que el Pan San Martín es muy amplio. Nos habla de la creación de consorcios comunitarios para la producción comunal, sistema ampliamente superador del individualismo financiero. Los futuros consorcio comunitarios son inspirados en lo mejor del sistema cooperativista actual que trabaja por una sociedad más justa. 
El plan San Martín es integral y pluralista, abierto a las modificaciones que lo puedan tornar más viable en términos de sumar adherentes sinceros. El proyecto nace con el nombre del Padre de la Patria y en este sencillo gesto visualiza cristalizarse en hechos que trasciendan para bien las parcialidades partidarias. 
Sumamos nuestro entusiasmo decidido en bien de la labor comunitaria. Hoy, la cruel pandemia tiene al proyecto madurando en las mentes de los funcionarios de bien. 
Estudiemos el Plan San Martín en profundidad y más allá de todo prejuicio. El espíritu de servicio es mucho más grande que cualquier ideología reinante. 
Una vez superado el mal del coronavirus, los funcionarios deben aplicar el fraternal plan que trasciende por mucho la profana ley del insensible mercado 
            Máximo Luppino

Leer completo...

MIL Y UN DÍAS DE CUARENTENA

miércoles, 17 de junio de 2020


Casi tan agobiante como la epidemia misma, la extensa y necesaria cuarentena golpea el ánimo y el bolsillo de la gente. Un manto gris de lacerante incertidumbre se despliega sobre las esperanzas de las familias que añoran volver a una rutina de trabajo, estudio y relaciones sociales tan entrañables para nuestra naturaleza interdependiente. 

Oficialismo y oposición, con responsabilidad de gobierno, comparten los trazos gruesos de una cuarentena ineludible para resguardarnos de un virus sumamente contagioso y maligno. No es apropiado ni posible un congelamiento extremo de la actividad laboral de un país. Las personas deben alimentarse, vestirse, consumir electricidad, gas, y por qué no recordar que nuestra psiquis reclama fervientemente por su hemisferio de expansión y aprendizaje junto a sus semejantes. 
Los funcionarios de todo nivel bien comprenden esta situación, así que la flexibilización de la cuarentena ya está en marcha indetenible. Además, la gente por propia impronta quebró resueltamente los precintos de sujeción que los inmovilizaban. 
Comprensible es mantener la distancia social para no contagiarnos y extremar todas las medidas de prevención para cuidar a nuestros semejantes y cuidarnos, pero debemos rápidamente superar la inmovilidad productiva que nos pretende sumergir en los pantanos de la desesperación colectiva. 
Una excelente medida de gobierno que se proyecta indefinidamente en el tiempo suele transmutarse de buena o correcta en un inconveniente comunal que puede desesperarnos y originar un fuerte malestar popular. Aún estamos a tiempo de recrear y reorientar las medidas de cuarentena en aspectos sumamente necesario para la población. 
Entre otros aspectos debemos fijar las modalidades inteligentes del retorno a clases presenciales en escuelas y universidades, de a grupos y por etapas tal vez, pero hay que definir el tan importante retorno.
 ¡La apatía profunda puede ser más dañina que la mismísima epidemia! 
También es verdad que lo peor está llegando a nuestra patria, y que los loables esfuerzos del gobierno por cubrir las necesidades populares resultan escasos. La clase media requiere retornar a sus desafíos de progreso y producción que le da fundamento a su estirpe de pioneros de la Nación. La clase media precisa volver a sus desafíos, esto es mucho más que brindarles gratuitamente arroz y fideos. 
Días y noches interminables de inacción forzada deprimen a los duendes de la creatividad. Las calles reclaman el tránsito de voluntades que le dan color y propósito a las gigantesca urbes humanas. 
Coronavirus, cuarentena, contagio de políticos, Vicentin, pago de deuda y producción conforman un ramillete de problemas a superar. El que se distrae pierde y la “tortuga voluntariosa sobrepasa a la liebre displicente”
Alberto Fernández piensa en recrear su gobierno más allá de la cuarentena y la oportuna asistencia alimentaria a los más humildes.
 Es tiempo de atrevidas medidas de gobierno de cara a fomentar drásticamente la producción. Sacarle los grilletes impositivos a las pequeñas y medianas industrias para que puedan proyectar sus aspiraciones. 
Nuestras PYMES probaron de sobra que saben cómo subsistir. Es tiempo de permitirles crecer.  
                 Máximo Luppino

Leer completo...

VICENTIN, UNA PUJA DE PODER

miércoles, 10 de junio de 2020


En el sistema capitalista mundial el verdadero poder reside en las corporaciones económicas. Muy por detrás de las vigorosas multinacionales, asoma el poder político como un acólito tímido en vulgar teatralización incierta. 

Los grandes fondos económicos con sus fortunas incalculables ponen y sacan gobiernos como si fueran pañuelos descartables luego de su utilización. Los políticos suelen ser doblegados por las campañas comunicacionales implementadas desde los masivos medios de comunicación. Así se forja una imagen de “hombre honesto o de salvaje dictador” más allá de la realidad. ¿Cuántas personas públicas pueden resistir una deliberada “campaña periodística”?
Tanto “chicanean” a Alberto Fernández con que sólo se ocupa de enfrentar los desmanes de la pandemia, como si salvar vidas fuera un gesto menor. Le solicitaban a gritos “medidas económicas. La intervención de Vicentin apareció como una respuesta contundente al mediático pedido. 
El gobierno de Alberto desea dejar un legado. Pretende mayor igualdad social y colocar a la población de la república en el sendero del progreso concreto. 
Creemos que “Todo en su medida y armoniosamente”. Una nación no puede tener un gobierno que oficie como cortesano del poder y tampoco deseamos un estado omnipotente que aplaste y oprima las loables iniciativas privadas tan necesarias para una democracia eficiente. Coloquemos a Vicentin en el contexto político-económico adecuado. El estado pretende expropiar a una de las cerealeras más poderosas del país, con ramificaciones comerciales en múltiples rubros. Desde la producción de aceites y hasta inversiones filmográficas. No se interviene el “Taller de Don Nicola”, ni las empresas de familias laburantes. Vicentin, junto a otras poderosas empresas, podía modificar el precio del dólar y generar inflación y desabastecimiento con sólo proponérselo. Pero esto no es todo, Vicentin jugó fuerte en la compra de dólar futuro. Es decir, establecía acciones financieras de gran envergadura. Muchas de estas bicicletas financieras las realizaba con dólares que el mismísimo Banco Nación le prestaba en temeraria actitud. Las causas penales al respecto hablan por sí mismas. 
Vicentin debe dinero a productores pequeños y medianos. Puso en peligro a miles de trabajadores constituyéndose en ejemplo de ese grotesco apotegma de: “Empresas pobres con empresarios ricos”…
Vicentin fue un poderoso aportante económico de las campañas políticas de Cambiemos. Quizás estos “favores” la hacían beneficiaria de millonarios prestamos que la empresa no podía o no quería devolver. 
Javier González Fraga, ex presidente del Banco Central de La Nación, es señalado como responsable de los irresponsables créditos otorgados a la cuestionada empresa. Mientras el gobierno de Mauricio Macri establecía profundas simpatías con Vicentin, hasta quizás sospechadas “sociedades”, el gobierno de Alberto establece un compromiso con los trabajadores y el cuidado irrestricto de los intereses del país. 
Claro está que la posible expropiación de la empresa es una decisión soberana del Congreso de la Nación Argentina. En este ámbito de debatirá y eventualmente se decidirá el destino de Vicentin. Democrática acción republicana. Por cierto, tal cual lo dicta la ley. 
Detrás de las medidas que conciernen a la empresa se encuentra una manifiesta puja por el poder en el país. Será el caso Vicentin una bisagra que abrirá otras puertas gigantescas hacia la soberanía Nacional. 
Somos conscientes que de expropiarse Vicentin comienza un desafío enorme para el presidente de la Nación, quien se encontrará obligado a garantizar buenos dividendos para la empresa.  Alberto comenzó a “jugar muy fuerte”, tomando medidas que dejarán huella en el destino del país. 
Daba la impresión que Vicentin, como otras empresas bajo el paraguas de Mauricio Macri, podía hacer y deshacer a su antojo. Eran los dueños del poder en la Nación. Sin dudas las cosas cambiaron. Ahora hay un gobierno en la república. 
Debemos proteger y auxiliar rotundamente a las empresas pequeñas y medianas de nuestra patria. No podemos perder más tiempo. Del origen de un empresariado nacional florecerá un futuro más sano para empleados y comerciantes. 
Hoy las injusticias pasadas se llaman Vicentin. 
Que los combates establecidos sean para el bien tangible de nuestra gente.

                                                                 Máximo Luppino

Leer completo...

¡VOLVEREMOS EN SEPTIEMBRE!

domingo, 7 de junio de 2020


Junto con los nuevos pimpollos, floreciendo, volveremos a las aulas esperanzadoras del saber, a enseñar y aprender juntos. Posiblemente será en septiembre, cuando la gramilla crece con la fuerza indómita del sol iluminando su verde clamor. Luego del frio mortal del coronavirus y el dolor aún a flor de piel, los niños y jóvenes en las escuelas dirán “¡presente!” al floreciente destino de la humanidad. Serán los jóvenes el bálsamo que curará todos los dolores de las almas sufrientes. 

Nicolás Trotta se mostró confiado en que de forma gradual y sistemática, en septiembre, se produciría el desembarco de la pujanza a las aulas argentinas. Significa que la pesadilla lúgubre y artera estará siendo trascendida, que el reino de la salud y la acción plena volverán a imperar como los veloces y ágiles colibríes que beberán el dulce néctar de las flores multicolores. 
El ministro Trotta con sus colaboradores están analizando las experiencias internacionales de países que ya comenzaron a dictar clases presenciales. Se observan los avances y los retrocesos en estas naciones que buscan establecer la normalidad funcional. Claro, aún la pandemia se resiste a ser vencida. Tanto Israel como Corea debieron retraer sus jornadas educativas por la amenaza de un lamentable rebrote infeccioso y reestructurar sus propias medidas establecidas. 
Se pretende volver a las escuelas con el cuidado y la mesura que estos tiempos de pandemia imponen, sin afectar la salud de niños, jóvenes, educadores y padres. En síntesis, cuidando integralmente a toda la comunidad educativa. 
Sabemos que muchas provincias Argentinas tienen una ausencia de contagios desde hace más de un mes. Sin contar que Formosa y Catamarca fueron prácticamente bendecidas con la ausencia total del COVID-19. Ellos serán probablemente la punta de lanza del retorno a las aulas. Algo similar sucede con la extensa provincia de Buenos Aires donde casi medio centenar de municipios se encuentran libres del mal epidémico. Estas provincias y municipios están ya estableciendo la actividad productiva y comercial en plenitud. El reinicio de clase presenciales sería la perla dorada que busca la tan ansiada normalidad práctica de las comunidades. 
Confiamos en la esencia espiritual de los pueblos. Sabemos del SER interior que nos conduce al saber y a la libertad en forma constante. Será en septiembre cuando una vez más podremos decir: ¡volvimos, como siempre lo hacemos! Junto con las aulas iluminadas y abierta se poblarán los sueños de pujanza e ímpetu de toda nuestra gloriosa Nación Argentina. 
¡DIOS bendiga a nuestros docentes y familias para recuperar en afecto las emociones perdidas! 
                                                               Máximo Luppino

Leer completo...

¿TRUMP, UN MILITANTE DE LA SUPREMACÍA BLANCA?

martes, 2 de junio de 2020


Luego de una semana del cruel e indignante asesinato de George Floyd en mano de policías racistas, Estados Unidos de Norte América se encuentra inmerso en un profundo caos social. Otros países oficiaron como “caja de resonancia” del bárbaro crimen de George. En Inglaterra, y sobre todo Francia, multitudes de personas se manifestaron contra el sectarismo y el flagelo racial. 

Hollywood mezclando glamur, arte y propaganda dominadora nos muestra en general un EEUU lleno de ideales y oportunidades individuales. Las personas parecen desarrollarse y ser felices en el marco de una estética perfecta.  Arquetipos de un modelo político que exhibe una sola “cara de la moneda”. La realidad nos señala más de 110.000 personas muertas por coronavirus, muchos fallecidos por la falta de asistencia a los más humildes. El “Gran País del Norte” acusa 40 millones de nuevos desocupados. Todo esto en el centro de una sociedad donde latinos, musulmanes y negros son segregados por su origen étnico. 
Gran parte de la sociedad mundial responsabiliza directa o indirectamente al presidente Donald Trump. El imprudente primer mandatario desgranó desde siempre frases hirientes y racistas. ¿Será Trump un militante de la horrorosa Supremacía Blanca? Recordemos que hace pocos días Donald sugirió beber y/o inyectarse desinfectante y lavandina. Las consecuencias fueron más de un centenar de personas internadas con severa intoxicación. El descargo presidencial fue: “Era una broma”…
Trump es responsable inequívoco de la violencia demencial que está imperando en Estados Unidos. 
Da gusto observar a muchos manifestantes contra el odio racial, que son de variados y múltiples orígenes étnicos.  Los pueblos siempre se encuentran persiguiendo el bien y la verdad. El problema reside en los grupos de poder que dominan las naciones manipulando a los gobernantes de turno. 
La gente en EEUU pide igualdad y justicia. Las multitudes rodean la mismísima Casa Blanca, obligando a Trump a refugiarse en el Bunker nuclear presidencial. 
Es difícil explicar cómo luego de elegir a un gran presidente como Barack Obama, desembarca como primer mandatario el “Atila” del mal gusto y de la política. Para D. Trump gobernar es confrontar y descalificar. Alimenta siempre el fuego de la discordia. Parece Donald no conocer el dicho popular que dice: “Siembra vientos y recogerás tempestades”. 
Los pueblos del mundo suelen ser por demás pacientes. Hasta que llega el día en que se hace presente la “gota que rebalsa el vaso”. Entonces la gente suele decir ¡Basta!...
Más que llamativo es observar lo modestamente tratado del perverso asesinato de George Floyd por algunos medios masivos de difusión nacional. Los mismos que son implacables críticos si a Alberto Fernández se le corre un centímetro su barbijo. Sí, ya sabemos, son modalidades de cipayos vocacionales. A EEUU no se lo critica, es su patria de ensueños. 
Claro que existen activistas a los que nada les importa el pedido de justicia de las multitudes. Sólo aparecen para sembrar caos y violencia. 
Todos tenemos responsabilidad por los pensamientos que emanamos, máxime aún los gobernantes que son quienes suman la mayor responsabilidad reinante en sus comunidades. 
DIOS ilumine el corazón de la gente para que el bien pueda reinar en el infinito hemisferio de la insondable belleza de la VERDAD SUPREMA. 

           Máximo Luppino

Leer completo...

“ARGENTINA ESTÁ CONDENADA AL ÉXITO”

miércoles, 27 de mayo de 2020


Está derrotado el que viendo sus miserias y errores no activa su soberana voluntad para superarse. El que no se reconoce como un ser pujante y evolucionante, aquellos que aún están desvinculados de su Centro de Conciencia y torpemente creen que nacieron para sufrir, viven una pesadilla por ellos mismos erigida. 

“El hombre es artífice de su propio destino” nos decía Juan Domingo Perón, el tres veces presidente de la Nación, el general triunfante de mil batallas contra la injusticia y la desigualdad social. Perón pensó una Argentina poderosa y próspera con un pueblo feliz y actuó en consecuencia. Es que el creador del Justicialismo sabía que el pensamiento es una poderosa fuerza que construye nuestros días según nuestra capacidad para pensar. 
Cuando el expresidente Eduardo Duhalde sentenciaba la hermosa verdad: “Argentina está condenada al éxito”, los pesimistas, aquellos cultores del fracaso y los lacayos serviles de otras culturas, se “ofendieron”… Lamento informarles que ARGENTINA marca tendencia universal en humanismo, derechos y libertades. Observemos el correcto desempeño político de oficialistas y opositores con respecto al coronavirus. Todos valoran y cuidan la vida humana antes que la profana economía capitalista de acumulación de riquezas pisoteando la salud de sus propios pueblos. 
Es momento de recordar que entre los 10 individuos más influyentes y destacados del mundo se encuentra nuestro Papa Francisco, un argentino dilecto en formación espiritual. El jefe del catolicismo planetario, primer magistrado del estado Vaticano, impulsa una renovación profunda en la hasta entonces adormecida cristiandad. No es casualidad, es causalidad. Nuestra patria generó un sentido de libertad y conocimiento que se expresa en el valor sublime de nuestros semejantes. 
Duhalde está en lo cierto: “Argentina está condenada al éxito” y el espíritu artístico y creativo de nuestros conciudadanos orienta los pasos del país hacia la plena realización de las personas como seres espirituales de trascendencia cósmica. 
Es científicamente exacto saber que vivimos días que hemos edificado en el pasado, en el poderoso hemisferio de nuestra mente en forma constante y en ocasiones por falta de atención de manera casi inconsciente. Queremos decir que cualificando ideas edificamos nuestro futuro. Debemos poseer la cultura del SABER PENSAR. Según lo que pensemos en el orden de la intencionalidad es lo que viviremos en el mañana que cada vez se encuentra más próximo. 
San Martín y Manuel Belgrano, entre otros próceres, pensaron una Nación libre e independiente y lograron nuestra emancipación. En la épica batalla de la Vuelta de Obligado, el Restaurador de las Leyes, Don Juan Manuel de Rosas, y su general Lucio Mansilla sintieron que debían ser fieles a sus creencias patrióticas y junto a un pueblo heroico enfrentaron valientemente a las dos potencias imperiales más grandes de la época. 
Tanto Francia como Inglaterra vieron en acción a los criollos, gauchos de a caballos, centauros de la soberanía argentina. No abundaremos hoy en hablar de Malvinas. Sólo diremos que los patriotas anónimos de hoy saben que volveremos a nuestras islas para no irnos jamás. 
Queridos hermanos, no teman al “fracaso” momentáneo. Esto es aprendizaje para triunfar. Si tememos fracasar seremos tímidos para vivir. El pecado más grande para con uno mismo es el no atreverse. Hay que avanzar resueltamente hacia la gloria que nos aguarda. 
“Argentina está condenada al éxito”. Debe ser un mantra cultural masivo de nuestra Nación. Muchos ya creen en esta realidad. No pienses echando culpas a otros, piensa en tu propia responsabilidad y fuerza. 
Perón sufrió 17 años de exilio. Los eruditos decían: “no vuelve más”, “esta viejo”…  Un día el General VOLVIÓ. Los militantes peronistas fueron más fuertes que la biblioteca de pusilánimes hijos del “no se puede”.
Argentina es tu hogar, ámala y hónrala como los pilotos de nuestra Fuerza Aérea que arremetían llenos de patriotismo contra el invasor Inglés. Igual que lo hicieron nuestros paisanos en la icónica Vuelta de Obligado. 
¡Piensa en vencer construyendo el Bien Común y la victoria será nuestra aliada siempre!

                 Máximo Luppino

Leer completo...

ALBERTO, AXEL Y HORACIO, EL CIMIENTO

jueves, 21 de mayo de 2020


La política es la búsqueda constante de consensos para actuar en aras del bien común. La suma de voluntades dinámicas es la construcción de escenarios posibles para que la población de una Nación evolucione y se desarrolle. 

El presente de la República descansa en las decisiones de la mesa de trabajo que el mismo Alberto Fernández coordina con Kicillof y Rodríguez Larreta sumando todos los gobernadores del país. Cuando la población aprecia a estos tres altos funcionarios brindar anuncios en conjunto en conferencia de prensa, donde muestran esfuerzos mancomunados, la esperanza y el beneplácito colectivo se tornan palpables, generando una energía social positiva que motoriza la confianza nacional. 
La cuarentena continuará con suma atención en CABA y Provincia de Buenos Aires, en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) que es donde el coronavirus posee su funesta “cabecera de Playa”. La epidemia, como una gran desgracia mundial, se torna más peligrosa aún en los bolsones de suma pobreza de nuestra Nación. Las medidas tomadas en armonía suelen ser de por sí exitosas. En este contexto, el primer mandatario con Kicillof y Larreta acordaron un concreto protocolo para llevar adelante en el uso del transporte público que permitirá flexibilizar la cuarentena con cuidado para los usuarios evitando contagios. 
Barrios carenciados, zonas de emergencias, geriátricos y transportes públicos son los focos a combatir para limitar al coronavirus y reducirlo en su infeccioso accionar. Si bien la cuarentena obligatoria permanece, es innegable que la marcha hacia la reactivación económica ha comenzado. Existen provincias “libres” de COVID-19 que transitan sigilosamente el sendero de una actividad productiva con atención a los posibles no deseados contagios. En cuanto a la Provincia de Buenos Aires, ya el gobernador marcó dos grandes realidades: La de comunas del interior donde poco o nada el virus se hizo presente, lugares como Las Flores, Saladillo, Lobos y Necochea donde sólo existe gran prevención. Luego está el conurbano propiamente dicho donde la pelea es barrio por barrio, cuadra a cuadra. Es justo señalar que los intendentes estuvieron a la altura del inmenso drama de la pandemia y trabajaron y trabajan a destajo para cuidar sus poblados. 
En el municipio de San Miguel donde residimos vemos al intendente Jaime Méndez y colaboradores ir casa por casa para prevenir y asistir a los vecinos. Lo mismo sucede en José C. Paz, Hurlingham y San Martín donde se trabaja por sobre las identidades partidarias actuando para el bien común de todos sin banderías irritantes. Tal es la monstruosa magnitud del invisible enemigo que nos obligó a vibrar más allá de la funesta grieta que nos dividía. DIOS quiera que esta concordia reine siempre de aquí en más. 
Las iglesias no se disputan feligreses, simplemente ayudan; los comedores redoblan sus esfuerzos y los militantes sociales están preocupados por el dolor que ven en sus semejantes. 
La solidaridad actual es como un pequeño oasis dentro de un infernal desierto de muerte y dolor. Las proyecciones nos hablan de cifras de pobreza que superan el 50% y de niños con índices de desnutrición por demás alarmantes. Una vez superada la pandemia nos aguarda un desafío no menor, quizás más titánico aún que el del esfuerzo actual, el de trascender la necesidad extrema. 
Llamar al patriotismo es compartir comida, tiempo y esfuerzo con el prójimo. Ser un devoto creyente es ayudar a que las ollas de nuestros vecinos estén llenas de alimentos. 
Rezar ejerciendo acciones concretas de solidaridad y fraternidad es el trabajo concreto que debemos ejercer. Las discusiones son una pérdida de tiempo y una oscura burla para las familias que no tienen qué comer. 
DIOS ilumine a las almas buenas que desean y trabajan para el bien de todos nuestros hermanos. 

        Máximo Luppino

Leer completo...

Liliana Luppino, entrevista realizada por "Nueva Agencia de Noticias"

lunes, 11 de mayo de 2020

Luppino, Liliana

Profesora de Lengua y Literatura. Vicedirectora en el nivel secundario. Realizó una especialización en Dirección de Instituciones Educativas. 


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En casa, con mi familia y mis 6 perros.

¿Cómo la vivís?

Es triste no poder ver a todas las personas que quiero y tener amistades lejos. Darme cuenta de la cantidad de momentos o libertades que eran muy importantes y a las que no siempre les prestaba atención por ser algo cotidiano. Sigo trabajando, desde casa. Podría decir que es bastante más trabajo que antes y se me pasan los días con eso. Aún así, me incomoda no poder dar siempre soluciones o respuestas a las situaciones que se van presentando. Los docentes vemos de forma directa lo difícil que esto está resultando para muchas familias. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Se dijeron muchas cosas estas semanas. Se dijo que es un virus de laboratorio para una “guerra bacteriológica”, que es por el maltrato que le hacemos al planeta, a los animales, por imprudencia de las personas…  No sé cuál será su origen,pero es evidente que tenemos que aprender muchas cosas como humanidad. Nos falta empatía y tener el objetivo de trabajar para un bien común. Dejar de pensar en ganar o dominar  y ser más amables con los demás y con el planeta.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Espero que en unos meses encuentren una cura y que la situación pueda controlarse lo antes posible. Sin embargo, espero que cuando eso pase no hagamos de cuenta que no pasó nada. Hay que cambiar hábitos, prestar atención a las nuevas posibilidades, valorar lo que nos pasaba inadvertido y tomar más conciencia.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Sin duda, esto nos afectó de una u otra manera a todos. Creo que por eso tiene la importancia actual que tiene. Además, genera miedo la rapidez con la que se extiende y con la que puede colapsar el sistema médico como pasa en algunos países. Pero me parece que la desigualdad y las injusticias que se viven a diario son el mayor problema. Tal vez, en un mundo más equilibrado, en el que la vida y la salud fueran siempre delante de lo económico y el bien de todos fuera más importante que el personal, esto podría haber sido más controlable y la cuarentena menos dura para muchas familias que no tienen la ayuda que necesitan.

¿Y la Argentina?

Tal vez las medidas se pudieron tomar antes, o ser distintas al principio. Pero ya pasadas cinco semanas de cuarentena vemos que no hemos colapsado y eso es importante. Por otro lado, ahora queda claro todo lo que nos falta. Necesitamos mejorar el sistema de salud, estar más preparados, escuchar lo que piden médicos y enfermeros. Creo que eso también está pasando con educación. Nos damos cuenta de que tenemos que actualizarnos, mejorar y que necesitamos ayuda.

¿Qué te dejó esta experiencia?


La seguridad de que tenemos que valorar más los instantes buenos, las personas cercanas, las posibilidades que tenemos y la convicción de que es necesario hacer cambios. Cada uno sabe cuáles debe hacer a nivel personal, pero también tenemos que cambiar como sociedad.No sé si es por trabajar en educación, pero me siento en una lección de la escuela y creo todavía hay cosas por aprender.
Leer completo...